Home || Hasta el momento || Cancelación del aeropuerto en Texcoco ¿capricho o necesidad?

Cancelación del aeropuerto en Texcoco ¿capricho o necesidad?

Texcoco_NAIM
Cancelación del aeropuerto en Texcoco ¿capricho o necesidad?/Bloomberg

viernes 26 de abril de 2019

A pocos días de que inicien los preparativos para la construcción del aeropuerto en Santa Lucia, la SCT revela las causas de la cancelación del aeropuerto en Texcoco. ¿Un capricho o una necesidad del nuevo gobierno?

 

La polémica decisión de cancelar el aeropuerto de Texcoco volvió a acaparar titulares a inicios de semana cuando se dio a conocer que la existencia de un cerro, no contemplada en el presupuesto inicial para proyecto, elevaría el costo en un 11.7 por ciento.

Según el gobierno federal, la decisión no fue tomada a la ligera y, aprovechando la reunión con medios en su conferencia mañanera, el presidente Andrés Manuel López Obrador, promovió una exposición en la que se detallaron los motivos y fundamentos para cancelar el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAIM).

El encargado de explicar las causas, ambientales, urbanas, sociales, técnicas, de planeación, económicas y financieras, así como de procedimiento y judiciales, fue el Secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT), Javier Jiménez Espriú.

También te puede interesar: La carta de defunción del NAIM; crónicas de una muerte anunciada

«Omitieron la seguridad y los derechos de la población local… era una inversión exagerada para un país con las carencias que tiene México», dijo Espriú al hacer referencia a que el costo original del NAIM se elevó considerablemente debido a cambios constantes en la planeación del aeropuerto, dando como resultado el que se solicitará más dinero para su construcción.

La polémica del Lago Nabor Carrillo

El funcionario recalcó que los análisis ambientales estuvieron alejados de una lógica regional y más bien se buscó fragmentar las obras para ocultar y disimular los impactos que la obra tendrían en la zona. Añadió que «esta transformación se estaba organizando sin la autorización correspondiente en materia de impacto ambiental», señalando que una de las áreas más afectadas sería el Lago Nabor Carrillo, mismo que se tenía planeado se convertiría en una laguna de regulación, formada por aguas residuales.

Sobrepoblación del área y escasez de agua

Pero el problema no sólo era el impacto ambiental Espriú añadió que la construcción del aeropuerto en Texcoco provocaría una sobrepoblación de 3 millones de personas en una zona que ya sufre de falta de agua. De igual forma comentó que hasta el momento de su cancelación, no se tenía contemplado un plan para dar servicios básicos a los nuevos residentes de la zona, por lo que probablemente se generaría una escasez de agua, misma que se acrecentaría por  la pavimentación y entubamiento de 200 kilómetros de cauce que habría afectado el ciclo hidrológico de nueve ríos.

Artículo relacionado: Se le complica a AMLO el camino para cancelar el NAIM

Sin acuerdos de colaboración entre la CDMX y el Edomex

La falta de comunicación entre vecinos se presentó como otra complicación. La participación de las autoridades locales de la Ciudad de México y el Estado de México para construir la infraestructura necesaria que comunicara la capital del país con el aeropuerto de Texcoco, era la gran ausente.

«Contar con la participación de las autoridades locales de la Ciudad de México así como del Estado de México para construir la infraestructura necesaria para comunicar la capital del país con el aeropuerto de Texcoco, no era un hecho por lo que no existió un compromiso de inversión por parte de los gobiernos locales para garantizar el desarrollo de infraestructura complementaria.»

Omisiones y errores técnicos de planeación

El ingeniero Javier Jiménez Espriú explicó que durante la planeación de la construcción se priorizaron sólo asuntos aeronáuticos y de demanda por lo que los estudios presentaron omisiones que provocaron costosos cambios,

Ejemplo de esto es que en los planes presentados sobre el NAIM se mencionaban riesgos diversos en relación con la superficie del Lago de Texcoco, cuyas condiciones físicas podían alcanzar profundidades de 40 metros, «que hacían desfavorable la construcción y el mantenimiento del inmueble».

Los malos cálculos en el presupuesto inicial

Sobre el aumento del presupuesto original, mismo que se incrementó en 305 mil millones de pesos, explicó que en un inicio se consideraba que el aeropuerto tendría una extensión de 472 mil metros cuadrados pero en el 2015 pasaron a ser 700 mil para finalmente, en el 2018, llegar a los 792 mil.

De acuerdo con un informe de Parsons, gerente del proyecto, citado por Espriú, la administración federal anterior sabía que el costo de construcción del NAIM subiría entre 16 mil y 17 mil millones de dólares. Dicho documento no se dio a conocer al que era entonces el Gobierno de transición ni a los inversionistas del proyecto.

Con esto, se señala que la construcción del proyecto violó los lineamientos de la Unidad de Inversiones de la Secretaría de Hacienda sobre la evaluación socioeconómica de los proyectos de inversión. «Por ello, Hacienda debió haber suspendido el proyecto dos o tres años antes de 2018” para evitar mayores costos al erario concluyó el funcionario.

La urgencia por contar con nueva infraestructura aérea es un hecho que no ha sido puesto en duda por la actual administración pero las formas (mediante una consulta popular), y las maneras (informando 4 meses después de frenada la obra) pareciera contradecir la apremiante necesidad por contar con una nueva terminal área. Por lo que es imperante cuestionarnos si la decisión de cancelar el aeropuerto de Texcoco ¿fue un capricho o una necesidad que respondía a la realidad del país?

Síguenos en Facebook – Twitter – Instagram – Telegram

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Joel Abraham Romero Mejia

Joel Abraham Romero Mejia
Egresado de la UNAM en la Carrera de Comunicación con especialidad en prensa escrita.