Home || Colaboradores || Calidad en la pareja

Calidad en la pareja

Pareja

miércoles 11 de abril de 2018

En nuestro pasado artículo, “Happy Wife, Happy Life” , publicado la semana pasada en este mismo espacio, y habiendo sustentado la importancia de la relación de pareja en nuestra satisfacción con la vida, ofrecimos compartir con usted, estimado lector, algunos consejos para mejorar o mantener en buen estado esta importante relación.

Comencemos por aclarar, ¿cuál es la clave de una buena relación de pareja? La Psicología reconoce claramente las cualidades que ayudan a las parejas a tener relaciones plenas y saludables. Éstos, algunos de los principales puntos a tomar en cuenta:

Comunicación

Está claro que uno de los elementos centrales para que existan buenas relaciones, en todos los ámbitos, es la comunicación; cuando la comunicación mejora es más fácil trabajar en los problemas y éstos se van resolviendo. Sin embargo, una cuestión es conocer estas recomendaciones teóricas y otra, fundamental, tener la voluntad de ponerlos en práctica, romper las inercias y establecer los nuevos hábitos de comunicación.

Saber usar esas habilidades cuando los momentos son tensos, cuando las emociones están caldeadas, cuando se está cansado o fastidiado, es lo más importante. La idea es practicarlas, no sólo con la pareja, para que se vuelva algo natural.

Algo que ayuda mucho para poner en práctica la buena comunicación es el siguiente punto…

Disposición

Estar disponible es algo más que estar físicamente allí junto a tu pareja. Tiene que ver fundamentalmente con nuestra actitud y disposición en los momentos en que la comunicación ocurre entre la pareja.

No puedes esperar que tu pareja esté 100% disponible para ti, los 365 días y 24 horas al día, que esté pegado al WhatsApp, al teléfono o al e-mail todo el tiempo. Comprende que tu pareja tiene una vida, en que la relación es una parte fundamental, pero es sólo una parte.

Tiene que ver con la calidad de la comunicación que tiene la pareja.  Mostrar una buena actitud; escuchar activamente, pensar en el impacto que tus acciones y palabras tienen al conversar con el otro. Recordemos que, en comunicación, “el mensaje se diseña para el receptor”, así que tómate tu tiempo para pensar cómo decirle las cosas a tu pareja para que las pueda asimilar y no reaccione negativamente a ellas.

Hoy en día, se tiende a fomentar la “asertividad” indiscriminadamente. Sin tener un adecuado entendimiento de lo que este comportamiento significa. Ser asertivo no significa soltar nuestros sentimientos sin conciencia del efecto que pueden causar en los demás. Y mucho menos nuestra pareja, por el sólo hecho de serlo, está obligado a soportarlo todo. Ser asertivo es tener la habilidad de expresar nuestros deseos de manera amable, franca, abierta, directa y adecuada. Negociando su cumplimiento, en este caso con nuestra pareja. Emplear la asertividad es saber pedir, saber negarse, negociar y ser flexible para poder conseguir lo que se quiere, respetando los derechos del otro y expresando nuestros sentimientos de forma clara. La asertividad consiste también en hacer y recibir cumplidos, y en hacer y aceptar quejas. Y, por supuesto, incluye promover y aceptar la asertividad de tu pareja.

Gratitud

Cuando demostramos un auténtico aprecio mutuo, los pequeños detalles adquieren mucho valor. Esto crea naturalmente un ambiente de pertenencia. Ambas partes están más dispuestas a trabajar como equipo al sentirse dentro del mismo.

Las acciones de gratitud debes ponerlas en práctica todos los días. Desde un “Gracias por ayudarme con los preparativos de la fiesta…”, “Gracias por cuidarme ahora que estoy enferma”, hasta un simple “Aprecio tanto que estés aquí conmigo.”

relacion de pareja

Conflictos

El conflicto es inherente a las relaciones humanas, y las relaciones de pareja no son para nada una excepción, muy por el contrario, por su cercanía, cotidianidad e intensidad, están permanentemente expuestas al conflicto.

