Home || Colaboradores || Participemos y hablemos más de política

Participemos y hablemos más de política

Participación ciudadana

Octavio Aguilar


Hazlo sencillo

Fotografía: www.centacareswnsw.org.au.

lunes 6 de mayo de 2019

En México y en general en muchos otros países de América Latina, nos encanta quejarnos de todo lo que hacen nuestros pésimos gobernantes, pero no hacemos gran cosa más allá de desahogarnos de nuestra frustración en las redes sociales o bien en conversaciones apasionadas con nuestros amigos y conocidos en lugares públicos o privados.

Pensamos o creemos que con criticar lo que está mal en la sociedad y descalificar a quienes nos gobiernan es suficiente para considerarnos buenos ciudadanos y ya cumplimos. ¿A qué es a lo que le tiene miedo la gente? El gobierno de un partido ya no es tan totalitario como lo era, ya no tiene el poder que tuvo hace unos años y a pesar de que hoy morena tiene mucho poder y peso, está todavía lejos de ser temido. El PRI reprimía, censuraba, desaparecía a las personas y más. Las cosas han cambiado. A pesar de todo, vivimos en un régimen de libertades.

Si nos lo proponemos, está en nosotros emprender una serie de acciones para tener mejores gobiernos y nosotros ser mejores ciudadanos.

No basta con no tirar basura en la calle o separarla en nuestras casas, respetar los semáforos o pagar impuestos, y cumplir una docena de “cosas” que todo buen ciudadano de un país debería hacer… Hay que ir más lejos. Tenemos que ciudadanizar la política. Hagamos uso de nuestros derechos. Veamos qué podemos hacer y a entrarle de lleno y a fondo.

Exigir MUCHO MÁS transparencia a los funcionarios de los tres niveles de gobierno, las cámaras y el poder judicial. Podemos actuar a través del Instituto responsable del tema, a través de cartas a los medios impresos, de llamadas y mensajes por redes sociales a programas noticiosos de radio y televisión y obviamente a través de nuestras propias redes sociales y WhatsApp, por ejemplo. Transparencia EN TODO Y DE TODO.

política en redes

Imagen: La Silla Rota.

Hace un par de años el movimiento que promovió la Ley 3 de 3, fue un grupo plural de personas y organizaciones que se unieron para presentar una iniciativa ciudadana de ley que busca prevenir y combatir la corrupción de los funcionarios y representantes. Es necesario que estos señores/as den a conocer su declaración patrimonial, de intereses y fiscal de forma regular, en este país de sobrada opacidad y una corrupción rampante y sin castigo.

En la práctica ya hemos visto que a los funcionarios “se les olvidan” millonarias propiedades en el extranjero o resulta que se la acababan de “donar” a sus hijos, y un largo etcétera. Todavía la implementación de una Ley de este tipo tiene mucho por dar.

Una segunda acción que deberíamos exigir y que es urgente, es que tengamos segunda vuelta en todas las elecciones para presidente, gobernadores y alcaldes o presidentes municipales. No es posible que alguien llegue al poder con apenas el 20% del voto popular de la gente.

La segunda vuelta electoral garantiza la legitimidad a quien llegue a la Presidencia y a cualquier cargo de cierta envergadura. La mayor parte de los países en el mundo ya la tienen implementada. El PRI siempre se opuso a la misma por razones obvias, el PAN nunca tuvo la capacidad y/o voluntad de impulsarla mientras gobernó, hoy se abre una muy buena oportunidad de hacerlo de cara a las elecciones presidenciales del 2024, porque están muy lejos y promoverla en todos los estados, para los cargos de gobernador y presidentes municipales / alcaldes para sus respectivas próximas elecciones, en el 2020 y 2021 muchos estados tienen elecciones para gobernador, serpia buenísimo que ya estuvieran estas leyes en vigor.

Fuera el fuero.

Fotografía: El Sol de Zamora.

Una tercera demanda, es tener el derecho de demandar la revocación de mandato al gobernante que nos falle en cualquier cargo de elección popular. A través de consultas que no haga quién será evaluado, como la intensión que tuvo recientemente el presidente López Obrador. Eso no es correcto, es un intento de fraude y muy peligroso. No hay que inventar el hilo negro, cuando hay democracias que tienen el modelo super probado. Atendiendo a mi filosofía/metodología de “hazlosencillo” yo diría que lo único que tenemos que hacer es adaptar cualquiera de esos modelos a nuestra incipiente democracia y dejar de perder el tiempo en discusiones de realmente poca trascendencia.

El estado de California, por ejemplo, tiene un modelo muy claro y transparente. En México algunos estados ya tienen leyes para la revocación de mandato de gobernador y presidentes municipales (Oaxaca y Chihuahua, entre otros).

En la agenda de acciones ciudadanas está también la eliminación del fuero. Es inconcebible que esta protección sirva para amparar conductas criminales, corrupción y abusos. Aquí hay avances importantes, pero yo al menos, no tengo 100% claro, cuál es el estatus para todos los funcionarios públicos de elección popular.

