Home || Economía || Los efectos de la caída del petróleo en México

Los efectos de la caída del petróleo en México

Precios del petróleo al alza ante posible ampliación de recorte de OPEP
Precios del petróleo al alza ante posible ampliación de recorte de OPEP/Imagen: Archivo

lunes 14 de diciembre de 2015

México tiene afectaciones directas en la cotización del peso mexicano ante el dólar. La depreciación del precio de la mezcla mexicana, también afecta en la exploración de reservas, siendo las terrestres las que tienen la prioridad.

Ciudad de México.- Los efectos en México de la depreciación del precio del petróleo son inmediatos en el tipo de cambio del peso frente al dólar, mientras que la caída en el precio de la mezcla mexicana es signo inequívoco de mayor dependencia de coberturas petroleras, menores ingresos por venta de barril y priorización en la explotación de hidrocarburo, abocando este ejercicio, únicamente al que se encuentra en áreas terrestres.

El viernes 11 de diciembre, Petróleos Mexicanos (Pemex) reportó el nivel más bajo del precio por barril, al llegar a los 27.74 dólares por cada uno, cifra que analistas de Santander refirieron como la más baja desde 2004 y a nivel internacional el petróleo sufrió la peor caída desde 2008, como consecuencia directa del anuncio de la OPEP de aumentar su producción, lo que garantiza una sobreoferta del combustible.

El fenómeno de la depreciación del petróleo ha tenido eco en el Congreso. El diputado perredista Julio Saldaña reconoció que México se encuentra en una ruta incierta y crítica, a consecuencia de las “reformas estructurales”.

Saldaña apunta que un mayor desplome en los precios del petróleo detonaría aún más las cifras de pobreza, desempleo e inseguridad social, al repercutir en los ingresos fiscales que se tienen por concepto de venta de petróleo.

Recordemos que a comienzos de diciembre México recibió seis mil 284 millones de dólares por el concepto de coberturas petroleras, recurso que protege la caída en los ingresos por la venta de la mezcla mexicana.

Para el programa de coberturas 2016, México tiene estipulado cubrir el barril de petróleo a un precio de 50 dólares, recurriendo al seguro petrolero y al Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestarios (FEIP).

Este precio ya había sido criticado en noviembre como el más caro para México en la historia de las coberturas, siendo que en ese estimado el precio de referencia era de 46 dólares por barril.

Pablo López, coordinador de Estudios Económicos de Grupo Financiero Banamex, explicó a El Economista:

Cuando los precios del mercado están bajos es muy probable que se quiera ejercer la opción y tiene que costar más caro; es como si te vendieran un seguro que saben de antemano que lo vas a cobra, hay mayor riesgo».

En cuanto al legislador perredista, Saldaña reconoce que hasta ahora el impacto no ha sido definitivo por un mayor ingreso tributario obtenido por el gobierno, que ha amortiguado la caída en los ingresos petroleros, que estaban estimados sobre un precio por barril de 81 dólares, para alcanzar una cuota de 25.23% de los ingresos públicos.

Saldaña explica:

Además del desplome de los precios promedios, los ingresos petroleros se ven afectados por la caída de la producción de Pemex, la que tardará años en ser sustituida por la producción de las transnacionales a las que se entregará la explotación de hidrocarburos, sobre todo por la desconfianza que ya generan las autoridades mexicanas por sus múltiples evidencias de corrupción”.

A nivel legislativo las consecuencias en la baja del precio del petróleo tendrán efectos en los ingresos tributarios, que llegarán en menor medida a través de participaciones del Ramo 28 y aportaciones a los estados del Ramo 33, obligando a los estados a contratar más deuda, incrementar los márgenes de recaudación local y recortar los programas sociales.

El legislador sentenció:

En conclusión, ante la caída de los ingresos nacionales por concepto de extracción y venta de petróleo, consideramos necesario cobrarle a los grandes evasores, permitir que Pemex sea rescatado, no afectar programas sociales, disminuir los gastos innecesarios y cumplir las transferencias a los municipios”.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*