Home || Colaboradores || Hipertransparencia e hipervulnerabilidad

Hipertransparencia e hipervulnerabilidad

Twitter

miércoles 9 de mayo de 2018

El pasado domingo por la noche, bastaron una idea en dos palabras y un controversial meme retuiteado, para que, a la mañana del día siguiente, Canal Once y Televisa terminaran relaciones laborales con el autor de un hecho que seguirá marcando la democracia informativa de nuestro país y, muy probablemente, el ineludible hecho de que las redes sociales, en este caso, Twitter, juegan un papel fundamental en la nueva forma, no sólo de como nos comunicamos, sino de cómo vivimos hoy en día.

El periodismo de opinión sin duda es un género que, con la nueva era de hipertransparencia en la que vivimos, pareciera generar mayores riesgos, ¿me explico? Antes, los medios de comunicación tradicionales tenían, entre sus filas, personajes de renombre (socialmente hablando) que, mediante columnas de opinión, reforzaban la línea editorial del medio en cuestión. Este modelo hizo grandes a muchos medios de comunicación, y a muchos columnistas les valió una fama e influencia notables. El método era básico, pues uno mismo, como audiencia, podía o no leer la editorial, pero cada uno de esos espacios de opinión contaba ya con una base de simpatizantes fija, y a veces creciente. El efecto multiplicador de ese espacio era relativamente limitado, es decir, a menos que uno de los periodistas que uno prefería leer hablara de lo que el otro había escrito, pocas veces la influencia de lo dicho u opinado florecía fuera de su público cautivo.

Ricardo Alemán

Foto: El Universal.

Sin embargo, estamos viendo hoy día cómo las barreras se rompen y las fronteras se traspasan; yo, por ejemplo, no soy un seguidor activo del señor Ricardo Alemán en Twitter; sin embargo, estaba enterado de lo acontecido esa noche de domingo, en cuestión de minutos, debido a que la red social, sus algoritmos y la lista de personas a las que sigo, hacen una ágil y acertada propuesta de tendencias temáticas que pueden resultar de mi interés. No pretendo, en estas líneas, hacer un juicio de valor respecto a si estuvo bien o mal lo hecho por el experimentado y afamado periodista, me interesaron particularmente los dichos de por lo menos dos líderes de opinión que conducen programas de noticas en la radio por la mañana, que, a modo de reflexión y postura, preguntaban ¿un tweet es suficiente para despedir a una persona? La respuesta que encuentro, basada también, en mi experiencia como profesional de la comunicación es: sí, es suficiente. Las organizaciones que decidieron dar por terminada la relación con el referido personaje, seguramente, reflexionaron los pros y contras de mantener o terminar los nexos, y si entendemos que una parte del periodismo de opinión se relaciona con brindar sustento a la línea editorial del medio que facilita el espacio donde el autor se expresa, entonces hablamos de riesgos reputacionales inherentes, por lo que fue necesario definir una postura. Mención aparte se merece la movilización social digital que el tema suscitó en redes, comentarios a favor y en contra, tolerancia y mucha intolerancia también.

Las redes sociales pusieron de manifiesto que la libertad de opinión también tiene límites. Necesitamos adaptarnos a ser hípervulnerables.

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Rogelio Blanco

Rogelio Blanco
Rogelio Blanco tiene más de 16 años de trayectoria en el sector de comunicación estratégica y relaciones públicas. Ha acumulado experiencia trabajando en países tan diversos como Argentina, Colombia y Holanda. En México, ha colaborado en importantes firmas del mundo de la comunicación, ostentando cargos de máxima responsabilidad desde hace varios años. Rogelio es experto en comunicación corporativa, gestión reputacional y manejo de crisis. Es invitado frecuente de diversas instituciones académicas universitarias como orador y ha sido profesor invitado en la Universidad Panamericana. Actualmente es co-director general de la oficina de México de la empresa líder en comunicación, reputación y asuntos públicos LLORENTE Y CUENCA.