Home || Colaboradores || Las startups mexicanas; la verdadera opción “nini”

Las startups mexicanas; la verdadera opción “nini”

Startups mexicanas.

Mauricio Jalife Daher


Encerrado en un Círculo

Fotografía: vaeo.mx.

viernes 14 de junio de 2019

Según mediciones del reporte global Amway y del Fintech Radar, México ocupa el segundo lugar del mundo en creación de empresas digitales. Las gráficas no miden tasas de supervivencia, ni de éxito, ni de plazas de trabajo creadas, pero claramente se trata de un dato relevante y prometedor.

Para quienes convivimos con jóvenes, es tema cotidiano verificar el nivel de creatividad empresarial que les acompaña. La nueva frontera que las aplicaciones (las llamadas “apps”) han abierto, permite organizar soluciones a los problemas más comunes que enfrentamos. Para aprovechar en forma colaborativa espacios vacíos de estacionamiento, para evitar circular por zonas de riesgo en nuestras ciudades, para organizar eficientemente nuestra agenda, para localizar pensiones para mascotas o para seguir los resultados de nuestros equipos favoritos. Donde hay una necesidad detectada, o por surgir, ahí hay un joven mexicano proponiendo una aplicación que lo resuelve.

A diferencia de otros tiempos, en los que para competir había que realizar inversiones descomunales en plantas, instalaciones y equipamiento, hoy la tecnología ha tenido este feliz alumbramiento, que permite que las ideas dominen el mundo. Eso nos iguala a las naciones más desarrolladas, o por lo menos, nos pone en “modo competir”.

Apps.

Imagen: PCMag.com.

Ése es el primer nivel, solamente. Detrás, suelen haber proyectos empresariales ambiciosos con altas pretensiones, algunos muy complejos, otros de difícil ejecución, y algunos más simplemente irrealizables, pero todos con dosis intensas de creatividad y vocación de éxito. En mi labor como asesor empresarial en Propiedad Intelectual, pocas cosas emocionan tanto como los proyectos de jóvenes emprendedores llenos de ideas novedosas y energía.

Por algo las nuevas empresas mexicanas inundan las rutas de “Endeavor”, la mayor ONG de apoyo empresarial en el mundo, con excelentes proyectos.

Bajo estas premisas es que la lógica reclama mejores silogismos en la forma de apoyos decididos hacia estas formas de multiplicación de la riqueza. No nos hagamos bolas, la única forma de generar recursos consiste en vender productos y servicios que el mercado quiera comprar; y ese objetivo se logra, solamente, a través de empresas, y las que innovan, normalmente, se llevan la mejor parte.

Ésa es la razón para lamentar la desaparición de piezas claves de apoyo del emprendedurismo en nuestro país. La eliminación de ProMéxico, del Instituto Nacional del Emprendedor y la disminución de fondos de Conacyt son malas noticias. Tanto, como el cierre de las oficinas regionales del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), que llevaban la oferta de protección jurídica a regiones del país con alta demanda de servicios. Jalisco, por ejemplo, ha tomado desde hace unos años la ruta de conformar clusters de producción del software que han impulsado la innovación patentable a niveles destacados: el Centro de Investigaciones en Óptica de León, que se ha convertido en un generador notable de innovación, contando con el apoyo de la oficina del Bajío del IMPI.

Startup México.

Imagen: Dinero Joven.

En esa línea, la supresión de apoyos para centros de transferencia de tecnología, incubadoras y aceleradoras de negocios, son una forma inadecuada de “ahorrar”. Hay miles de proyectos empresariales sensatos y viables que, sin el apoyo para acceder a servicios de telefonía, Internet e instalaciones básicas, no logran superar las primeras etapas y alcanzar a verificar, al menos, su hipótesis de negocio. Los jóvenes merecen esa oportunidad y esa infraestructura, eso sí les debemos.

La otra estadística que debemos atender, ésta con gráficas en contra, es la de los engorrosos, lentos y caros trámites para dar de alta y operar empresas en el país. Según la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), ocupamos el lugar 95 en ese terreno, es decir, hay 94 países que ofrecen mejores alternativas que nosotros en poner a funcionar empresas. Preocupa que en el discurso oficial no se hable siquiera del tema.

Si se mira con atención, hay experiencias muy positivas en el ambiente que ilustran el potencial de estos emprendimientos. Startup México es un buen ejemplo, Shark Tank es otro, y el crecimiento exponencial del financiamiento colectivo (crowfunding), uno más. De lo que se trata es de colocar a los jóvenes de nuestro país en posición de competir en piso parejo, nada más.

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Mauricio Jalife Daher

Mauricio Jalife Daher
Doctor en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México, Especialista en Propiedad Intelectual por la Universidad Panamericana, Catedrático de la materia en la Universidad Panamericana, IPIDEC, ITAM, TEC de Monterrey y UNAM; socio fundador de Jalife-Caballero, firma especializada en Marcas y Derechos de Autor desde hace 28 años, autor de 6 libros y más de 300 artículos, Árbitro por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, columnista de El Financiero desde 1992, Mundo Ejecutivo, Pymes y diversas revistas de México y el extranjero. Mentor Endeavor y consejero editorial de la revista Mundo del Abogado.