Home || Colaboradores || Hacia una comunicación saludable

Hacia una comunicación saludable

relación medico y paciente

Sergio Block


El cristal de las palabras


viernes 22 de marzo de 2019

Recordaré que la medicina no sólo es ciencia, sino también
arte, y que la calidez humana, la compasión y la comprensión
pueden ser más valiosas que el bisturí del cirujano o el
medicamento del químico.

Louis Lasagna, 1964.

Con nuestros médicos conversamos sobre lo que más nos importa: nuestra salud, nuestro estilo de vida o nuestra propia vida. Sin embargo, ellas o ellos no siempre están a la altura de esta importancia. A veces, la forma en que se dirigen a nosotros nos provoca ansiedad y miedo. Otras, ofende a nuestra inteligencia o a nuestra dignidad; nos niega como personas y nos reduce a la enfermedad que reside en alguna “parte” de nuestro cuerpo. Por ejemplo, existen médicos que:

  • Nos juzgan y regañan.
  • Nos dan explicaciones incomprensibles, salpicadas de tecnicismos en latín.
  • Nos niegan explicaciones o nos dan explicaciones insuficientes, implicando que somos incapaces de entender y decidir.
  • Nos fuerzan a aceptar una prescripción sin explicarnos claramente las opciones ni permitirnos buscar más información.
  • Nos prescriben tratamientos sin entender el entorno integral en el que reside nuestro problema de salud.
  • Nos tocan e intervienen en nuestro cuerpo sin avisarnos ni explicarnos.

El 18% de las quejas presentadas ante la Comisión Nacional de Arbitraje Médico durante 2018 pertenecen a la categoría “Relación médico-paciente”, una de las ocho en las que están agrupadas. 1 Otro 6% se debe a “Falta de información o consentimiento”, causa que la Comisión clasifica en la categoría de “Diagnostico”, aunque también se relaciona con comunicación. Así, el 24% de las quejas se debe a la incapacidad del médico para comunicarse y establecer una relación con su paciente. Tal vez el porcentaje real sea mayor, ya que algunas quejas por mal tratamiento o diagnóstico pueden haberse originado, a su vez, en una mala comunicación.

Una mala comunicación médico-paciente tiene consecuencias graves: no sólo nos provoca emociones como miedo o enojo, que no han de ser nada saludables, sino que también puede impedirnos seguir el tratamiento prescrito correctamente.

Si un médico es sólo tan bueno como la medida en la que provoca en el paciente conductas favorables para su salud, entonces la capacidad de comunicarse es indispensable para una práctica exitosa. Esta capacidad incluye seis elementos básicos:

  1. Crear un vínculo personal y empatizar con la persona. Construir un espacio seguro de interacción, basado en la confianza, el respeto y la compasión.
  2. Obtener información para entender a la persona y a su entorno. Escucharla de manera profunda e integral, construir confianza y usar preguntas que ayuden a dar descripciones precisas, sinceras y concretas.
  3. Proveer información e instrucciones claras y precisas. Usar un lenguaje claro y adecuado a la persona, además de recursos escritos y gráficos para apoyar la explicación.
  4. Dar malas noticias de manera clara y compasiva, sin caer en un optimismo o pesimismo extremos, y en el lugar, el momento y el modo adecuados.
  5. Provocar los comportamientos adecuados. Negociar y construir consenso. Respetar nuestro derecho a decidir sobre nuestra persona y a obtener más información u otras opiniones.
  6. Intercambiar información y colaborar con colegas, centrándose siempre en la persona y en su bienestar.

En pocos contextos, el derecho a entender es más importante que en la atención médica. Si tu médico no sabe comunicarse contigo, busca una segunda opción.

1. Comisión Nacional de Arbitraje Médico. https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/438773/2018_Cierre_Anual_Cuadro7.pdf
El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

Un comentario

  1. La Medicina es arte y ciencia, y al lidiar con la salud, la enfermedad y la muerte de otros seres humanos, es necesario aterrizar a un lenguaje lego, la información relativa al diagnóstico y el pronóstico del paciente. Esto con la calidad humana y empatía que todos anhelamos de los demás.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Sergio Block

Sergio Block
Estudié economía en la Universidad Autónoma Metropolitana. Durante los últimos 20 años, he trabajado en la mejora de la comunicación de conocimiento dentro de procesos de trabajo. He participado en muy diversos proyectos en ese tema y más de 150 proyectos relacionados con la comunicación escrita, con varias de las organizaciones más importantes en los sectores privado y público, en México y en otros países de América Latina. Trabajé como asesor independiente para la Secretaría de la Función Pública, en la construcción e implantación de la iniciativa de Lenguaje Ciudadano, que busca simplificar y mejorar la comunicación escrita entre los servidores públicos y los ciudadanos. Formo parte y colaboro con asociaciones civiles que promueven la comunicación clara en diferentes ámbitos, como la Red de Lenguaje Claro y Derecho a Entender. Estoy convencido de que una comunicación clara, sencilla y orientada en su audiencia puede llevar a resultados mucho mejores en nuestro trabajo. Actualmente soy consultor en Contexto Didáctico. Email: sergioblock(arroba)gmail.com