Home || Economía || Los claroscuros de la administración de Peña Nieto en materia económica

Los claroscuros de la administración de Peña Nieto en materia económica

Los claroscuros de la administración de Peña Nieto en materia económica
Los claroscuros de la administración de Peña Nieto en materia económica / Getty Images

miércoles 28 de noviembre de 2018

Con algunos pendientes importantes y con otros que pueden convertirse en un grave riesgo para el gobierno entrante, los claroscuros de la administración de Peña Nieto en materia económica serán un factor importante a tomar en cuenta a partir del 1 de diciembre.

 

Ciudad de México.- Se acaba el sexenio de Enrique Peña Nieto y luego de seis años en donde poco a poco su popularidad fue descendiendo hasta llegar a niveles históricos a la baja, el gobierno que está por terminar ha dejado en materia económica, algunos rubros muy buenos y otros con avances insuficientes.

Por un lado, tanto a nivel nacional como los analistas internacionales, consideran que la economía nacional es muy sólida, que ha presentado mucha fortaleza para resistir los embates de las presiones externas y que en cierta medida, ha mantenido estable un crecimiento que otras naciones no lo han podido lograr.

Sin embargo, ya que comienza el análisis y la evaluación del gobierno de Peña Nieto en materia económica, se puede afirmar que se avanzó en ciertos indicadores pero en otras hubo un mal manejo por parte del gobierno saliente.

Esto te puede interesar: AMLO garantiza ganancias para inversionistas pero ¿qué dice el mercado?

Las cosas buenas

En el recuento de las cosas, los analistas consideran que uno de los grandes aciertos de la administración de Peña Nieto ha sido mantener las finanzas públicas estables, con dos años seguidos con superávit primario, un crecimiento económico estable y con una tasa de nuevos empleos pocas veces vista.

De acuerdo a información de El Financiero, “la reforma fiscal de 2014 fue un acierto, pues los ingresos tributarios subieron cuatro puntos porcentuales a un máximo de 13.5 por ciento del PIB en 2016”.

Con la estabilidad económica comprobable y una fila de reformas estructurales poniéndose en marcha, esta administración logró “cifras récord de Inversión Extranjera Directa (IED), que significan que el país fue atractivo”, explica Manuel Guadarrama, director de Finanzas del Instituto Mexicano para la Competitividad.

Para el cierre del 2018 se espera que México reciba 26 mil 923 millones de dólares por concepto de flujos de IED, mientras que el acumulado de los cinco años anteriores fue de 193 mil 000 millones, 53 por ciento más que en el sexenio anterior, de acuerdo con el Sexto Informe de Gobierno presentado por Peña Nieto,

Otro de los aspectos más destacados es la creación de nuevos empleos, que según registros de Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), se han creado 4 millones 61 mil empleos en estos seis años.

Esta es una cifra récord ya que es el doble de los que presentó la administración de Calderón y más del triple de la Fox, de acuerdo a cifras del propio IMSS.

Carlos Urzúa sale al paso en “lunes negro” y dice que economía es sólida

Las cosas malas

Pero a pesar de esto, hay algunos pendientes importantes que deja Peña Nieto en materia económica.

Por un lado, se gastó mucho más de lo fijado en los Presupuestos de Egresos, lo que generó que el gasto público ejercido fue mayor a lo presupuestado  y la deuda llegara a niveles muy preocupantes.

Y lo peor de todo, es que esos gatos excesivos no fueron a dar a ningún proyecto productivo o a inversiones de infraestructura, por lo que “el endeudamiento del gobierno fue un verdadero desastre”, según explica Luis Foncerrada, presidente de True Economic Talks.

Esto debido a que “nadie se endeuda si no es para invertir y esta administración no invirtió”, asegura el experto y agrega que “tenemos una inversión pública que es la más baja de los últimos 80 años como proporción del PIB”.

Por lo que el problema “es doblemente grave, ya que el exceso de deuda no fue utilizado ni para crear empleos, ni infraestructura ni para reducir desigualdad y pobreza”, considera Foncerrada.

En materia laboral, si bien hay cifras históricas en la creación de nuevos empleos, también hay un pendiente muy grande, ya que la informalidad no disminuyó, tal como lo había planteado Peña Nieto al inicio de su sexenio.

De tal manera que esto “será un pendiente para el próximo gobierno”, el hecho de “reducir la informalidad mediante incentivos que lleguen a las personas de pequeños negocios”, asegura Jesuswaldo Martínez, investigador del Instituto Belisario Domínguez del Senado.

Síguenos en Facebook – Twitter – Instagram – Telegram

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Daniel Higa Alquicira

Daniel Higa Alquicira