Otra tarea pendiente es quitarle el monopolio de las candidaturas a puestos de elección a los partidos políticos, a fin de que los ciudadanos, con mínimos requisitos, puedan postularse y competir en las urnas. Los requisitos planteados hoy rayan en lo absurdo. ¿A qué le tienen miedo los partidos? En prácticamente todos los países de América Latina y obviamente en el mundo las condiciones de acceso a una candidatura independiente son muchísimo menores que las que se solicitan en México.

Una última acción que me viene a la memoria es la necesidad de reducir el tiempo entre las elecciones y la toma de poder del candidato electo. Es absurdo que entre que se llevan a cabo las elecciones y lo que toma el poder el presidente transcurran más de cuatro meses, cuando se podría hacer en días, como sucede en Inglaterra, por ejemplo.

Hay que meternos a la política y no dejarla en manos de los políticos “profesionales”, los que viven de nuestros impuestos y disfrutan de nuestra complacencia… Que NUNCA se les olvide que son nuestros empleados y que los estamos observando y muy de cerca.

Yo estoy convencido que en México han operado, diversos grupos de poder de forma unísona, para contender los reclamos de la sociedad, el derecho de los ciudadanos a manifestarnos con mayor libertad y reclamar a quiénes nos gobiernan que lo tienen que hacer mucho mejor.

Participación ciudadana

Fotografía: heraldodemexico.com.mx

Por ejemplo, es un hecho que hay poderes fácticos supranacionales que calladamente han actuado para contener los salarios de los trabajadores, por diversas razones (inflación, costos, competencia entre países…), mientras que el número de los muy ricos ha hecho implosión en los últimos años.

Mientras el comercio internacional crece, la distribución de la riqueza se estanca o incluso retrocede. La tendencia es concentrar los recursos en pocas manos. Según cifras de la ONU, 2% de la población del mundo posee 30% del dinero. Es increíble, pero con un ingreso de $35 mil dólares anuales ya perteneces al 1% de las personas más ricas del planeta. En México, para usar un ejemplo local, 75% de quienes cotizan en la seguridad social (IMSS) perciben sólo hasta cinco salarios mínimos generales al mes, es decir, $15,607.36 (unos USD$800.00, que multiplicados al año con prestaciones nos darían USD10,594.00).

En los últimos tres años, por razones políticas o por verdadera convicción, algunas asociaciones, partidos y algunos estudiosos han estado discutiendo mucho el tema, principalmente en relación con el salario mínimo, que sea dicho de paso es uno de los más bajos de América Latina, pero los avances son muy marginales. Es urgente mejorar la condición salarial de nuestra Población Económicamente Activa, de no ser el caso, seguirá creciendo la economía fuera de la ley y podría haber problemas sociales de mayor envergadura.

Aumento salarial

Fotografía: ABC Radio.

Es muy malo el silencio cómplice: no hablar, además de no cuestionar las injusticias, y no actuar. Mucha gente se resigna a su situación y aguanta estoicamente las cosas. No hay nada como liberarse.

Pero no podemos conformarnos con eso. Existen más huecos en la vida pública del país. Hay bastantes oportunidades de mejora en nuestra imperfecta democracia. Falta mucho por hacer y todos podemos contribuir, si pasamos del modo crítico al modo actuar y así seguimos fortaleciendo nuestra vida ciudadana y pública. Así que a darle.

Este artículo considera algunos textos de mi libro “Políticamente incorrecto, notas de viaje”.

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

2 comentarios

  1. Jorge vivanco

    Excelentes tus conceptos creo que coincido en todo lo que propones y estoy trabajando en actuar al respecto.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Octavio Aguilar

Octavio Aguilar
Autor del libro “Políticamente incorrecto, notas de viaje” y creador de la metodología “hazlo sencillo”. Ha impartido conferencias y talleres en más de veinte países. Ha ocupado cargos directivos en la Secretaría de Pesca, Condumex, GBM Atlántico y en el Grupo Financiero Santander. Se desempeñó como Oficial Mayor de la Secretaría de Desarrollo Social y como Director Corporativo de Administración en Petróleos Mexicanos durante la administración del presidente Vicente Fox. Fue Director General Global de Genommalab y luego vicepresidente de nuevos negocios. Es Socio-presidente de AFAN, firma de consultoría con 27 años en el mercado. Ha sido catedrático en la Universidad Iberoamericana y el IPADE. Es licenciado en Relaciones Industriales por la Universidad Iberoamericana. Tiene estudios de postgrado por la Universidad de California en Berkeley, de Cornell, del Instituto de Empresas y de la Chicago Booth School of Business. Hace más de treinta años es coleccionista de arte y desde 2010 es presidente de X Espacio, un sitio de promoción cultural y artística. Ha visitado 73 países, terminado 13 maratones, padre de tres hijos y abuelo de cuatro nietos, y es activo participante en las redes sociales.