Home || Economía || TLCAN propuesto por Trump dista mucho del libre comercio

TLCAN propuesto por Trump dista mucho del libre comercio

Donald Trump cumplió su amenaza y retiró a Estados Unidos del acuerdo firmado en París en 2015 sobre el combate al Cambio Climático. El presidente Donald Trump decidió retirar a Estados Unidos del acuerdo de París, un documento histórico a favor del combate contra el cambio climático firmado en 2015 y en el que el país se compromete a aportar 100 mil millones de dólares en apoyo a economías emergentes. Desde el inicio de su gobierno, Trump había expresado su intención de retirar a Estados Unidos del Acuerdo de París, y la iniciativa fue reforzada por 22 senadores republicanos que enviaron una carta en la que solicitaban la salida del acuerdo.
Donald Trump ( Reuters

miércoles 8 de noviembre de 2017

 “No se trata de ver cómo está viendo el comercio con México, sino de cómo está viendo el comercio internacional”. Antonio Gazol.

Su visión empresarial de la vida lo ha llevado a ser uno de los presidentes que más ha puesto en riesgo a la economía global. Hablar de Donald Trump y sus formas de gobernar uno de los países más poderosos del mundo es hablar de incertidumbre, caos, especulación y hasta caprichos.

El magnate estadounidense llegó sorpresivamente a liderar la Casa Blanca en enero de 2017 y a un año de haberse coronado ganador, ha tomado algunos “rehenes” como la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN)  y la reforma migratoria, con los que piensa cumplir sus promesas electorales.

Pareciera que México se ha convertido en una herramienta para que Trump cumpla sus promesas de campaña.

La renegociación del TLCAN es su carta para reducir el déficit estadounidense; sin embargo,  bajo la lupa del especialista en economía internacional y catedrático de la UNAM, Antonio Gazol Sánchez, las iniciativas sobre política exterior del gobierno de Trump, no mejorarán la situación económica de Estados Unidos, pero si le ayudará a alcanzar la reelección en 2020.

“Habla mucho del déficit comercial con México, pero el déficit comercial de Estados Unidos nace en los años 70, (…) en el 72 Estados Unidos se conformó como el gran deudor mundial.”

Los planteamientos de Donald Trump y su gobierno parecen ignorar aspectos que mantiene a la economía estadounidense. Las propuestas presentadas en las mesas de negociación del TLCAN ponen en riesgo su mercado interno y se alejan de lo que se entiende como libre comercio, lo que ha obligado a los empresarios a conformar un cabildeo en defensa del acuerdo trilateral vigente desde 1994.

Te recomendamos: TLCAN ¿un sueño vuelto pesadilla para México?: Los errores y el precio que se está pagando

Las demandas van en contra del comercio internacional

Estados Unidos no está planteando una negociación equilibrada y sus propuestas se enfocan en concretar beneficios unilaterales que agreden los principios del libre mercado.

Las reglas de origen es claro ejemplo de esto. “Es inaceptable que las diferencias que surgen en un comercio internacional, en lugar de tener tribunales trilaterales, se tengan que solucionar en tribunales estadounidenses,” comentó el profesor de la Facultad de Economía de la UNAM en entrevista con El Semanario.

La cláusula Sunset es otra iniciativa que se contrapone a los beneficios que puede generar un acuerdo de libre comercio a los inversionistas. Marcar un tiempo límite a la vigencia de un tratado, sería causa de incertidumbre y desincentivaría a los capitalistas.

“Eso es absolutamente absurdo, no tiene andamiento”, comentó Antonio Gazol sobre la propuesta de Trump de fijar caducidad de cinco años al TLCAN. “eso no se le puede ocurrir a alguien de que tenga dos dedos de frente”.

Tengan o no tengan éxito las propuestas de Donald Trump en las mesas de negociación, el riesgo de que su gobierno siga tensando el comercio internacional es latente.

“Me preocupa la cantidad de millones de estadounidenses que votaron por él. Ya no se trata de ver cómo está viendo el comercio con México, sino de cómo está viendo el comercio internacional,” añadió Gazol.

TLCAN 2.0 ideal

El TLCAN tiene un defecto de origen y es la falta de reconocimiento a las diferencias entre socios.

Para Antonio Gazol Sánchez un acuerdo entre países de América del Norte ideal sería aquél que se reconozcan las diferencias y se otorguen tratos especiales por la asimetría de sus mercados, una idea que no está alejada de la realidad ya que es un principio que rige el acuerdo de la Unión Europea.

“¿Por qué no hay un reconocimiento explícito y práctico a esa asimetría? Un defecto del tratado desde que se concibió.”

Dadas las condiciones de la relación comercial entre México y Estados Unidos, Gazol Sánchez considera que “el mundo pensaría que la economía mexicana es una apéndice de la economía estadounidense” y el mercado mexicano está obligado a plantear ofertas atractivas para el comercio internacional fuera del estadounidense y la tarea para el gobierno entrante dependerá del desenlace de esta historia.

 

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Adriana Murillo

Adriana Murillo
Economista por la UNAM, coordinadora editorial de noticias en medios digitales, amante del café y con un profundo amor por México.