Home || Colaboradores || Dancing in the net

Dancing in the net

Navegar en internet

Sergio Block


El cristal de las palabras


viernes 8 de febrero de 2019

Tal vez, las redes sociales son el principal espacio para la discusión pública sobre asuntos públicos. Podemos conectar con muchas más personas, ubicadas en sitios más lejanos de los que podíamos alcanzar por otros medios, lo que nos da grandes oportunidades para organizarnos y colaborar. También nos da acceso a mucha más información y a perspectivas más diversas. El contenido de las redes tiene un fuerte impacto en nuestra percepción de la realidad social.

Sin embargo, las redes también plantean algunas dificultades. Por ejemplo, publicar es tan fácil que la basura se acumula pronto; y tan rápido que a veces no nos damos tiempo de pensar en lo que escribimos ni en lo que leemos. Además, los mecanismos de interacción en la red, al privilegiar el contacto con personas con posturas semejantes a las nuestras y provocar la competencia generalizada por los “me gusta” y “compartir”, impiden una discusión más profunda, conciliadora e incluyente.

Ahora en México, la conversación se ha vuelto, además, ríspida y polarizada. Me parece que corremos el riesgo de librar una guerra de palabras larga y desgastante, de la que todos saldríamos perdiendo. Este tipo de conversación:

  • Juzga: los adjetivos prevalecen sobre los hechos.
  • Divide: agrupa a las personas en diversas dimensiones de nosotros / otros.
  • Esgrime argumentos de autoridad: esto es correcto porque lo dice X, que está investido por Y.
  • Descalifica: si no estás conmigo, estás mal.
  • Miente: difunde información sin certeza sobre la confiabilidad de la fuente.

George Lakoff y Mark Johnson, en su libro Metaphors we live by, explican cómo las metáforas que usamos para hablar de las cosas definen la manera en que las vivimos. Uno de sus muchos ejemplos se refiere al uso del lenguaje bélico para hablar acerca de la discusión: “ataqué su posición”, “esgrimí un argumento”, “defendió sus razones”. Así, al final, una ganó y otro perdió. De ahí la frase “no discutan” que equivale a “no se peleen”. Pero ¿cómo podríamos construir conocimiento, acuerdos y terreno común sin discutir?

Lakoff y Johnson se preguntan cómo viviríamos las discusiones si cambiáramos la metáfora de la guerra por la de la danza. ¿Podría ser algo como “nos sincronizamos”, “seguí su paso”, “lo sostuve”? Al final, nos comunicamos, aprendimos, gozamos. En una palabra, colaboramos.

¿Qué rasgos distinguen a una conversación colaborativa? El principio de cooperación de Paul Grice establece cuatro máximas que deberían cumplirse, idealmente, cuando una conversación tiene un propósito colaborativo:

  1. Máxima de calidad: no difundas información si crees que es falsa o careces de la evidencia adecuada.
  2. Máxima de cantidad: proporciona la información que el otro necesita dado el propósito de la conversación. Ni más, ni menos.
  3. Máxima de relación: mantente dentro del tema.
  4. Máxima de modo: sé claro, evita la ambigüedad y la oscuridad, sé conciso y ordenado.

Si bien el propio Grice señala que ese tipo de conversaciones casi nunca suceden, sin duda sus máximas pueden guiarnos hacia un intercambio más fructífero.

Las palabras que decimos dicen quiénes somos y provocan reacciones en los otros. No son inocuas, tienen un gran poder para dividir y destruir. También para cohesionar, construir y mejorar nuestra participación en los asuntos públicos. Danzar en las redes nos puede ayudar a conectarnos y a fortalecernos como personas y como comunidades. ¿Bailamos?

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Sergio Block

Sergio Block
Estudié economía en la Universidad Autónoma Metropolitana. Durante los últimos 20 años, he trabajado en la mejora de la comunicación de conocimiento dentro de procesos de trabajo. He participado en muy diversos proyectos en ese tema y más de 150 proyectos relacionados con la comunicación escrita, con varias de las organizaciones más importantes en los sectores privado y público, en México y en otros países de América Latina. Trabajé como asesor independiente para la Secretaría de la Función Pública, en la construcción e implantación de la iniciativa de Lenguaje Ciudadano, que busca simplificar y mejorar la comunicación escrita entre los servidores públicos y los ciudadanos. Formo parte y colaboro con asociaciones civiles que promueven la comunicación clara en diferentes ámbitos, como la Red de Lenguaje Claro y Derecho a Entender. Estoy convencido de que una comunicación clara, sencilla y orientada en su audiencia puede llevar a resultados mucho mejores en nuestro trabajo. Actualmente soy consultor en Contexto Didáctico. Email: sergioblock(arroba)gmail.com