Home || Colaboradores || Qué es el CONACEM y su importancia

Qué es el CONACEM y su importancia

onsejo de Especialidades Medicas

Manuel Ramiro Hernández


Visión Integral


miércoles 20 de febrero de 2019

El conocimiento médico es obsolescente, aunque este término es más utilizado actualmente para definir, en especial, a las tecnologías que han dejado de tener aplicación o de ser útiles, bien puede aplicarse al conocimiento médico. Con el término obsoleto hace mucho que se describe a lo que deja de tener utilidad o deja de usarse, el diccionario de la RAE de la lengua lo usa especialmente para las palabras que caen en esas situaciones. Los avances en el conocimiento hacen que el médico tenga que mantenerse de manera constante a la vanguardia y así poder servir adecuadamente a sus pacientes. Quizá resulta arbitrario pero es aceptado por consenso que el término de vigencia del conocimiento es de cinco años.

Ser médico es un privilegio, pero conlleva múltiples responsabilidades, entre ellas está la necesidad de estar siempre actualizado en conocimiento y poder servir a sus pacientes con competencia. Es una responsabilidad individual y seguramente intransferible. Ha sido siempre una preocupación cómo conseguirlo y cómo evaluarlo. A lo largo de la historia podemos encontrar varios ejemplos al respecto; en nuestro país quizá el antecedente más antiguo es el protomedicato, que desde el virreinato funcionó como un organismo que vigilaba y supervisaba la eficiencia de los médicos. A principios del siglo XX (1916) se inició en Estados Unidos un mecanismo que perdura con éxito hasta la fecha. Los Boards surgieron con el fin de establecer mecanismos de evaluación para los médicos realizados por ellos mismos; la evaluación por pares. El primero que se estableció fue el de Oftalmología y pronto se fue extendiendo a otras especialidades hasta abarcar prácticamente a todas.

Academia Mexicana de Medicina

Poco tiempo después se establecieron en el Reino Unido los Royal College, las cuales funcionan en el mismo sentido. La idea se fue extendiendo por todo el mundo, al mostrarse las posibilidades que tiene la evaluación por pares. En 1963 se implantó en México, en el mismo sentido, el primer Consejo de Certificación, el de Médicos Anatomopatólogos, para 1974 se habían establecido ya 15 Consejos de Certificación y sucedió un mecanismo de acercamiento con la Academia Nacional de Medicina, la cual se dio a la tarea de establecer los mecanismos de idoneidad para reconocer a un Consejo, la capacidad de evaluar la vigencia de los conocimientos médicos entres sus pares, quedando la Academia Nacional de Medicina como organismo coordinador y normativo.

En 1995 se sumó a esta tarea la Academia Mexicana de Cirugía, ambas instituciones son consultoras del gobierno federal y se encuentran representadas en el Consejo de Salubridad General, instaurándose así el Consejo Normativo Nacional de Consejos de Especialidades Médicas (CONACEM) que funciona en un cogobierno entre ambas Academias y los Consejos de Especialidad. Los Consejos han logrado, gracias a un trabajo impecable, un prestigio entre los médicos, los diversos componentes del Sector Salud y cada vez más entre los pacientes. El trabajo no ha sido fácil, primero, porque ha sido de largo alcance (de mayor periodo de tiempo), y segundo, debido a que ha requerido el recambio de responsables, ya que desde su establecimiento hubo la necesidad de rotación y renovación de los responsables; por no hablar de los enormes retos que significan realizar una evaluación justa y útil.

Consejo Normativo Nacional de Consejos de Especialidades Médicas

Encabezar un Consejo tiene grandes responsabilidades y, finalmente antes y después de dirigirlo, los directivos tienen que someterse al mismo mecanismo de evaluación que todos. De momento y hasta que no surjan nuevas ideas el mecanismo de evaluación entre pares a través de los Consejos, parece ser el mecanismo más sólido. En general, las cuotas que se cobran para realizar una evaluación apenas alcanzan para la sobrevivencia de los Consejos y no son pocas las ocasiones que han tenido que ser auxiliados en aspectos económicos por sus agrupaciones hermanas, las asociaciones, y las sociedades.

Desde el principio, el mecanismo ha tenido sus opositores, médicos que se niegan a ser evaluados, otros que les parecen las cuotas muy altas. En general, la oposición para ser evaluado por pares, ya sean estos más jóvenes o mayores que el aspirante, obedece a dos situaciones: la soberbia de la que el médico siempre tiene que cuidarse, y el temor que es un sentimiento más explicable; pero en todo caso, en términos generales, el examen informa al sustentante las áreas de debilidad y fortaleza que permiten corregir posibles carencias.