Así que el problema no es que haya conflicto, sino la manera en que lidiamos con él. Por supuesto, una pareja feliz, no es aquélla en la que no hay conflicto; por el contrario, la ausencia de conflicto puede ser un síntoma de una acumulación de resentimientos, de sometimiento, de emociones negativas, que tarde o temprano surgirán, y quizá lo hagan violentamente.

Identificar la existencia de conflictos y resolverlos rápida y constructivamente preservará la salud de nuestra relación; además, ayudará a reparar los roces, durante y después de los mismos.

También es importante mantener activa la consciencia sobre nuestros errores, entendiendo y reconociendo cómo cada uno lastimó al otro.

Individualidad

Está establecida una idea equivocada sobre la pareja, idea que incluso oímos en las terapias de pareja y los mensajes en las bodas. Esta es la idea de dejar nuestra individualidad para convertirse en una sola persona, con un solo propósito.

Creo que es una idea parcialmente equivocada, que puede dar pie a malentendidos que nos lleven al conflicto en las relaciones de pareja.

Lo que realmente quieren decir con esos mensajes es que debemos trabajar como “Equipo”. Tomando en cuenta que un equipo, por definición, está integrado por más de un elemento. Recuerda que tu pareja debe tener su propia vida: amigos, familia, experiencias, ideas y creencias. Respetar y apreciar la individualidad de tu pareja te permitirá entender esos límites e intimidad. Encontrar el equilibrio se va aprendiendo en el curso de la relación. Esas diferencias son oportunidades de aprendizaje y complementariedad.

¿Conoces tu relación de pareja?

¿Por qué su relación es especial? ¿Qué significa para ustedes ser pareja?

Entre más conozcan su relación, entre más conozcas a tu pareja, mayor será tu capacidad de disfrutarla y hacerla florecer.

Hacerlo es tan sencillo como leer los siguientes puntos:

  • Dejando de lado las expectativas irreales y presiones sociales de cómo debe ser una pareja (siempre en las nubes, siempre sexo increíble, siempre hacer todo juntos), y enfocándose en vivir la relación como algo propio, podrán apreciarla y disfrutarla al máximo.
  • Esto también significa no comparar la relación propia con la de otras personas.
  • Aprender cómo ser una pareja, sin importar el tiempo que lleven juntos.
  • Conocer estos aspectos, los favorecerá para vivir de forma plena su relación.
  • Esto los mantendrá siempre redescubriéndose y, muy posiblemente, reenamorándose.

Todos los puntos que has visto aquí, han sido recopilados de la amplia experiencia de terapeutas de pareja, dedicados a mejorar relaciones. Asegúrate de tomarlos en cuenta para que esta dimensión de la Calidad de Vida sea un aporte positivo que te permita … Vivir con Sentido.

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Roberto Arriola García

Roberto Arriola García
Roberto Arriola estudió en la Universidad Iberoamericana la Licenciatura en Ciencias Políticas y Administración Pública, institución donde también completó sus estudios de Maestría en Comunicación y ha impartido cátedra en diversas materias. Es miembro de la Asociación Nacional de Profesionales del Cabildeo, y del Instituto Nacional de Administración Pública. Asimismo, fundó la Sociedad Mexicana de Estudios de Calidad de Vida S.C., iniciativa pionera en desarrollo humano multidimensional. Actualmente preside la Asociación de Egresados de los Posgrados en Comunicación de la Universidad Iberoamericana; preside el Comité de Comunicación de la Asociación de Egresados de toda la IBERO; e impulsa proyectos inmobiliarios con altos estándares de sustentabilidad. Durante su trayectoria ha asesorado a organizaciones en materia de relaciones público–privadas, asuntos corporativos, atracción de inversiones y sustentabilidad.