Home || Colaboradores || Se busca: peligrosa banda de cláusulas oscuras

Se busca: peligrosa banda de cláusulas oscuras

Robo.

Sergio Block


El cristal de las palabras

Imagen: Morning Advertiser.

viernes 10 de mayo de 2019

Se ha visto a los miembros de “esta banda” en contratos de prestación de servicios financieros, telecomunicaciones y de otros tipos. Entre sus señas particulares destacan:

  • Palabras complicadas y extrañas para el lector común.
  • Palabras ambiguas que abren un margen de interpretación para favorecer a una de las partes.
  • Tono legaloide y amenazante.
  • Oraciones largas y complicadas.
  • Presentación visual densa y poco amigable.
  • Letra chiquita (por supuesto).

Se recomienda tener mucho cuidado con los miembros de esta banda. Quizá usted no lo haya notado, pero es muy probable que tenga algunos en casa. Son muy peligrosos. Nos roban la capacidad de entender y la libertad de decidir. Nos impiden ejercer nuestros derechos y cumplir con nuestras obligaciones. A la larga, nos debilitan y permiten que nuestros proveedores abusen de nosotros.

Además, actúan al margen de la ley. Por ejemplo, de la Ley Federal de Protección al Consumidor que, en su primer artículo, incluye a la “información adecuada y clara sobre los productos y servicios…”, entre los principios básicos que rigen las relaciones de consumo. O, en el caso de empresas financieras, de los muchos artículos de la Ley para la Transparencia y Ordenamiento de los Servicios Financieros que exigen al proveedor proporcionar al cliente información clara sobre las condiciones y el estado de sus servicios.

Cláusulas abusivas.

Imagen: Inmobiliaria y Administración de Fincas Camarasa en Avila.

Para ayudarle a identificar a otros miembros de esta peligrosa banda, les mostramos las fichas de tres cláusulas sospechosas que ya han sido reportadas.

Ficha 1: Fue vista en el contrato de una empresa que presta servicios de energía eléctrica en algún lugar.  Es sospechosa, entre otras cosas, de usar tecnicismos, palabras ambiguas y formas impersonales para oscurecer la explicación.

“EL USUARIO” está de acuerdo en que la tensión y frecuencia del suministro, así como sus tolerancias, número de fases, carga contratada y, en su caso, demanda contratada serán conforme a lo establecido en la Solicitud de este documento. “LA EMPRESA” brindará la orientación necesaria a “EL USUARIO” en caso de que así lo requiera. Si por algún acto u omisión imputable a “LA EMPRESA” se originan cambios súbitos en las características del suministro, excediéndose las tolerancias permisibles en tensión y frecuencia, y con ese motivo se causaran desperfectos en instalaciones, equipos o aparatos eléctricos de “EL USUARIO”, “LA EMPRESA” reparará, indemnizará o pagará, según sea el caso, las instalaciones, equipos o aparatos dañados en los términos previstos en el trámite registrado por “LA EMPRESA” ante la Comisión Federal de Mejora Regulatoria.

¿Le queda claro en qué consisten la tensión y la frecuencia del suministro? ¿O la diferencia entre la carga contratada y la demanda contratada? Si algún usuario no lo entiende, ¿cómo es que puede estar de acuerdo? Y, ¿qué me dice de la idea de tolerancia permisible?, ¿podría distinguir entre esa y la tolerancia no permisible?

Ficha 2: Fue sorprendida mientras se introducía en el contrato de una empresa de telecomunicaciones (una de tantas que hay). Es sospechosa de confundir al lector con oraciones largas y complicadas, llenas de información ajena al asunto de la cláusula.

DURACIÓN.

El presente contrato entrará en vigor a partir de la fecha de su firma y se mantendrá vigente por tiempo indeterminado; sin perjuicio de lo anterior, las PARTES acuerdan que los SERVICIOS podrán establecer una vigencia determinada o plazo forzoso de contratación ya sea en virtud de las inversiones, equipamiento o la infraestructura que le es instalada a EL CONSUMIDOR y que se utiliza para la prestación de los SERVICIOS, en cuyo caso deberá señalarse en las CONDICIONES DE SERVICIO correspondientes, las cuales serán informadas a EL CONSUMIDOR conforme a lo establecido en la cláusula décima octava de este instrumento. LA EMPRESA deberá comunicar a EL CONSUMIDOR a través de la factura, la fecha de conclusión del plazo mínimo forzoso con al menos 30 (treinta) días naturales de anticipación a la fecha efectiva de terminación. Una vez concluida la vigencia determinada o el plazo mínimo forzoso, EL CONSUMIDOR podrá dar por terminado el Contrato y/o las CONDICIONES DE SERVICIO, en cualquier momento, sin que se genere penalización alguna, únicamente dando el aviso correspondiente a través de los medios convenidos o por el mismo medio que contrató los SERVICIOS. Tratándose de SERVICIOS que no se encuentren sujetos a una vigencia determinada o a un plazo mínimo forzoso cualquiera de las PARTES podrá dar por terminado el presente Contrato en cualquier momento, mediante aviso a través de los medios convenidos o por el mismo medio que contrató los SERVICIOS. Lo anterior, no exime a EL CONSUMIDOR de pagar los adeudos que mantenga por los SERVICIOS que le hayan sido prestados hasta el momento de la terminación del contrato.

Larguísimo párrafo. Podría agruparse fácilmente en tres secciones: duración, plazo forzoso y terminación. Sólo tiene cinco oraciones, pero cada una cuenta con 53 palabras, en promedio. Una oración de 53 palabras puede ser difícil de leer, sobre todo cuando la sintaxis no nos ayuda.

Cláusulas abusivas.

Imagen: Efecto Cocuyo.

