Home || Colaboradores || México y las guerras comerciales

México y las guerras comerciales

Aranceles

Salomón Presburger


Comentemos de la Industria

Imagen: El Financiero.

lunes 8 de julio de 2019

A partir que el presidente Donald Trump empezó su campaña para la presidencia, el tema de las guerras comerciales tomó mucha relevancia.

Independientemente de las formas que ha manejado Trump, ha sido claro que evidenció que el mercado interno de Estados Unidos es enorme, convirtiéndose en el más grande del mundo, y que por eso debía sacarle más ventaja a esta condición.

Nos guste o no, la economía de nuestro país vecino del norte está creciendo, sus empleos también, y muchas fábricas han regresado a ese territorio; el chantaje que utiliza para doblegar a los diferentes países que le venden, ha funcionado.

Básicamente, lo que hacen la mayoría de los países para controlar con eficiencia el acceso a sus mercados es regular el flujo de bienes y servicios a través del cobro de aranceles o estableciendo normas y regulaciones.

Guerra comercial.

Imagen: El Diario de Juárez.

Por supuesto, por el otro lado, para vender más, tenemos el ejemplo fehaciente que utilizó durante muchos años China, manipulando su moneda.

México es una de las 15 economías más grandes del mundo, y nuestro mercado interno es muy importante y apetitoso para muchos. En ese sentido creo que el reto, dadas las condiciones actuales de la economía mundial, es sacarle el mayor provecho en beneficio de generar mejores condiciones de vida para los mexicanos.

Ahora bien, en días recientes el presidente Trump nos amenazó con imponer aranceles a las mercancías que les vendemos si no les arreglábamos el problema de la migración, y por supuesto, tuvimos que ceder, pues el costo podía ser terrible para nuestra economía. Pero, ¿qué pasaría si, por ejemplo, por alguna razón nos amenazaran países como China, Vietnam, o cualquier otro con los que tenemos déficit comercial?

Sin duda nuestra reacción sería muy distinta a la que tuvimos que tomar con Estados Unidos, por lo que si es de esta manera, deberíamos estar diseñando estrategias mucho más agresivas a favor de México. Ya nos enseñaron el camino, creo que es necesario aceptar que el tema de las guerras comerciales va a durar un tiempo considerable.

Me parece que, en el tema del comercio internacional, el ser pasivos, reactivos e ingenuos, y no entender lo que está pasando ‒por decir lo menos‒, nos está costando prescindir de muchas oportunidades.

Capacidad productiva.

Fotografía: Noticias106.

Tanto el gobierno como la iniciativa privada podemos hacer estrategias para incentivar la inversión y la capacidad productiva, usando como palanca nuestro poder de consumo interno; pueden diseñarse incentivos fiscales que promuevan la integración de cadenas productivas, y que también promuevan que el comercio y el gobierno den preferencias a los productos fabricados en nuestro país, incluso en el tema turístico hay muchas oportunidades con el equipamiento de los hoteles.

Los tiempos han cambiado, por eso me parece que en la medida que nuestra capacidad productiva dependa menos de lo que exportamos, sobre todo a Estados Unidos, y se nivele con nuestro poder de compra, el cual es muy importante, menos expuestos estaremos a ser chantajeados. Y no es que pretenda que nos cerremos al mercado mundial, eso es imposible, pero sí creo que estamos demasiado expuestos como para no hacer algo que en realidad nivele y promueva mucho más el consumo de los productos fabricados en México.

En suma, estamos desperdiciando nuestra capacidad de compra, y le estamos dando acceso a nuestro mercado a muchos países con los que tenemos déficits importantes, a cambio de nada.

Las guerras comerciales ya son una realidad, y nos guste o no, vamos a tener que pelear, si no lo entendemos y empezamos a hacer estrategias para ganar, las pérdidas pueden ser importantes.

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Salomón Presburger

Salomón Presburger
Nació en la Ciudad de México el 14 de marzo de 1955 y estudió Ingeniería Industrial en la Universidad Anáhuac. Fue Presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido (CANAIVE) y también de la Confederación de las Cámaras Industriales (CONCAMIN). Asimismo, ha sido consejero de IXE GRUPO FINANCIERO, INFONAVIT, IMSS, INFONACOT, NACIONAL FINANCIERA, BANCOMEX, GRUPO VASCONIA, entre otros. Actualmente es Presidente del Consejo de Preslow S.A. de C.V. donde se fabrica principalmente chamarras y chalecos, y tienen 20 tiendas de ropa en diferentes marcas.