Home || Colaboradores || Buena Comida. Buena Vida

Buena Comida. Buena Vida

Comer sano

Roberto Arriola García


En Perspectiva


miércoles 15 de noviembre de 2017

En esta ocasión, estimado lector, queremos compartirles los hallazgos que la periodista y autora Rachel Kelly ha realizado sobre los vínculos entre nutrición y salud mental. En la Sociedad Mexicana de Estudios de Calidad de Vida nos pareció muy interesante su experiencia personal y estamos seguros que también lo será para usted.

Después de sufrir ataques debilitantes de depresión, la periodista y autora Rachel Kelly comenzó a investigar desde los ingredientes que apuntan a determinados estados de ánimo bajos, a los vínculos entre la dieta y la capacidad de recuperación. Veamos lo que podemos aprender de su historia personal.

¿Cómo afecta la depresión?

En el caso de Rachel Kelly la depresión se manifestó por primera vez hace casi 20 años. La enfermedad apareció muy repentinamente. Parecía que le iba bien con su ocupada vida como periodista en “The Times”, esposa y madre de dos niños pequeños. Y aunque siempre fue alguien propensa a preocuparse, llegó la noche que no pudo dormir.

Con el insomnio surgieron algunos síntomas físicos alarmantes. El ritmo cardíaco se aceleró, sintió como si tuviera que vomitar, su mente daba vueltas y vueltas con preocupación. Si no podía dormir, no podría trabajar o cuidar a los niños; y entonces perdería su trabajo; entonces no podría pagar la hipoteca; entonces estaría sin hogar. Más tarde supo que este tipo de pensamiento catastrófico es característico de alguien que sufre un episodio depresivo provocado por la ansiedad.

Después de tres noches sin dormir, terminó en un hospital psiquiátrico. Estuvo enferma por seis meses. Se recuperó, sólo para tener un segundo episodio depresivo grave seis años después. Esta vez estuvo enferma por más de un año. Antes, negaba la enfermedad, pero decidió cambiar su vida para intentar asegurarse no tener otro episodio importante.

¿Cómo la animó esa experiencia a hacer cambios en su vida?

Sus dos episodios depresivos fueron dos experiencias definitorias en su vida. La depresión es una enfermedad aterradora que te despoja de toda esperanza y sentido de identidad. También puede venir con síntomas físicos horribles, como en su caso. Pero al igual que muchas enfermedades, ocurre en un contexto. La buena noticia es que podemos cambiar la percepción de ese contexto y construir nuestra resiliencia y salud mental. Estar tan enfermo, por tanto, tiempo, significó tener una gran razón para intentar cambiar.

Aunque lo que le sucedió la ha llevado a una nueva vida gratificante trabajando en el campo de la salud mental y compartiendo lo que ha aprendido, sostiene que no le desearía esa enfermedad a nadie.

¿Por qué lo que comemos es tan importante para nuestra salud mental?

Los científicos han avanzado recientemente nuestra comprensión del intestino y su relación con el resto de nuestro cuerpo de formas fascinantes. Nuestro sistema digestivo es responsable de producir una gran proporción de nuestros neurotransmisores, los químicos que comunican información en todo el cuerpo y el cerebro. Hay ocho neurotransmisores principales que afectan nuestra percepción de bienestar, como la serotonina y la dopamina, así como la melatonina inductora del sueño. De hecho, tanto como el 90 por ciento de nuestra serotonina se produce en nuestro intestino.

Cultivar un sistema digestivo saludable ha demostrado ser una forma importante de animarse. Además de su papel en la producción de estas hormonas, nuestro intestino también se relaciona con nuestro sistema inmunológico y digiere los minerales y vitaminas vitales que afectan nuestro estado de ánimo. Cambiar la dieta y limpiar la cocina de alimentos procesados ​​a favor de alimentos “reales”, así como comer alimentos que mejoran la percepción de bienestar como el pescado azul, el chocolate negro y las verduras de hoja verde, lo harán sentirse más tranquilo y menos ansioso. La comida ha demostrado ser nuestra mejor medicina preventiva.

