Home || Economía || Fuerte y orgulloso, el peso cierra enero con desempeño envidiable

Fuerte y orgulloso, el peso cierra enero con desempeño envidiable

El peso se fortalece con AMLO y supera cualquier registro histórico
El peso se fortalece con AMLO y supera cualquier registro histórico / Reuters

viernes 1 de febrero de 2019

Nada de devaluaciones, de sorpresas negativas por la llegada del nuevo gobierno ni de ajustes incorrectos en el tipo de cambio; el peso cierra enero con un desempeño envidiable y a pesar de tener algunas jornadas a la baja, ha sido uno de los mejores meses en al menos una década.

Ciudad de México.-  Esto sin duda es una buena noticia en el contexto nacional, cuando un nuevo sexenio implicaba necesariamente el riesgo de una devaluación de la moneda y sobre todo en este caso, cuando los mercados estaban muy nerviosos por la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia.

Sin embargo, hasta antes del anuncio de Fitch Ratings sobre la reducción de la nota crediticia de Pemex, el peso había ligado nueve semanas consecutivas de ganancias, un desempeño espectacular y que solo sucedió entre los meses de marzo y abril de 1999.

Esto te puede interesar: Como si estuviera en la escuela, las calificaciones de Pemex preocupan al mercado

El mejor enero en muchos años

Y a pesar de que entre el 29 y 30 de enero el peso rebasó la barrera de los 19 por dólar y registró en estas jornadas pérdidas por encima del 20 por ciento, para el acumulado del mes de enero la moneda finalizó con una apreciación de 2.73 por ciento o 53.7 centavos, para cotizar alrededor de 19.11 pesos por dólar, según un reporte de Banco Base.

De esta manera, durante el primer mes de 2019 “la moneda nacional alcanzó a tocar un máximo de 19.7732 pesos y un mínimo de 18.8783 pesos por billete verde”, dice este estudio pero también “mostró una volatilidad anualizada de 7.5 por ciento, la menor para un mes igual desde 2008, antes de la última gran recesión”.

Sin duda esto ha dado un poco de tranquilidad a los mercados, a los inversionistas y al propio gobierno de AMLO, ya que es una muestra palpable de que poco a poco se comienza a confiar en él y que sus decisiones no han tenido un efecto constante en la moneda nacional.

Pero también ha sido una combinación de diversos factores internos y externos, los que han puesto al peso en uno de los mejores desempeños en al menos una década.

Un buen presupuesto de egresos

A nivel local, hay factores determinantes que apuntalaron al peso para tener este nivel de ganancias , ya que si bien se comenzó el sexenio con una enorme incertidumbre por la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), luego vinieron reacciones claves del gobierno que contrarrestaron esta situación.

Una de ellas fue precisamente la propuesta de recompra de bonos a los inversionistas del NAIM, una estrategia financiera que terminó con éxito para liquidar una parte del portafolio de estos fondos, lo que fue muy bien visto por los mercados.

Por otra parte, el peso se benefició con “la presentación del paquete fiscal 2019, el cual se dio a conocer a mitad de diciembre, planteó un superávit primario de 1.0 por ciento del Producto Interno Bruto para 2019 y 0.9 por ciento para el resto del sexenio, lo que mejoró la perspectiva interna del país”, dice Banco base en declaraciones que retoma Notimex.

Y en cierta medida la estrategia contra el robo de combustible fue otro elemento a favor de la cotización del peso, ya que a pesar del desabasto de gasolina que se originó en ciertos estados del país, para muchos analistas esto fue un mensaje claro sobre la intención del AMLO de luchar contra la corrupción y reestablecer el estado de derecho, dando mayores garantías a los inversionistas.

La economía está en pie de lucha contra presiones internas y factores externos

Fortalecen al peso desde el exterior

Pero como en este mundo globalizado todo tiene un efecto doble, no basta con lo que pase solo en el país sino que hay factores externos que pueden fortalecer o debilitar al peso y en este caso, su buen desempeño fue impulsado precisamente por la caída del dólar a nivel mundial.

En una situación de causa y efecto proporcional, en la medida en que la moneda estadounidense se ha ido ajustando en el mercado cambiario derivado de la situación interna que vive su país, el peso entonces fue ganando terreno sobre el billete verde.

“La apreciación del peso frente al dólar sigue impulsada por la expectativa de un menor desempeño económico para Estados Unidos en el corto plazo”, asegura Gabriela Siller, directora de Análisis Económico-Financiero de Banco Base.

Además, agrega que esto “se suma la expectativa de que las negociaciones en materia comercial con China progresarán lentamente, por lo que no es inminente el fin de la guerra comercial”.

A esto hay que sumarle una postura acomodaticia de la Reserva Federal (Fed), en la que decidió no acelerar el ritmo de incrementos a su tasa de interés y también, el cierre del gobierno de los Estados Unidos, que ha sido el más largo en la historia de ese país y que ha generado mucho nerviosismo por los efectos económicos que puede ocasionar a mediano y largo plazo.

Con la combinación de todos estos elementos, el peso cierra enero con un desempeño envidiable, fuerte y orgulloso como no se le había visto en muchos años y que de alguna manera, es una señal de alivio en muchos sentidos, aunque con esto no se resuelven todos los problemas económicos que seguramente detendrán el crecimiento del país en este mismo año.

Síguenos en Facebook – Twitter – Instagram – Telegram

 

 

 

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Daniel Higa Alquicira

Daniel Higa Alquicira