Hace unos días apareció en la prensa una nota periodística en la que el Senador José Narro Céspedes, de MORENA, atacó al CONACEM y lo llama un organismo privado que maneja mucho dinero y no tiene razón de funcionar, y que siguiendo las indicaciones del presidente de la República lo pondrá en la lupa. José Narro es un legislador de larga trayectoria, antes de que se dedicase a encabezar otros tipos de movimientos como El Barzón, era miembro de otros partidos. Pero, aun reconociendo su trayectoria, me parece que está equivocado y que un Senador de la República no recibe indicaciones de los miembros del Poder Ejecutivo. Por tanto, lo grave está no en que Narro desconozca qué es el CONACEM, sino en que no pregunte, estoy seguro de que su compañero Américo Villarreal, también Senador por MORENA, le podría explicar y hasta hacerlo entender.

Debería tomar en cuenta lo que ha expresado el Secretario de Consejo de Salubridad General, el Dr. José Ignacio Santos Preciado: uno de los pendientes del sistema de Salud es la calidad de la Atención y las Certificaciones de las instalaciones donde se brinda la atención médica. En los requisitos de certificación de los hospitales se establece que los médicos que laboran deben contar con certificación vigente de su Consejo y que esté reconocido por el CONACEM.

Han aparecido algunas otras notas periodísticas que defienden la posición del CONACEM, pero en un momento en que todo lo que no esté avalado por MORENA y realizado por el gobierno federal y desde el nivel más central posible, parece estar mal. Es por eso que resulta necesario expresar las explicaciones que defiendan las posiciones de organismos que, si bien no son gubernamentales, pudieran considerarse del Estado y funcionan aceptando que siempre serán perfectibles.

 

Lecturas recomendadas:

https://www.eluniversal.com.mx/nacion/sociedad/morena-aprueba-lupa-comite-de-especialidades

https://www.elfinanciero.com.mx/opinion/jacqueline-peschard/desprecio-por-el-conocimiento

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

11 comentarios

  1. Me parece super equivocado su comentario, las evaluaciones de este tipo son obsoletas, muchas de ellas basadas en literatura muy cuestionable y sin derecho de replica o revision, el examen oral realizado por una que otra vaca sagrada de los famosos institutos y academias. Que accion en concreto ha realizado el conacem para aumentar la calidad educativa? Han ido acaso a los hospitales de provincia a revisar las guardias, castigos y abusos? A favor de las evaluaciones en contra del conacem y su bola de satrapas 10 000 un examen? Por dios ni si quiera el enarm! Que hacen con el dinero? Por que el estado, la sep, ss o cualquier otra institucion no se hace responsable de estas evaluaciones? Que transparenten sus ingresos! Y usted? Seguro le toco hacer la certificacion por experiencia, seguro que tiene base de alguna institucion hospitalaria y o educativa, pero piense en los residentes que van saliendo que se enfrentan de repente al desempleo con familia hijos para tener que pagar este tributo a estos listillos.

    • Le contesto porque lo considero necesario. Primero que nada yo hice mi certificación por examen y en dos ocasiones me he recertificado también por examen. El resto de las veces me he recertificado por currículum y siempre he pagado las cuotas correspondientes. Creo que la evaluación por pares es indudablemente el mejor método de certificar la vigencia del conocimiento. Por otro lado los resultados del examen permiten evaluar muchas otras cosas. Cursos, sedes y universidades.

      • Si maestro, segurisimo no lo hizo terminando la residencia, tampoco sin trabajo y menos sin cedula ¿no? Circunstancias diferentes.

    • MARÍA TERESA VILLANUEVA

      Estimado Alejandro. No puedo hablar por todos los consejos, pero he tenido la oportunidad de participar en la organización y administración de 2 exámenes para certificación especialidades. Puedo asegurarte que en ambos casos están actualizados y se han reunido los expertos del país para su edición y realización. Cada año se analiza la evaluación tanto en el contenido como en diversos índices psicométricos que dan validez y confiabilidad a las evaluaciones.
      La CONACEM como órgano regulador, establece los lineamientos y supervisa su cumplimiento, y he sido testigo de reuniones en donde se han puesto límites lógicos a los consejos para que no existan abusos en los cobros o no den puntuaciones curriculares excesivas por asistencia a congresos organizados por ellos mismos etc. Se ha homogeneizado el sistema de puntuación, y la evaluación que se realiza es sujeta a revisión en caso de que el sustentante así lo solicite.
      Yo me he certificado y recertificado mediante examen, y también tengo la firme creencia de que aunque perfectible, la mejor evaluación es hecha por los pares, y que es necesario que exista esta ‘validación externa’ a tu sede de formación, en donde se constate que se han adquirido las competencias propias de tu especialidad.

      • La felicito de corazon. Creo que nadie esta en contra de evaluaciones. El problema es el.caracter legal que ha cobrado esta institucion. No estoy de acuerdo en dar algo de mi dinero a organizaciones que no han aportado nada a mi educacion. No poder trabajar por no estar “certificado” atenta contra los derechos humanos mas basicos. Hay contradicciones y eso esta generando discusiones en el senado.

        • Le convendria leer un poco la Jurisprudencia al respecto para que este mejor enterado y como el Titulo esta por debajo de los “Derechos Humanos”que alega.

