Home || Colaboradores || Deuda pública a la mexicana

Deuda pública a la mexicana

Deuda pública México

viernes 30 de marzo de 2018

¿Qué es la deuda pública? Es el conjunto de deudas que mantiene el Estado frente a otro país o particulares. Se emiten títulos de valores (de deuda), mismos que se colocan y se obtienen recursos financieros. Es un mecanismo del gobierno; esto se hace para cumplir con las obligaciones gubernamentales, al menos eso es en teoría.

Asimismo, la deuda pública se paga con los recursos de toda la población; y se compromete el ingreso futuro. Es como cuando compras algo a meses sin intereses, estás comprometiendo tu ingreso, o parte del mismo, que no has recibido para el pago de lo que vas a comprar y usar en el presente. Muchas de las actuales ofertas incluyen eso, comprometer en ingreso futuro, meses sin intereses. En la emisión de bonos o valores de deuda pública es lo mismo. Comprometemos el ingreso (por recaudación de impuestos) de años y generaciones futuras para disponer de los recursos en el presente, justificándolos en obras de gran alcance generacional, que desafortunadamente no terminan así.

Cualquier asesor financiero, o cualquier recomendación en materia financiera te dice que no gastes más de lo que ganas, con la idea de no comprometer tu situación financiera futura. ¿Por qué no lo hace el gobierno?, o más bien ¿por qué se endeuda el gobierno y qué tipo de deudas existen? No sólo es deuda pública en general, sino que existen varios tipos de deuda. Parte de estas letras, tratarán de explicar de qué se habla cuando se habla de ella.

Para conocer el tipo de deuda que emite o que tiene el gobierno mexicano, es recomendable analizar lo que dice el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP) de la Cámara de Diputados, además de seguir su medición a través del INEGI, BANXICO y la propia SHCP; cabe aclarar, porque para muchos no es de su conocimiento, que existe una Ley General de Deuda Pública del 31 de diciembre de 1976 y con última reforma publicada el 9 de abril de 2012. Dentro de dicha ley y a través del CEFP, se determina una clasificación de la Deuda Pública, de inicio se hace de conformidad “por su origen”, es decir, interna o externa. Si digo Fondo Monetario Internacional o Banco Mundial, es indudable que me refiero a la deuda en su modalidad externa.

deuda pública e interna

Otra clasificación atiende al plazo de amortización, en donde “toma en cuenta el periodo de amortización de los pasivos, agrupando la deuda a corto y a largo plazo.” Una más, evalúa al deudor directo ante el extranjero; asimismo, se puede clasificar por país acreedor. “En esta clasificación se toma en cuenta al país de donde provienen los recursos del empréstito, con el propósito de conocer la posición deudora que el gobierno mexicano tiene con sus diferentes acreedores.”

Dentro de la deuda interna, y propiamente de conformidad a la cobertura que se tiene de la deuda pública por fuentes de financiemiento, se integra por la emisión de papel en el mercado nacional (se emite a través del Banco de México) y pueden ser cualquiera de los siguientes: Certificados de la Tesorería de la Federación (Cetes); Bonos de Desarrollo del Gobierno Federal (Bondes); Bonos de Desarrollo (Bondes D); Bonos de Desarrollo a Tasa Fija (Bonos) y los Udibonos que son los Bonos de Desarrollo del Gobierno Federal, denominados en Unidades de Inversión.

De igual manera se tiene al Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) que obtiene recursos de las aportaciones de los trabajadores. También se cuenta con la Banca Comercial, que son las líneas de crédito de los bancos al gobierno; las Siefores, sociedades de inversion de las Afores; al igual se cuenta con el Saneamiento financiero (ramo 34), que son las erogaciones para los programas de apoyo a los ahorradores y deudores de la Banca.

En cuanto a la deuda externa, tenemos las subclasificaciones siguientes: Mercado de capitales, que son las colocaciones de papel de deuda por parte del gobierno en los mercados internacionales; Organismos financieros internacionales (OMC, FMI); Comercio exterior, son prestamos entre gobiernos, con el aval o garantía de un organismo oficial; Mercado cambiario, que son las operaciones a través de la Banca comercial. Restructurados, mecanismo para reducir el saldo de la deuda; y finalmente los Pidiregas, que están ligados a la emisión de deuda con proyectos de infraestructura productiva de largo plazo.

Sea cual sea el origen o la clasificación de la deuda, siempre que se lea en el periódico o en algún portal de noticias (recomiendo ampliamente el del semanario.com.mx), no debe haber la menor duda que dicha deuda será pagada tarde o temprano con nuestros ingresos, ya sean presentes o futuros. Es indiscutible que debería existir un mecanismo para evitar el sobre-endeudamiento, mecanismo de carácter urgente ante tantas noticias de corrupción.

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Rodrigo Armando Guerrero Castro

Rodrigo Armando Guerrero Castro
Economista con especialidad en análisis estadístico, económico y administrativo en materia fiscal y presupuestal dentro de la administración pública federal, así como en comercio exterior y análisis de capacidades de producción de conocimiento dentro del ámbito académico. Cuenta con estudios de Maestría en Economía y Gestión de la Innovación; asimismo, participó en el curso de la Escuela de Verano de Economías Latinoamericanas 2010, impartido por la CEPAL de la ONU. Ponente en los seminarios internacionales SEMINECAL (2011, Colombia y 2012, Cuba) y ALTEC (2011, Perú y 2013, Portugal). Actualmente labora en el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial