Home || Economía || ¿Por qué se ha deteriorado la economía familiar en este sexenio?

¿Por qué se ha deteriorado la economía familiar en este sexenio?

7 millones y medio de mexicanos sobreviven con un salario mínimo que no cubre costo de canasta alimentaria
¿Por qué se ha deteriorado la economía familiar en este sexenio? / Cuartoscuro

lunes 25 de junio de 2018

Si los datos macroeconómicos colocan a México como uno de los países con mejores desempeños, esto no se traduce en un mayor bienestar de las personas y lo que ha pasado con la economía familiar en este sexenio, es que se ha deteriorado significativamente

Ciudad de México.- La gran paradoja que se vive actualmente a nivel económico radica en el hecho de que si han aumentado los empleos, el Producto Interno Bruto (PIB) crece a un ritmo promedio de 2.0 por ciento y el país resiste los embates externos, por qué no ha mejorado la economía familiar y se ha deteriorado significativamente el poder adquisitivo de las personas.

Uno de estos factores ha sido el incremento de la inflación, ya que en principios de este sexenio este indicador se ubicó en 3.57 por ciento y fue escalando hasta que en 2017, cerró el año en 6.77 por ciento, la cifra más alta de la última década.

Sin embargo, la inflación se ha ido desacelerando en este año y en junio se ubicó en 4.54 por ciento, pero esto ha afectado el poder adquisitivo de las personas de manera importante, ya que según la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec) “los artículos de la canasta básica han tenido una tendencia alcista” significativa.

Esto te puede interesar: Economía mantiene crecimiento y confirma solidez pese a Trump y elecciones

Aumento de combustibles

Otro factor fundamental que ha afectado el bolsillo personal es el aumento constante que han tenido los combustibles, que impactan directamente en los precios finales que pagan los consumidores por productos y servicios.

Así, al inicio del sexenio de Enrique Peña Nieto, el Gas LP tenía un precio de 11.93 por litro y a junio de 2018, se ubicó en 18.98, pero en promedio en estos casi seis años ha aumentado 40 por ciento.

La gasolina por su parte ha sido uno de los combustibles con alzas en sus precios casi incontrolables a pesar de la apertura del mercado y la llegada de nuevas marcas competidoras.

Así, en 2012 el precio de la gasolina Magna era de 9.82 pesos por litro, mientras que para mediados de 2018 se ubica en por lo menos 19 pesos y de acuerdo con datos de la firma PetroIntelligence, tan solo en este año ha aumentado 17 por ciento su costo.

En tanto que la Premium hace seis años se cotizaba en 10.36 pesos por litro y ahora está en 20.40 en promedio, pero en algunas zonas de la capital del país ha rebasado los 20.50 pesos; esto ha originado un alza de 8.9 por ciento en transporte público en solo un año.

Banco de México sube tasa de interés y esto puede afectar economía familiar

Cotización del dólar

Otro indicador que ha tenido una variación al alza de forma constante es el tipo de cambio y la continua devaluación que ha presentado el peso en este sexenio.

Para 2013 la moneda nacional cotizaba en el mercado cambiario en 13 pesos promedio por dólar; un año después subió a 14.70, en 2015 a 17.21; en 2016 a 20.64 y hace un año cerró cerca de los 20 pesos.

Hoy día, con la incertidumbre generada por la guerra comercial entre México y Estados Unidos, las negociaciones infructuosas del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y las elecciones presidenciales, el peso puede rozar la barrera de los 21 por dólar, según algunos especialistas.

Salarios y poder adquisitivo

Todo esto ha influido en el hecho de que los salarios en México, además de ser muy bajos han perdido su poder adquisitivo.

De acuerdo con datos del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), más de siete millones y medio de mexicanos sobreviven con un salario mínimo, que no cubre el costo de la canasta alimentaria y de bienestar básico.

Pero con la combinación de los factores antes mencionados y el aumento constante de la inflación y los combustibles, el salario mínimo que de manera nominal se ubica en 88.36 pesos diario, se reduce en la vida dairia a 61.20 pesos, una cifra “insuficiente para una canasta alimentaria individual de alrededor de 95 pesos”, concluye la Anpec.

Síguenos en Facebook – Twitter – Telegram 

 

 

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Daniel Higa Alquicira

Daniel Higa Alquicira