Home || Colaboradores || La emoción y la excelencia

La emoción y la excelencia

empresas

miércoles 18 de julio de 2018

De forma recurrente llega a mi pensamiento la reflexión de mantener y sobrepasar la calidad del trabajo que realizamos en el equipo de la empresa a la que pertenezco. Esta idea se acompaña en un contexto donde, desde luego, pienso en el compromiso que tenemos para con los clientes que trabajamos y la satisfacción que se siente cuando superamos expectativas y forjamos relaciones de largo plazo que generan, entre otras cosas: credibilidad, recomendación y ganancias (fundamentales para mantener cualquier labor).

En mi particular experiencia, la búsqueda interminable de la calidad y los buenos resultados, han sido fácil de mantener vigente: me gusta lo que hago, lo disfruto enormemente y eso de alguna forma me lleva a tratar de hacer las cosas lo mejor posible cada vez, y aportar algo al equipo o a las personas con las que colaboro.

A pesar de haber encontrado el eslabón perdido de la automotivación, también he aprendido lo difícil que es transmitir y contagiar el uso de esta herramienta a las personas. Más allá de citar algún estudio referente a la relevancia del trabajo en equipo, al momento de conseguir grandes resultados o ser muy productivos, afortunadamente lo he experimentado en primera persona. Es cierto que puede haber individuos muy capaces en sus diferentes profesiones, pero ninguno lo será tanto como la suma de todos ellos trabajando hacia un fin común ‒aplíquese a una Pyme, una transnacional, un gobierno o una sociedad‒.

equipo de trabajo

Me parece una labor fundamental de quienes lideramos equipos de trabajo de alto desempeño, tener en claro que la consecución de objetivos debe basarse en aspectos cualitativos más que cuantitativos y velar por ese balance lo más posible. Debemos ser objetivos también, y asumir que hoy día el estilo de vida laboral y la globalización nos hacen pasar por un momento crítico donde el alto desempeño, las jornadas largas y la competencia profesional, nos ponen a prueba para llegar al logro de ese anhelado equilibrio vida-trabajo del que tanto se habla últimamente ‒no siempre se puede‒, pero no significa que no deba de ser una meta.  Inclusive, considero que este adagio sobrepasa generaciones y aplica de la misma manera en la actualidad como hace 50 años: grandes logros, requieren grandes sacrificios.

Creo firmemente que, si somos capaces de encontrar nuestra verdadera vocación, la ruta de crecimiento profesional, aprendizajes, sacrificios y logros, se hará sostenible casi de manera natural. Entonces, tal vez, la búsqueda de la excelencia será motivada por la emoción de descubrirla y llegar más lejos. Necesitamos divertirnos más, atrevernos más, co-laborar más y cuestionarnos más.

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Rogelio Blanco

Rogelio Blanco
Rogelio Blanco tiene más de 16 años de trayectoria en el sector de comunicación estratégica y relaciones públicas. Ha acumulado experiencia trabajando en países tan diversos como Argentina, Colombia y Holanda. En México, ha colaborado en importantes firmas del mundo de la comunicación, ostentando cargos de máxima responsabilidad desde hace varios años. Rogelio es experto en comunicación corporativa, gestión reputacional y manejo de crisis. Es invitado frecuente de diversas instituciones académicas universitarias como orador y ha sido profesor invitado en la Universidad Panamericana. Actualmente es co-director general de la oficina de México de la empresa líder en comunicación, reputación y asuntos públicos LLORENTE Y CUENCA.