Home || Entrevistas || Lenta recuperación de Europa y el futuro con México

Lenta recuperación de Europa y el futuro con México


viernes 24 de enero de 2014

Tras la crisis financiera de 2009, que sacudió a todas las economías del mundo, con especial preponderancia en regiones como Europa, el mundo todavía se encuentra en un periodo de lento repunte.

Sin embargo, esta recuperación ha sido desigual para las diferentes economías, y tras un año en el que países como Grecia estuvieron a punto de salir de la Unión Europea, cuya posibilidad fue por sí sola un golpe para los cimientos de esta comunidad, el futuro aún parece incierto.

Por su parte, México ha comenzado a replantear sus relaciones con el viejo continente, y en tanto que la Reforma Energética abre las puertas para participantes de todo el mundo, nuestro país busca una estrategia de diversificación de mercados.

Sobre las implicaciones de esta nueva etapa de relaciones comerciales, El Semanario sin Límites conversó con Haydee Moreyra, del departamento de Economía y Finanzas del Tecnológico de Monterrey.

El Semanario sin Límites: ¿A qué se refiere con crecimiento económico en Europa, pero no recuperación?

Haydee Moreyra: Desde 2009, a nivel mundial, hemos sufrido una crisis financiera que se tornó en económica y que con mayor profundidad se resintió en Europa. Lo que hemos estado viendo por las estadísticas es que las economías, particularmente las europeas han caído lo más profundo que se puede registrar hace dos años. Ya empezamos a ver, no obstante, señales de crecimiento, algunos eran nulos, y algunos caídas del Producto Interno Bruto (PIB).

Sin embargo, esto no quiere decir que ya se haya recuperado todo lo que perdió a partir de la crisis de 2009. Encontramos países que todavía están rezagados en muchos indicadores como deuda, empleo, finanzas públicas, déficit, etc. Si bien ya empezamos a ver algunas señales de mejora en estos indicadores, no significa que ya hayamos alcanzado los niveles pre-crisis.

ESSL: En los últimos años vimos cómo la cohesión de la Unión Europea se ha visto estremecida por esta crisis. ¿Cuál es su estado actual?

HM: Por las diferencias que existen en las economías que la integran, los países europeos tienen problemas muy diferentes entre ellos, y algunos incluso no tienen problemas, y otros están en situaciones muy particulares.

Al principio habíamos visto que todos enfrentaban casi la misma problemática de déficit y deuda, pero lo que vemos actualmente es que cada país ha tratado de resolver esos problemas, y éstos son ya estructurales. Los problemas de España son muy diferentes a los que está teniendo Grecia, o los que ahorita tiene Portugal, y nada que ver con el crecimiento y bonanza que se está viendo en Alemania.

Es por eso que las medidas que pueda implementar el Banco Central Europeo o la misma Comunidad Europea son medidas paliativas en un sentido muy general, pero que no necesariamente van a resolver todos los problemas estructurales de cada una de las economías que lo integran.

ESSL: ¿Qué medidas generales se implementarían?

Por ejemplo, una de las mayores preocupaciones de Europa es la deflación, que bien podría ser una medida paliativa como plantear políticas monetarias expansivas, pero por ejemplo, esto no beneficiaría a Alemania. Una medida de política monetaria universal o de esa índole podría verse como algo beneficioso, aunque para algunos países esto no sería bueno.

Una política implementada que le ha hecho un bien a todos es la consolidación fiscal, de reducción de déficit, y todas esas medidas que hacen que los gobiernos se aprieten el cinturón y gasten menos. Fue necesaria y tuvo éxito en su momento.

ESSL: ¿Cómo le va a las industrias en este año, particularmente la manufactura en países como Alemania o Reino Unido?

HM: Específicamente por país dentro de la región europea, y en especial Alemania, sí tienen una buena perspectiva de crecimiento, sobre todo en la manufacturera. Se trata de un país totalmente industrializado, intensivo en capital, con mucha inversión en tecnología; y en una situación en la que el mundo está creciendo, poder tener mercados de hacer la venta de todos estos productos.

Sin embargo, no necesariamente tiene que ser así para la industria manufacturera de otros lugares como España o Italia. Todavía puede haber problemas, no en la industria, pero sí dentro del sector financiero, en el mismo financiamiento, en donde todavía el crédito está muy restringido y que esto pudiera traer tasas de interés más altas e impedir que estas empresas crezcan como quisieran.

