Home || Colaboradores || Al otro lado del muro, casi el paraíso

Al otro lado del muro, casi el paraíso

inmigrantes en el muro de Estados Unidos

Salomón Presburger


Comentemos de la Industria


lunes 11 de febrero de 2019

El mensaje que reciben los potenciales inmigrantes ilegales a Estados Unidos es que tratar de ir a buscar trabajo a ese país es peligroso, complicado y no hay garantía de que logren pasar la frontera, pero si lo logran, entrarán casi al paraíso, la vida que podrán tener ellos y su familia será muy buena, sus hijos tendrán un gran futuro, es «el sueño americano».

Es por eso que tanta gente está dispuesta a tomar riesgos enormes, y llegan incluso a exponer su vida y la de su esposa e hijos.

Obviamente emigran de sus países de origen porque las condiciones en las que viven son deplorables y han oído que muchos paisanos suyos han logrado tener una vida exitosa en Estados Unidos. El mensaje es muy fuerte y ésa es la razón de que haya tantos migrantes tratando de irse para allá sin importar que no tengan documentos para entrar de manera legal.

peligro cruzar la frontera de Estados Unidos

La realidad es que mucha gente sí logra pasar y casi todos ellos consiguen trabajo, como son ilegales y están bajo amenaza de ser deportados, las condiciones en las que son contratados resultan abusivas y con sueldos bajos en comparación a lo que tendrían que pagar a un empleado con residencia legal en Estados Unidos, con lo cual, desde luego, termina siendo muy conveniente y ventajoso para los empleadores.

A mí me parece muy perverso el esquema que manejan en Estados Unidos.

No queremos que pases y estamos construyendo un muro para que cada vez sea más difícil que lo logres, pero si lo logras tendrás trabajo.

Si emitieran en Estados Unidos una ley con castigos importantes para quien contrate trabajadores ilegales, simplemente no habría demanda por contratar y no sería necesario el muro, puesto que no habría interés por cruzar al otro lado sabiendo que no conseguirían contratarse.

inmigrantes trabajadores en Estados Unidos

No han decretado estas leyes porque no les conviene, la verdad es que están manejando una simulación muy perversa y hemos caído en su juego. Si de verdad quisieran detener a los migrantes ilegales, con que metieran a la cárcel o cobraran multas importantes a quienes los contrataran, hace mucho que el muro no sería tema.

Lamentablemente ni los republicanos ni los demócratas se atreverán a legislar en este sentido, pues yo creo que están muy conscientes de las grandes distorsiones que provocarían al mercado laboral de Estados Unidos.

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

3 comentarios

  1. De acuerdo. Es increíble que si hablas con los agricultores y otros empresarios que necesitan mano de obra intensiva no pueden conseguirla porque nadie quiere hacer esos trabajos, mientras que por el otro lado rechaza el gobierno “legalizar” este tipo de trabajadores.

    Me preocupa mucho que algo similar esté pasando en México ya qué hay muchos ninis pero me dicen varios amigos que les es difícil conseguir empleados. Pienso que esto se puede agravar ya que será mejor recibir dinero del gobierno para hacer nada que trabajando.

    • Es el doble discurso que se maneja desde siempre y como siempre de los países desarrollados. Obviamente, también con la venia de los malos políticos de nuestros países en desarrollo que despilfarran nuestros escasos recursos en componendas, amarres, corrupción; sin lograr articular una agenda de progreso para mejorar nuestras condiciones de vida y des-estimular la migración.

  2. es sin duda un tema de doble vía y para we que solo de este lado somos los responsables. Muy cierto Salomón!

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Salomón Presburger

Salomón Presburger
Nació en la Ciudad de México el 14 de marzo de 1955 y estudió Ingeniería Industrial en la Universidad Anáhuac. Fue Presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido (CANAIVE) y también de la Confederación de las Cámaras Industriales (CONCAMIN). Asimismo, ha sido consejero de IXE GRUPO FINANCIERO, INFONAVIT, IMSS, INFONACOT, NACIONAL FINANCIERA, BANCOMEX, GRUPO VASCONIA, entre otros. Actualmente es Presidente del Consejo de Preslow S.A. de C.V. donde se fabrica principalmente chamarras y chalecos, y tienen 20 tiendas de ropa en diferentes marcas.