Home || Economía || Ahora es Standard & Poor’s la que pone en entredicho la calificación de México

Ahora es Standard & Poor’s la que pone en entredicho la calificación de México

Ahora es Standard & Poor's la que pone en entredicho la calificación de México
Ahora es Standard & Poor's la que pone en entredicho la calificación de México / Reuters

lunes 4 de marzo de 2019

La situación financiera se ha complicado para el país y Pemex es el principal factor de riesgo, por el cual el gobierno ha tenido que tomar medidas de emergencia para rescatarla y ahora es Standard & Poor’s la que ponen en entredicho la calificación de México.

 

Ciudad de México.- El pronóstico es que tarde o temprano la calificación del soberano de México se degradará, pero el punto es cuándo lo harán las calificadores internacionales, mientras tanto Standard & Poor’s ya mandó la primera señal negativa.

La agencia calificadora redujo de estable a negativa la perspectiva de las calificaciones soberanas de México y aunque esto es solo un aviso, una tarjeta amarilla si se permite la comparación con un partido de fútbol, los factores que obligaron hacer esta modificación persisten y son un grave riesgo para el país.

Así, esto es una “advertencia de que se han encontrado algunas señales o desequilibrios que, de no corregirse, podrían provocar una baja en la calificación de ‘BBB+’ que México ostenta desde 2013”, dice la calificadora.

Para dimensionar que significa la calificación asignada al soberano crediticio del país, la categoría actual “representa parámetros de protección adecuados”, pero está a expensas de que “condiciones económicas adversas o cambios coyunturales conduzcan al debilitamiento de la capacidad del emisor para cumplir con sus compromisos financieros sobre la obligación”.

Esto te puede interesar: Proyecciones de AMLO se complican; es casi imposible crecer al 4 por ciento

Pemex sigue siendo el principal problema

S&P delineó una serie de factores de riesgo que fueron el motivo por el cual redujo la perspectiva de crédito de México pero destacan dos temas principales entre los que se encuentra Pemex y la peor crisis financiera de su historia, así como las decisiones que ha tomado o pueda tomar el gobierno de López Obrador con respecto a su política económica y financiera.

Según un comunicado de la agencia calificadora, «la nueva estrategia para el sector energético coloca una carga financiera adicional sobre Petróleos Mexicanos (Pemex), la cual tiene un legado de débil desempeño operativo y financiero, además de afrontar limitaciones en sus capacidades técnicas».

Y agrega que «Pemex continúa soportando una pesada carga fiscal, a pesar de un reciente cambio en su política tributaria que modestamente mejora su flujo de caja»; pero esto se traduce en mayores cargas financieras para el gobierno federal, reduciendo su margen de acción en cuanto a ingresos y la distribución de los recursos.

Además, «la combinación de un débil perfil financiero y la necesidad de tomar un rol más activo en el sector energético por parte de Pemex, podría aumentar el riesgo de mayores pasivos contingentes para el soberano», agregó S&P.

Incertidumbre por AMLO

Por otra parte, aún persiste la percepción de riesgo con respecto a López Obrador y sus políticas económicas, lo que sigue generando desconfianza y nerviosismo en los mercados, sobre todo ante la necesidad de que cumpla con todos los programas sociales establecidos, sin aumentar la deuda.

«Esperamos que la administración López Obrador, implemente pragmáticamente políticas económicas que equilibren las prioridades sociales con la necesidad de la estabilidad macroeconómica en México«, dijo S&P en un comunicado que retoma El Financiero.

Con este escenario, de muchas complicaciones, la calificadora considera que “hay un tercio de probabilidades de una rebaja en un plazo de hasta 18 meses”.

Esta reducción de la perspectiva crediticia del soberano es una “mala señal” y “es el reflejo de la incertidumbre que se vive y se vienen más recortes en las proyecciones de crecimiento económico para este año”, aseguró Gabriela Siller, directora de análisis de Banco Base.

Banxico confía en que Pemex se recupere y no afecte la calificación de México

Recomendaciones para frenar la caída

La buena noticia es que tal como lo señala Gabriel Casillas, director de análisis económico de Banorte, “una disminución de la perspectiva de ‘estable’ a ‘negativa’ no es una sentencia de degradación crediticia”, por lo que hay que evitar que esto se llegue a concretar aplicando medidas precisas.

Y todo se basa principalmente en el manejo de los recursos por parte del gobierno federal, mantener un compromiso firme con reducir la deuda y equilibrar los gastos de tal manera, que se cumpla con todos los compromisos sin comprometer la estabilidad macroeconímica.

Por ello, S&P dice que «una gestión económica efectiva que mantenga déficits fiscales moderados, fomente la inversión y aumente la confianza de los inversionistas», es la clave para  “fortalecer las perspectivas de crecimiento del PIB y ayudar a mantener las finanzas públicas estables”.

Además según la calificadora, es importante aumentar las inversiones privadas en sectores primordiales para la economía del país, sobre todo en el energético, en donde el gobierno federal ha reducido los espacios por donde las empresas privadas pueden participar en esta industria.

Como era de esperarse, ya comenzaron las calificadoras internacionales a meter presión con respecto a la estabilidad crediticia del país, con lo que ahora es Standard & Poor’s la que pone en entredicho la calificación de México y se espera que a estas posturas, se sumen otras agencias aumentando los niveles de incertidumbre y con esto, el peso y su tipo de cambio serán los primeros afectados.

Síguenos en Facebook – Twitter – Instagram – Telegram

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Daniel Higa Alquicira

Daniel Higa Alquicira