Home || Economía || Opiniones encontradas respecto a si el USMCA benefició a Canadá

Opiniones encontradas respecto a si el USMCA benefició a Canadá

USMCA_2018
Existen cambios precisos en el acuerdo alcanzado entre Estados Unidos, México y Canadá y que le dan un sentido más profundo a la nueva relación y estos son los puntos clave del nuevo USMCA y que cambian con respecto al TLCAN/Getty

jueves 4 de octubre de 2018

La evaluación de si el Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (USMCA) resultará positivo o negativo para Canadá divide a los analistas, que han seguido de cerca el proceso de renovación comercial entre los tres países.

 

Considerando la reacción en los mercados y en las monedas, el USMCA fue lo suficientemente positivo para regresar confianza a los inversionistas en la región, dicen analistas, aunque como “el demonio está en los detalles”, la lectura es que Ottawa tuvo que hacer concesiones importantes, sobre todo en lácteos, para poder garantizar que no habrá aranceles de 25 por ciento en autos.

Una de las principales críticas a los negociadores canadienses fue la apertura de 3.6 por ciento del mercado de lácteos, lo cual le costó al gobierno liberal perder la gubernatura de Quebec, ahora en manos de un partido de centro-derecha, CAQ.

Colin Robertson, vicepresidente del Instituto Canadiense de Asuntos Globales y ex negociador del TLCAN en los ochentas, consideró que si bien es cierto que la industria de lácteos quedó agravada, en verdad “esquivó una bala”, porque, como lo detalló el primer ministro Justin Trudeau, EUA quería “desmantelar por completo” el sistema canadiense de control de producción y precios de lácteos.

“Otorgamos a Estados Unidos un medio punto porcentual más de lo que hubieran tenido de este mercado si se hubieran quedado en el TPP original. Incluso agregando la negociación comercial con Europa, CETA, más del 90 por ciento del mercado de lácteos sigue protegido”, afirmó Robertson.

Para el analista, el sector más beneficiado fue el automotriz, mientras que los lácteos, farmacéuticos y propiedad intelectual se verán más afectados. “Para proteger los intereses de los canadienses” las negociaciones comerciales con EUA deben ser “una campaña permanente”.

Otra crítica para el gobierno de Trudeau es que sus negociadores no consiguieron excluir a Canadá de las tarifas estadounidenses al acero y el aluminio al pasar del TLCAN al USMCA.

Al respecto, Peter Warrian, investigador de la Escuela Munk de Relaciones Internacionales, dijo en entrevista que “técnicamente” las tarifas al acero y aluminio impuestas bajo la sección 232 están separadas del TLCAN y de las negociaciones que llevaron al USMCA.

“La mayoría de la gente piensa que las tarifas se reducirán pero serán reemplazadas por cuotas. A corto plazo, esto quita el calor, pero a largo plazo limitará la capacidad de las empresas canadienses para expandirse a en EUA”.

En su opinión, el nuevo acuerdo anunciado el 30 de septiembre fue lo mejor que se pudo haber hecho “dadas las circunstancias”, donde Canadá logró mantener su sistema de control de suministro y todavía falta la aprobación del Congreso.

Otro aspecto negativo, según analistas, es la concesión en propiedad intelectual y patentes. El USMCA alarga la protección de los derechos de autor en 20 años, prohíbe a los gobiernos promulgar leyes de localización de datos y extiende la protección de patentes de medicamentos de vanguardia de manera que aumenten los costos para la atención médica canadiense.

Para Jim Balsillie, fundador de Research In Motion, “debido a décadas de políticas de innovación fallidas que ignoraron completamente la propiedad de la Propiedad Intelectual, Canadá es un gran importador neto de propiedad intelectual, por lo que este es un mal acuerdo para los planes de Canadá de construir una economía del siglo XXI”.

Al respecto el profesor Warrian  dijo que la concesión de Canadá en Propiedad Intelectual “será un problema en el futuro para hacer crecer la economía con nuevas empresas de alta tecnología”.

Mientras se espera la aprobación del USMCA por parte del Congreso estadounidense en los próximos dos meses, el gobierno canadiense continuará diversificando su mercado, no sólo a través de los acuerdos como el CETA con Europa y el CPTPP con diez naciones transpacíficas, sino con China, demostrando que aprendió la lección del TLCAN: no concentrar la mayoría de las exportaciones en un solo mercado.

 

Por Isabel Inclán. Corresponsal 

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Isabel Inclán

Isabel Inclán
Periodista mexicana con más de 30 años de experiencia en prensa, radio y televisión, tanto en México como en Canadá. Además de cubrir temas relacionados con la relación política, comercial, académica y cultural entre México y Canadá, ha cubierto conferencias internacionales como la Cumbre de Líderes de Norteamérica. En su natal Ciudad de México fue reportera de los periódicos El Financiero y La Crónica, y colaboradora de suplementos y revistas. Llegó a Canadá en 1998, donde ha sido once años corresponsal de El Financiero, siete años coordinadora de Prensa en el Consulado General de México en Toronto y corresponsal de la agencia mexicana de noticias Notimex desde 2011 a la fecha. Su trabajo a nivel nacional como periodista latina en importantes eventos internacionales, como La Cumbre de Líderes de Norteamérica, el International Economic Forum of the Americas, cumbres trilaterales del NAFTA, el Toronto Internacional Film Festival o las reuniones del G-7 y G-20, le ha dado presencia en el “mainstream” canadiense. En 2015, Isabel fue una de los cinco periodistas latinos seleccionados por el Ministerio de Inmigración y Comercio Internacional de Canadá (DFATD) para realizar una gira de negocios por las principales ciudades canadienses. Es Licenciada en Periodismo por la UNAM y tiene un Diplomado en Profesionalización Periodística por la Universidad Iberoamericana, cuya tesis sobre el Secreto Profesional de los Periodistas fue publicada en el libro “Para conocer a los periodistas”. En 2015 fue reconocida como una de los “Diez Hispanos más Influyentes en Canadá”, por la Hispanic Business Alliance. En 2006 obtuvo un Reconocimiento por la Hispanic Press Association of Canada.