Home || Hasta el momento || Legalización de drogas en México: la peligrosa apuesta de AMLO

Legalización de drogas en México: la peligrosa apuesta de AMLO

Ejército destruye plantío de marihuana
Cuartoscuro

viernes 3 de mayo de 2019

Por el momento, en la estrategia presentada por el presidente no se detalla cuáles serían las drogas que se podrían despenalizar, sólo se dice que algunas de aquellas que actualmente son «ilícitas». 

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador buscará reformular el combate a las drogas y reducir los niveles de consumo con una estrategia que plantea despenalizar algunas sustancias que actualmente se consideran ilícitas.

El Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2019-2024, documento enviado por el Ejecutivo federal a la Cámara de Diputados, propone también que los recursos que actualmente son destinados a combatir el tráfico de drogas sean aplicados ahora en programas masivos de reinserción y desintoxicación.

Te puede interesar: Migrantes y tráfico de drogas; los dilemas de Trump en la frontera

Se trata de una peligrosa apuesta que, aseguran los analistas, podría no contar con el apoyo de la mayoría de los mexicanos, incluso entre aquellos que son incondicionales del presidente.

«La única posibilidad real de reducir los niveles de consumo de drogas residen en levantar la prohibición de las que actualmente son ilícitas y reorientar los recursos actualmente destinados a combatir su trasiego y aplicarlos en programas de reinserción y desintoxicación», se lee en el documento.

Cabe destacar que en el Plan Nacional de Desarrollo no se especifica qué tipo de drogas son las que se buscará despenalizar, sin embargo, sí se precisa que en materia de estupefacientes, la estrategia prohibicionista “es ya insostenible, no sólo por la violencia que ha generado, sino por sus malos resultados en materia de salud pública”.

Y es que de acuerdo con el texto presentado, la “guerra contra las drogas” ha escalado el problema de salud pública que representan las sustancias actualmente prohibidas hasta convertirlo en una crisis de seguridad pública.

Para el gobierno federal, en la mayoría de los países en los que esta estrategia ha sido aplicada, el resultado no se ha traducido en una reducción del consumo de estupefacientes. Por el contrario, se advierte, se “criminaliza de manera inevitable a los consumidores y reduce sus probabilidades de reinserción social y rehabilitación”.

«La alternativa es que el Estado renuncie a la pretensión de combatir las adicciones mediante la prohibición de las sustancias que las generen y se dedique a mantener bajo control las de quienes ya las padecen mediante un seguimiento clínico y el suministro de dosis con prescripción», se explica en la nueva estrategia.

Síguenos en Facebook – Twitter – Instagram – Telegram

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Erik Escudero

Egresado de la licenciatura de Ciencias de la Comunicación con especialidad en Periodismo por la FCPyS de la UNAM. Amante de la literatura, el cine y la cultura pop.