Ficha 3. Fue vista en una institución financiera, allá por el norte. Es sospechosa de revolver asuntos diversos en un solo párrafo largo y complicado, para dificultar el acceso a la información.

1.9 Disposiciones generales. EI “Titular” dispondrá del crédito concedido o de sus recursos para el pago del importe de las mercancías o servicios que adquieran o utilicen en los establecimientos afiliados a los sistemas MasterCard o Visa, mediante la presentación de la Tarjeta de Crédito suscribiendo en cada operación un pagaré a la vista, también podrán firmarse otros documentos tales como notas de venta, fichas de compra o cualquier otro documento similar aceptado por “EL BANCO”, ya sea mediante firma autógrafa o cualquier medio que sustituya la firma autógrafa mencionada en la cláusula 11.5 Uso de medios electrónicos inciso b. No tendrá acceso para disponer de efectivo en cajeros automáticos o en cualquier otro medio disponible. A solicitud de “EL BANCO” o de los Proveedores, el “Titular” deberá presentar además de la Tarjeta de Crédito, una identificación oficial vigente con fotografía y firma siempre que la operación así lo requiera. EI “Titular” podrá también disponer del crédito, mediante instrucción escrita que dé a “EL BANCO” para que éste realice por su cuenta el pago de bienes, servicios, impuestos y otros conceptos siempre y cuando el propio “EL BANCO” acepte realizarlos para ser abonadas a cuentas que el propio “Titular” o terceros tengan contratadas con “EL BANCO” , así como a través de las autorizaciones que el propio “Titular” confiera a terceros para que instruyan a “EL BANCO” la realización de cargos periódicos y/o diferidos contra el crédito concedido al amparo de este contrato, lo anterior sujeto a los términos y condiciones establecidos por “EL BANCO”. Asimismo, el “Titular” podrá disponer del crédito concedido o de sus recursos, a través de consumos que por vía telefónica o por vía electrónica pacte el “Titular” con establecimientos que ofrezcan este servicio. EI “Titular” autoriza a “EL BANCO” a cargar en su cuenta, los intereses, impuestos, y demás accesorios a que se refiere el presente contrato. El “Titular” podrá realizar pagos en efectivo para abono en la cuenta a través de Terceros con los que “EL BANCO” tiene celebrado contratos de prestación de servicios o comisión mercantil para la realización de operaciones. El “Titular” podrá hacer uso de este medio, sujeto a la disponibilidad del mismo. “EL BANCO” no asume ninguna responsabilidad en el caso de que el “Titular” esté impedido para realizar el pago en efectivo a través del medio referido anteriormente.

Más claro ni el agua, ¿verdad?

Este tipo de información viola nuestros derechos como consumidores. No está bien que las empresas se dirijan a nosotros de esta manera ni que nos hagan firmar condiciones inentendibles para poder contar con sus servicios. Sé que la idea puede matarnos de flojera, pero me parece que deberíamos acostumbrarnos a leer los contratos que firmamos y a exigir que nos expliquen lo que no haya quedado perfectamente claro. Tenemos derecho a entender. La ley lo demanda. La ética lo recomienda. Nuestro dinero lo vale.

El contenido presentado en este artículo es responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente representa la opinión del grupo editorial de El Semanario Sin Límites.

2 comentarios

  1. Arnulfo Arteaga García

    Gracias Sergio, sin duda que es engorroso leer este tipo de documentos, pero justamente, aquí es donde, entre redacciones mal hechas, letras chiquitas y términos incomprensibles para el común de los mortales, caemos enredados en la lengua de los proveedores. Pero también, es claro que las habilidades de redacción de quienes tienen a su cargo, además de la presumible mala fe, escriben como hablan sin el menor pudor y eso tiene que ver con una mala formación profesional. No los estoy exculpando, pero me parece que todos estos documentos legales debería ser revisados por la autoridad, no sólo desde el punto de vista del contenido legal, sino también de estilo. Tú que te dedicas a la comunicación, creo que deberías considerarlo como parte de la ética de las organizaciones. Soy profesor en la UAM-I
    Saludos cordiales

  2. Elías Cárdenas Márquez
    Elías Cárdenas Márquez

    Buen articulo. Jurídicamente les llaman contratos de adhesión que imponen arbitrariamente condiciones leoninas para el usuario o consumidor final, y en beneficio de empresas de servicios. Estos contratos están elaborados por abogados y, muchos de ellos, no tienen ningún conocimiento de redacción y menos del buen uso del lenguaje. Sería importante una iniciativa de ley que imponga las reglas de comunicación inteligibles para cualquier persona física o moral. Además, la Profeco debería revisar esta clase de contratos y obligar a los prestadores de servicios a esclarecer estos enemigos ocultos detrás de las palabras.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Sergio Block

Sergio Block
Estudié economía en la Universidad Autónoma Metropolitana. Durante los últimos 20 años, he trabajado en la mejora de la comunicación de conocimiento dentro de procesos de trabajo. He participado en muy diversos proyectos en ese tema y más de 150 proyectos relacionados con la comunicación escrita, con varias de las organizaciones más importantes en los sectores privado y público, en México y en otros países de América Latina. Trabajé como asesor independiente para la Secretaría de la Función Pública, en la construcción e implantación de la iniciativa de Lenguaje Ciudadano, que busca simplificar y mejorar la comunicación escrita entre los servidores públicos y los ciudadanos. Formo parte y colaboro con asociaciones civiles que promueven la comunicación clara en diferentes ámbitos, como la Red de Lenguaje Claro y Derecho a Entender. Estoy convencido de que una comunicación clara, sencilla y orientada en su audiencia puede llevar a resultados mucho mejores en nuestro trabajo. Actualmente soy consultor en Contexto Didáctico. Email: sergioblock(arroba)gmail.com