Home || Hasta el momento || El duro camino de los candidatos independientes a la presidencia

El duro camino de los candidatos independientes a la presidencia

El duro camino de los candidatos independientes a la presidencia para poder cumplir con los requisitos del INE y aparecer en las planillas de votaciones.
El duro camino de los candidatos independientes a la presidencia / Cuartoscuro

martes 14 de noviembre de 2017

Ser presidente en México es el sueño de muchos políticos y ahora también de otros personajes que buscan aprovechar las nuevas oportunidades que marca la ley electoral, para competir bajo el signo de independientes en la búsqueda de la silla presidencial.

Sin embargo, todo parece indicar que el sistema ha preparado el camino para que sea casi imposible poder cumplir con los requisitos que pide el Instituto Nacional Electoral (INE) y poder aparecer en las planillas de votaciones.

Ciudad de México.- Las ganas de cambiar al país pueden motivar a algunos ciudadanos con poca formación partidista, acercarse a la política y tratar de ocupar un sitio en los cargos de elección popular y tratar de ejercer una presión desde dentro para corregir los errores y vicios que imperan en el sistema mexicano.

En este caso y de manera inusitada, para las elecciones presidenciales del 2018 el INE aprobó que 40 aspirantes intenten recabar 866 mil 593 firmas válidas, el equivalente al 1 por ciento del padrón electoral, para poder competir como candidato independiente en julio de 2018.

De acuerdo al INE, “a partir de 2014 se integró la figura de candidatos independientes lo que da valor a la participación democrática” y los define como aquellos “ciudadanos que sin estar afiliados a algún partido político contienden por cargos de elección popular”.

Entre los personajes más populares se encuentran Pedro Ferriz de Con, Margarita Zavala, Armando Ríos Piter, Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco” y María de Jesús­ Patricio “Marichuy”, la candidata indígena apoyada por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).

Esto te puede interesar: Ya está lista la aplicación para candidatos independientes; así es cómo funciona

Solo el 1 por ciento del padrón electoral

Todo suena como la gran oportunidad para la ciudadanía de ser verdaderamente representados por algún personaje más cercano a la sociedad; sin embargo, este proceso tiene un lado oscuro que demuestra que la democracia electoral no es para todos.

De acuerdo a un análisis que realizó el sitio Sin Embargo, en este proceso “El Bronco” es el que más avance tiene con el 12 por ciento de la suma requerida y un promedio de 4 mil  firmas diarias.

En este caso, para conseguir las 866 mil 593 firmas válidas, el actual gobernador de Nuevo León, que llegó a ese puesto también por la vía independiente, necesitará 7.2 meses para juntar esta cifra, pero el plazo termina el 19 de febrero de 2018, es decir solo cuentan con 127 días.

En el caso de Margarita Zavala, la segunda en la lista con apenas el 10.1 por ciento del total requerido, tardaría los mismos 7.2 meses para lograrlo.

En el caso de Marichuy, lleva 28 mil 411 firmas recabadas con un promedio de mil 92.7 diarias, pero necesitaría 2 años y 2 meses para lograr la meta requerida.

La lucha contra los millones partidistas

Y suponiendo que puedan cumplir con este primer requisito, ya como candidatos tendrán acceso a apenas a 42 millones 963 mil 322 pesos que se repartirán entre todos los independientes; en contrastes con los 2 mil 148 millones de pesos que tendrán los partidos políticos para la campañas electorales, según cifras del propio INE.

A esto hay que sumarle que los independientes no tienen bases de apoyo, estructuras de militantes ni podrán tener presencia en todo el país, lo que complica aún más su sueño de ser presidentes, que a estas alturas ya parece una pesadilla para varios.

 

 

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Daniel Higa Alquicira

Daniel Higa Alquicira
x

Check Also

El hombre somnoliente

El hombre somnoliento

La sociedad que alguna vez se jactó de gozar del esplendor de la lucidez, de haber dejado atrás el oscurantismo del Medioevo, se redujo a una masa adormecida que deambula entre la realidad y el sueño, entre la verdad y la mentira.