Home || Nuestro país || Río Atoyac desaparece

Río Atoyac desaparece

Termina tarea del Río Atoyac, Profepa demanda ampliarla.Río Atoyac. Imagen: Twitter @JorgeFaibre

jueves 3 de marzo de 2016

La imagen dejó sorprendidos a los lugareños, quienes dejaron de observar el caudal de agua, para solo encontrar un largo camino de piedras, raquíticos charcos y apenas manchas de humedad, tras la deseaparición del río Atoyac.

Ciudad de México.- Un río desapareció por primera vez en México, ante el drama que esto significa para familias e industria que dependían de su caudal.

Se trata del río Atoyac, ubicado en el estado de Veracruz, que de manera inusitada desapareció, dejando de ser referencia en la orografía de la República Mexicana.

El río alimentaba las cascadas de Atoyac, las cuales alcanzaban una altura de ocho metros de alto, las cuales provocaban vegetación tipo selva media baja.

Irónicamente, Atoyac proviene del náhuatl y significa “en el río” y de acuerdo a una publicación dada a conocer en 2013, año en que se vivió la polémica por el proyecto “Bandera Blanca”, que buscaba realizar la extracción de agua de este río, por el corrían cerca de 25 mil litros de agua por segundo.

“La cuenca del Atoyac ha proveído de agua, riqueza y vidas por más cien años de agricultura cañera al estado de Veracruz. Pedirnos hoy que entreguemos nuestra última fuente de agua limpia significa matarnos como comunidades e individuos. El nacimiento del río Atoyac se mantiene limpio gracias al trabajo de conservación que han realizado nuestras comunidades durante muchos años de lucha por la limpieza del cauce del río”, citaba una petición lanzada en 2013, en donde se buscaba cancelar la construcción del proyecto de extracción de agua.

Datos de la agencia EFE refieren con base en testimonios, que “el lunes nos dimos cuenta de que dejó de correr el agua, por lo que al ir a revisar nos encontramos con un hoyo que provoca que el agua ya no corra en su cauce”.

«No queda más que rezar; no sabemos qué nos espera. La Biblia dice muchas cosas. Nosotros hemos sobreexplotado el río y ahora nos está cobrando», complementó el testimonio recogido por la agencia.

Y el testimonio no vacila, apenas en diciembre de 2015, 27 empresas que se encuentran instaladas en la cuenca del Atoyac, fueron clausuradas por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), en coordinación con la Comisión Nacional de Agua (Conagua).

Anteriormente, en octubre de ese año, la Profepa presentó una acción colectiva en contra de 38 municipios, acusados de contaminar el río, al vertir en el aguas residuales sin haber sido tratadas.

En esa demanda, se aseguraba que en los 200 kilómetros del río, se vertían 146.3 toneladas diarias de materia orgánica, 62.8 toneladas de sólidos suspendidos y 14.7 toneladas de nutrientes conformados por materia orgánica, principalmente.

Aunado a esto, también se desechaban, diariamente, 0.14 toneladas de metales pesados como plomo, cromo, cadmio, cobre, mercurio, níquel y zinc; además de 0.09 toneladas de compuestos orgánicos tóxicos, además de contaminación microbiológica variada por las descargas residuales provenientes de procesos industriales y asentamientos humanos.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*