Home || Ciencia y tecnología || Gusto por comida exótica lleva a la extinción a megafauna

Gusto por comida exótica lleva a la extinción a megafauna

Salamandra gigante china
Salamandra gigante china está en peligro de extinción. Foto: Instagram/animalobservation

viernes 8 de febrero de 2019

Algunos de los animales más grandes del mundo están en riesgo de extinción debido al gusto que tienen los humanos por la carne “exótica”, es decir, aquella que no es común o no se consume con regularidad.

Un estudio encontró que al menos 200 de las criaturas más grandes de la Tierra están disminuyendo sus números dramáticamente y más de 150 están casi borradas del planeta, según científicos.

De estos animales grandes, conocidos como megafauna, el 70 por ciento está en declive y el 59 por ciento corre el riesgo de desaparecer por completo.

El profesor William Ripple, de la Facultad de Montes de la Universidad Estatal de Oregón en los Estados Unidos y quien lideró la investigación, comentó: “Nuestros resultados sugieren que estamos en el proceso de comer megafauna hasta su extinción”.

Nueve especies de megafauna se han extinguido en general, o en la naturaleza, en los últimos 250 años. Estas incluyen dos especies de tortugas gigantes, una de las cuales desapareció en 2012, y dos de venados.

Entre los que ahora están amenazados está la salamandra gigante china, la cual puede crecer hasta seis pies de largo y es una de las tres especies vivas en una familia de anfibios que se remonta a 170 millones de años.

Este animal está ahora amenazado por la caza, el desarrollo y la contaminación, y los expertos predicen que se extinguirá en la naturaleza de forma inminente, ya que es considerada una “delicia” asiática.

El profesor Ripple agregó: “Preservar la megafauna restante va a ser difícil y complicado. Habrá argumentos económicos en contra, así como obstáculos culturales y sociales.

“Pero si no consideramos, criticamos y ajustamos nuestros comportamientos, nuestras capacidades aumentadas como cazadores pueden llevarnos a consumir gran parte de la última megafauna de la Tierra”.

Los mamíferos y peces que pesan al menos 100 kilos y los anfibios, aves y reptiles que inclinan la balanza a un mínimo de 40 kgs se consideraron megafauna.

Los animales más grandes tienden a tener vidas más largas, períodos de gestación más largos y más tiempo antes de alcanzar la madurez sexual y dependencia de las generaciones anteriores. Esto disminuye la velocidad de reproducción y las generaciones tardan décadas, no días, como ocurre con algunos insectos.

Esto hace que la adaptación a través de la evolución sea un proceso lento y desafortunado para las especies que esperan evitar la extinción.

Durante los últimos 500 años, la capacidad de los humanos para matar a estos animales a una distancia segura se ha vuelto altamente refinada. Esto ha coincidido con el dos por ciento de las especies de megafauna que se han extinguido.

Para la investigación se analizaron casi 300 especies de megafauna: como elefantes, jirafas, ballenas, vacas, ciervos y tigres.

El profesor Ripple comentó que: “la cosecha directa para el consumo humano de carne o partes del cuerpo es el mayor peligro para casi todas las especies grandes con datos de amenazas disponibles.

“Por lo tanto, minimizar la matanza directa de estos animales vertebrados es una táctica de conservación importante que podría salvar a muchas de estas especies icónicas, así como a todas las contribuciones que hacen a sus ecosistemas”.

A lo largo de toda nuestra historia, los humanos y otros homínidos han matado selectivamente a los mamíferos más grandes.

El estudio fue publicado en la revista Conservation Letters.

 

También te puede interesar: Tormenta en Canadá: ¿Qué es la lluvia congelada y en qué se diferencia del aguanieve?

 

Síguenos en Facebook – Twitter – Instagram – Telegram

 

 

 

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Hector Moreno