  2. Como siempre, lamentables las aseveraciones sin fundamento de muchos de los políticos. Las cuotas por pago de derecho a examen no son tan exageradas como las que se mencionan en otro de los comentarios. Lo discutible hoy día es si el examen debe hacerse respondiendo las preguntas que formule el examinador o dando respuesta a preguntas por escrito. En la primera forma el examinador puede percatarse, aunque es difícil, de las habilidades del examinado. No todos los consejos son iguales porque el ejercicio médico es muy distinto: una cosa es el conocimiento y otra las destrezas. En el caso de los cirujanos es importante evaluar las destrezas que no pueden desligarse del conocimiento. Hay quienes saben mucho de un tema y hacen revisiones impecables, pero carecen de experiencia clínica y no digamos quirúrgica.
    Para mí es lo único discutible en relación con los consejos de las especialidades médicas. Lo que diga un político, es intrascendente, la mayor parte de las veces.

  3. Isauro ramos rubio

    Un examen es la peor forma de evaluar a un médico. Pero la única de unificar criterios. Reforzar debilidades .y medir actualidades. Quién ignora cuánto cuesta aplicar exámenes debería ser ignorado en sus comentarios. Cinco mil pesos es barato. Se debe agilizar trámites y propósitos. Estoy con usted dr. Manuel no le conozco pero comparto su opinión. La única forma de luchar contra quién compra y vende títulos es certificando su vigencia ….

    • Jaja son 11 000 rey y el problema no son los 11 000 lo que estamos viendo es ¿que hacen con los 11 000 de cada sustentante? ¿cuantos son? Saca la cuenta hermanito.

  4. Sus comentarios son muy bien fundados pero entonces ¿que papel deben de jugar las universidades? Quien realmente ve tu evolucion como especialista son tus maestros y durante las reuniones, rotaciones, examenes en la sede y examenes en la universidad. Yo no estoy en contra de las evaluaciones por que desgraciadamente para algunas personas es la unica manera de actualizacion, lo que es verdaderamente ilogico es el caracter de requisito para poder acceder a tu cedula profesional, ese apartado en donde la sep le solicitara la “opinion” al consejo y ahora se ha convertido en un dictamen, en un requisito. Asi como existen los boards en paises primer mundistas existe tambien los consejos en paises como nosotros y los que tienen que demostrar su conocimiento son los extranjeros (por ejemplo Chile) que deseen trabajar dentro de esos paises quedando excentos los nacionales. Y retomando lo del costo no se si en otras areas del conocimiento medico sea mas barato pero en cirugia 11 000 pesos por ambos examenes, examen anual y si repruebas esos examenes que estan llenos de eponimos, errores de sintaxis y por dios uno que otro hasta de ortografia te tienes que esperar un año sin trabajo, sin.cedula, sin nada. Por que ¿que creen mis estimados? La sep no tiene otra modalidad para darte una licencia provisional que te ampare ante la ley en caso de que decidas trabajar. No se sus casos o sus intereses, si tienen el “orgullo” de formar parte de esos consejos o son de esa “elite” de medicos que se andan repartiendo los puestos en asociaciones o consejos. Pero mi postura es esta: si el estado te formo que sea el mismo estado el que te evalue y dejemos al lado estas asociaciones civiles que se prestan a malas interpretaciones. Saludos!

  5. María Leonor Hernández Garcia

    Doctor Ramiro mi opinión respecto al Consejo de Certificación de Médicos, no sé si es válida, ya que sólo he sido paciente. No entiendo el planteamiento, debido a que con la evaluación, no se garantiza el conocimiento o conocimientos de la especialidad o especialidades de los médicos, ejemplos sobran de las malas experiencias que se han tenido con sus diagnósticos y tratamientos, por supuesto que hay excelentes médicos, cómo se que es usted.
    Me gustaría saber en qué se emplean las cuotas que se cobran en el Consejo de Certificación Médica, pues desafortunadamente cada día se entera uno del no muy claro manejo del dinero que reciben instituciones, organizaciones, etcétera en éste país.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Manuel Ramiro Hernández

Manuel Ramiro Hernández
Manuel Ramiro H. Médico graduado en la Facultad de Medicina de la UNAM miembro de la generación 1963-1968. Realizó la especialización en Medicina Interna en el Centro Hospitalario “20 de Noviembre” del ISSSTE, trabajó en el Hospital 1° de Octubre del mismo ISSSTE donde fue médico adscrito, jefe de servicio, subdirector médico y director. Después estuvo un breve tiempo en la Secretaría de Salud, fue director de la Clínica Londres y trabajó en la Coordinación de Educación en Salud del IMSS. Ha sido profesor de diversas escuelas y facultades de medicina desde hace más de 40 años. Es editor de diferentes revistas médicas desde hace más de 30 años. Ha publicado varios artículos en diversas revistas nacionales e internacionales. Es editor de un libro de su especialidad. Lector dedicado y desordenado; aficionado a varias cosas. Marido, padre y abuelo feliz. Actualmente trabaja en la División de Estudios de Posgrado de la Facultad de Medicina de la UNAM.