Home || Mundo || Desmantelar la UE «no es una opción», responde Bélgica a Reino Unido

Desmantelar la UE «no es una opción», responde Bélgica a Reino Unido

Banderas de Reino Unido y la Unión Europea en Londres/ Imagen: EFE/Andy RAin

miércoles 11 de noviembre de 2015

Luego que el primer ministro británico David Cameron exigiera reformas para continúan en la Unión Europea, gobiernos de otros países le responden que el debate para mejorar es bueno, pero advierten que desmantelar el bloque “no es una opción”.

Bélgica/Reino Unido (elsemanario.com).- Bélgica respondió de manera diplomática pero contundente a las pretensiones de Reino Unido de que la Unión Europea impulse una serie de reformas. Celebró la propuesta pero fue tajante al advertir que desmantelar el bloque regional “no es una opción”.

Así lo afirmó el primer ministro belga Charles Michel, quien se expresó satisfecho de la postura de Londres, pero fue contundente al asegurar que el debate propuesto irá en buena dirección sólo si trae como resultado la consolidación de una UE “mejor y más eficiente”.

Sin embargo, Michel puntualizó que si se encamina a desmantelar el grupo de los 28, entonces no es una opción, su propuesta sería “inaceptable”.

No obstante, señaló que el pliego de propuestas presentado por su homólogo británico, será la base de las discusiones en las próximas semanas y meses.

Las declaraciones del gobierno belga se dan luego que el primer ministro de Reino Unido, David Cameron presentara un pliego de cuatro puntos que reclama reformas a la Unión Europea para apoyar la permanencia del país en el bloque regional, previo a que se celebre un referéndum.

También el Gobierno de República Checa, advirtió a los británicos sobre sus demandas, en particular la referente a la migración, recordándole a Cameron que la libertad de movimiento en territorio comunitario es una premisa fundamental.

El primer ministro checo, Bohuslav Sobotka, afirmó que el derecho de los europeos de “vivir y trabajar en cualquier lugar de la UE es absolutamente fundamental”, es parte de su historia.

Al respecto, la propia Comisión Europea se pronunció al señalar que algunos de los puntos propuestos por David Cameron, para reformar la Unión Europea son “muy problemáticos”.

La portavoz de la Comisión, Margaritis Schinas, se refirió concretamente a las propuestas que limitarían el principio de libre circulación por los países miembros si se permite que Londres impida a los migrantes de otros socios comunitarios acceder a beneficios sociales durante un período concreto.

Cameron pone condiciones para continuar en la UE

Con un discurso y con una carta enviada al presidente del Consejo Europeo Donald Tusk, el primer ministro británico dio inicio formal al proceso de negociación con la UE y en la que presentó las exigencias con las que buscará dialogará para evitar que el Reino Unido salga del grupo delos 28.

El primer punto expuesto por Cameron reclama la protección al mercado único que garantice el justo comercio entre países que pertenecen al bloque y los que no. Su objetivo es que los países que no pertenecen a la Zona Euro (como Reino Unido) tengan garantizado el acceso al comercio con los países que usan la moneda común.

El segundo punto pide una mayor competitividad del bloque en todos sus negocios, algo que debe estar “en el ADN” de un bloque que tiene que competir cada vez más con China o los demás BRICS.

En la tercera exigencia, el líder británico pide para su país el derecho “vinculable e irrevocable” de apartarse del objetivo de una mayor integración entre los miembros de la UE. “Tenemos otra visión de Europa”, afirmó.

El cuarto punto refiere al carácter migratorio, exigiendo un mayor control de la inmigración comunitaria al Reino Unido, así como limitantes para las ayudas sociales que se otorgan a los ciudadanos.

Un paso para bloquear el libre tránsito en Europa

El último punto es el más controvertido, pues implica que los europeos pertenecientes a uno de los 28 países miembros de la UE que migren al Reino Unido no puedan reclamar beneficios sociales mientras estén buscando trabajo.

Además, establece que los que no encuentran empleo en seis meses pueden ser obligados a repatriarse, y los que quieran recibir ayuda deberán antes vivir en el país y contribuir durante cuatro años.

Según algunos medios británicos, la intención de Cameron es restringir a los inmigrantes reclamar beneficios sociales y para menores antes de los cuatro años, sólo otorgando ayuda a los trabajadores que ya tributan en el país.

El premier ministro británico expresó su confianza en lograr sus objetivos, pero aclaró que quiere que las reformas “sean legalmente vinculantes e irreversibles”, y que no se limiten a “buenas palabras”.

Los cambios pretendidos, según Cameron, son imprescindibles para que los británicos voten a favor de seguir en la Unión Europea en el referendo previsto para finales del 2017.

Lo que sigue ahora es una serie de reuniones bilaterales que se adelantaran entre el 17 y el 23 de noviembre y en las que el gobierno británico tratará de buscar apoyo necesario, antes del debate a fondo que se dará en la reunión del Consejo Europeo previsto en diciembre.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*