ESSL: ¿Cómo será la posición de la comunidad europea frente a la apertura del sector energético mexicano?

HM: Sí es una ventana de oportunidad. Hay mucho interés en el mercado energético, sobre todo por parte de Inglaterra, Alemania, Francia, países poderosos, con mucha inversión y que de alguna u otra manera han manifestado interés en participar en este sector.

Si veo que para este año hubiera más diversificación de la inversión extranjera directa, no sólo de Estados Unidos, pero complementado con inversiones europeas.

Los países más interesados son Alemania, Inglaterra y Francia, pero al mismo nivel observo el mismo interés de Rusia y China, sobre todo éste último, quien ha expresado a favor por casi una década que México abra la industria energética a la inversión privada. Vendrá una variedad interesante de inversiones no solamente de Europa, sino de todo el mundo.

ESSL: Luego de haber sido uno de los puntos más representativos y difíciles durante la crisis europea, ¿cuál es la situación actual y perspectiva de Grecia?

HM: Es complicada porque no ha resuelto su problema de deuda, y tampoco tiene mucha alternativa. Durante los últimos dos años, particularmente el año pasado, hizo bastantes esfuerzos por tratar de reducir el gasto superfluo. Inclusive hicieron medidas presupuestarias muy restrictivas que encogieron al gobierno, muy al estilo de de España, todas las medidas para evitar gastos excesivos.

Pero ahora llegaron a un momento en el que faltan los ingresos, es la parte que parece que aún no pueden resolver. Grecia tiene una industria turística importante, pero tengo dudas sobre si esto le alcance para revertir, al menos en este año, todo lo que le falta.  Puede seguir reduciendo gasto, pero esto después puede ser contraproducente porque ya no tiene políticas de combate a la pobreza, desigualdad, para proyectos de infraestructura que se necesitan.

No pueden reducir tanto el gasto, lo que necesitan es seguir generando ingresos, y para esto se necesita una industria y ser productivo, y eso es lo que no se ha atendido en Grecia, y no veo que se pueda resolver en el corto plazo.

ESSL: En una aproximación calculada o aventurada, ¿en cuánto tiempo estaría despegando Europa nuevamente?

HM: Esa pregunta es difícil de contestar, sobre todo porque si las cosas se mantienen como están, es decir, no se presentan problemas adicionales, estaríamos esperando a que en un periodo de tres a cuatro años, en general como región, ya empiece a haber esa recuperación en los niveles pre crisis.

Alemania ya está mostrando este crecimiento, pero yo hablo de países como España, Francia, Italia, que están posicionados de cierta manera, que están trabajando y se nota su crecimiento.

Países como Portugal, Turquía, Grecia, Finlandia, que están incluidos y que no necesariamente van a recuperarse en ese periodo y quizá se alargue un poco más. Lo preocupante es que empiezan a haber problemas adicionales a los que ya hay.

ESSL: En la reciente visita del primer ministro italiano, Enrico Letta, se firmaron algunos convenios comerciales. ¿Qué otros países se perfilan para entablar o rescatar relaciones comerciales con México?

HM: Afortunadamente, México es uno de los países que tienen más tratados comerciales, incluyendo la Unión Europea. Los convenios que se han hecho bien reafirman ese vínculo con las naciones con las que se tiene el convenio, pero no necesariamente esto se ve reflejado cuando uno ve la balanza comercial, y sigue habiendo déficit con otros países y dependencia comercial con los Estados Unidos.

Yo esperaría más interés de Alemania, Francia, España, Italia, pero aunque se podría cumplir con la Reforma Energética, pero el decreto entre dos mandatarios no tiene que verse reflejado en la balanza comercial. Hay que dar un paso más allá del tratado; virar la visión a la hora de hacer los tratados comerciales.

Hay un interés de muchos países por mantener y fortalecer las relaciones comerciales con México, pero sí creo que hay una tarea pendiente de qué tipo de productos y nexos con estos socios.

He observado también que en este sexenio, la visión o intención desde un principio era la de ya no seguir dependiendo del comercio bilateral con EU y nosotros; sino ampliarlo y diversificarlo. Y me parece una buena idea, porque también es importante que se refleje en la balanza comercial.

Por Gustavo Pérez Ramírez.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*