¿Cómo aprovechar el poder de la nutrición para mantenerse calmado y saludable?

Los estudios muestran que una dieta marcada por vegetales procesados, grasas, azúcares y conservantes nos puede preparar para el tipo de inflamación crónica que algunos médicos creen que puede estar en la raíz del bajo estado de ánimo, la ansiedad y la depresión en lugar de la teoría del “desequilibrio químico”. Esto sugiere que la depresión fue causada por bajos niveles de serotonina en el cerebro.

Ahora algunos científicos sugieren que una visión más matizada es que la depresión afecta la biología de todo el cuerpo, no sólo del cerebro, y que si bien los niveles de serotonina son aún significativos, se necesita un enfoque más holístico que aborde la mente y el cuerpo, y la nutrición es una parte clave de eso.

La recomendación es ir cambiando paulatinamente la dieta, deseablemente con el apoyo de un Nutriólogo. Hay que centrarse en comprar alimentos reales como frutas y verduras frescas, huevos, carbohidratos no procesados, nueces, semillas y grasas animales naturales tradicionales con moderación en lugar de grasas procesadas. También aumentar la cantidad de pro bióticos y omega-3 antiinflamatorios, que son importantes para nutrir un micro bioma o flora intestinal saludable.

¿Qué signos hay de que la sociedad esté cambiando de un enfoque basado en medicamentos para la salud mental a un enfoque basado en cambios en el estilo de vida?

El enfoque del estilo de vida para tratar las enfermedades mentales es una propuesta que gana cada vez más credibilidad en el camino hacia el futuro saludable. Si bien la medicación siempre jugará un papel importante, las intervenciones de estilo de vida hacen que la medicación sea más efectiva. Y para una proporción de personas, la medicación no funciona. Se necesita un nuevo enfoque. Las intervenciones en el estilo de vida tienen más que ver con la prevención que con la cura.

¿En qué momentos la buena comida y la buena nutrición ayudan?

Ayuda todo el tiempo. ¡Después de todo, comemos tres veces al día! Pero si, por ejemplo, estamos ansiosos, se puede batir un poco de caldo verde calmante; o si no se puedo dormir, se puede preparar una de las recetas inductoras del sueño, como la salsa de medianoche: contiene requesón y plátano, ambos contienen triptófano que es el precursor de la melatonina inductora del sueño. Lo importante es equilibrar la energía, mantenerse agradable y tranquilo, alcanzar el equilibrio hormonal, la comodidad y los dulces sueños.

Como se puede observar, la experiencia de Rachel Kelly es muy ilustrativa de que hay diversas maneras de darle la batalla a la depresión y a otros padecimientos en la búsqueda de nuestro equilibrio físico y mental, base fundamental de nuestra Calidad de Vida. Entender esto nos permitirá una visión más integral de nuestro propio ser, cobrando conciencia de aquellos cambios que efectivamente están en nuestras manos y así, una vez más, poder… Vivir con Sentido.

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Roberto Arriola García

Roberto Arriola García
Roberto Arriola estudió en la Universidad Iberoamericana la Licenciatura en Ciencias Políticas y Administración Pública, institución donde también completó sus estudios de Maestría en Comunicación y ha impartido cátedra en diversas materias. Es miembro de la Asociación Nacional de Profesionales del Cabildeo, y del Instituto Nacional de Administración Pública. Asimismo, fundó la Sociedad Mexicana de Estudios de Calidad de Vida S.C., iniciativa pionera en desarrollo humano multidimensional. Actualmente preside la Asociación de Egresados de los Posgrados en Comunicación de la Universidad Iberoamericana; preside el Comité de Comunicación de la Asociación de Egresados de toda la IBERO; e impulsa proyectos inmobiliarios con altos estándares de sustentabilidad. Durante su trayectoria ha asesorado a organizaciones en materia de relaciones público–privadas, asuntos corporativos, atracción de inversiones y sustentabilidad.