Home || Nuestro país || Hay demanda insatisfecha de métodos anticonceptivos en comunidades indígenas: especialistas

Hay demanda insatisfecha de métodos anticonceptivos en comunidades indígenas: especialistas

Imagen: cuartoscuro.com

jueves 11 de diciembre de 2014

Las mujeres están dejando de creer que deben tener todos los hijos “que Dios les mande”, pero también el cambio en el patrón reproductivo se debe a los factores económicos, pues cada vez es más costoso mantener a más hijos.

Ciudad de México.- La demanda de métodos anticonceptivos ha rebasado la oferta de los servicios de salud gubernamentales, especialmente en comunidades indígenas. De acuerdo con la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (ENADID), alrededor de un 21.5% de mujeres indígenas que quisieran utilizar un método anticonceptivo no tienen acceso a éste.

«En la población indígena se evidencia que hay una mayor demanda insatisfecha en el acceso a los anticonceptivos. La demanda insatisfecha es un indicador demográfico que mide la proporción de población que queriendo evitar un embarazo o postergarlo, no tiene acceso a la anticoncepción como una herramienta para que su deseo se vea cumplido»,  comentó el doctor Javier Domínguez, Jefe del Área de Salud Reproductiva del Fondo de Población de la Organización de las Naciones Unidas en México.

“Los programas de salud requieren de insumos médicos para poder concretarlos en la actividad cotidiana y cuando hablamos de programas de planificación familiar y anticoncepción, cualquier esfuerzo educativo, de sensibilización o promoción que genera demanda en la población, si no se cuenta con los insumos, pues se convierte en una frustración en la población”, explicó.

Históricamente se había pensado que existía cierta “resistencia al cambio” en las comunidades indígenas, particularmente en el control de la natalidad y la salud reproductiva, y que querían tener a los hijos que “Dios les mandara”. Actualmente, la realidad es otra y las mujeres indígenas están decidiendo cada vez más sobre sus cuerpos y el número de hijos que quieren tener.

Si bien es cierto que “hay normas culturales que plantean que las mujeres indígenas a cierta edad ya es deseable que se reproduzcan, usualmente una edad más joven que el resto de la población… también es cierto que hay un cambio en los patrones reproductivos, antes teníamos un mayor número de hijos en promedio, antes se tenían alrededor de 7 y hoy estamos hablando alrededor de 4”, de acuerdo con la doctora Lina Berrio, integrante de Kinal Antzetik, una organización que trabaja en el mejoramiento de las condiciones de salud sexual y reproductiva de las mujeres indígenas.

Las mujeres están dejando de creer que deben tener todos los hijos “que Dios les mande”, pero también el cambio en el patrón reproductivo se debe a los factores económicos, pues cada vez es más costoso mantener a más hijos.

Además de la falta de la falta de insumos en las clínicas de salud, las mujeres se enfrentan a otras barreras para ejercer su sexualidad libremente, como que el marido no está de acuerdo con que su esposa utilice un método anticonceptivo, especialmente en contextos migratorios, porque cree que así puede asegurar que su mujer no le sea infiel, explicó la doctora.

Las mujeres enfrentan estas barreras o de manera abierta, expresándole al marido que es su decisión tener hijos o no, o de manera sutil, escondiendo los métodos anticonceptivos, por ejemplo, detalló Berrio.

Existe, por otro lado, otro fenómeno que vulnera el libre ejercicio de la sexualidad de las mujeres indígenas, y es la presión del personal de salud para que las mujeres utilicen un método anticonceptivo, particularmente métodos de “larga duración”.

“Muchas mujeres están usando la oclusión tubaria bilateral (OTD), algunas por decisión propia pero otras por presión de los servicios de salud para cumplir con las metas de anticoncepción”, comentó la doctora. Incluso existen casos en los que el consentimiento informado es violado y operan a las mujeres sin decirles, o les piden que firmen la carta de consentimiento para que les coloquen el método anticonceptivo en el momento de mayor dolor en el parto, señaló.

Incluso, la doctora detalló que hay casos en Guerrero donde el personal de salud se niega a retirar el implante o el DIU a las mujeres porque “son muy caros”, obligándolas a seguir utilizando el método. Eso es discriminación porque el personal médico está decidiendo quién tiene derecho a embarazarse y quién no, afirmó.

Algunos avances

La compra consolidada de anticonceptivos, es decir, que los estados no sean los que se encarguen de abastecer los centros de salud de métodos anticonceptivos sino que se haga desde la federación, es sumamente importante y un gran avance para garantizar la oferta de estos métodos, de acuerdo con los especialistas.

“El tema de las compras consolidadas va a hacer que todos los estados puedan disponer de los insumos anticonceptivos, pero su prescripción y la operación de los programas va a depender de otros factores como la capacidad técnica o gerencial que cada estado pueda tener”, reveló el doctor Domínguez.

¿Qué se debería hacer? Programas de salud con perspectiva intercultural

Estos programas deben plantearse desde una visión de derechos, reconociendo la diversidad cultural que existe en el país y las especificidades de cada grupo y región que no necesariamente se sienten identificados con el modelo biomédico de salud, describió Berrio.

“Existen otros prestadores de salud como las parteras, los curanderos o los sobadores, los cuales deben ser reconocidos”, precisó.

La doctora explicó que la Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas establece el derecho a la salud de los pueblos desde sus propias perspectivas, lo cual debe aterrizarse a nivel local y adecuarse según las particulares de cada grupo, para garantizar la participación de los pueblos indígenas en los programas de salud.

“Por lo general el derecho a la salud no se contempla dentro de los derechos humanos”, destacó la doctora, y es un reto para las instituciones de derechos humanos garantizar el acceso a la salud considerando todos los aspectos antes mencionados, concluyó.

Por Andrea Jaramillo con información de Octavio N. Cervantes.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Qubit Works