Home || Mundo || Cambio presidencial en Argentina, a tres días llena de conflictos

Cambio presidencial en Argentina, a tres días llena de conflictos

El cambio de gobierno en Argentina sigue en medio de una batalla política entre la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el presidente electo, Mauricio Macri/Imagen: AFP

lunes 7 de diciembre de 2015

El cambio de estafeta en la presidencia argentina es el próximo jueves y aún no está claro cuál será la sede del acto protocolario, mientras continúan los intercambios de acusaciones por agresiones entre el gobierno entrante y el saliente.

Buenos Aires (elsemanario.com).- En Argentina las cosas parecen no bajar de tono, desde las elecciones generales celebradas el pasado 22 de noviembre, las cosas se han mantenido en un constante intercambio de acusaciones entre el gobierno saliente y el entrante.

El último capítulo fue una discusión telefónica entre la mandataria argentina Cristina Fernández de Kirchner y el presidente electo Mauricio Macri, a sólo tres días de la asunción de éste último y se dé el cambio de gobierno.

Lejos quedó aquel primer intercambio de expresiones entre ambos personajes el día de los comicios en donde Fernández reconoció el triunfo de Macri y lo felicitó, invitándolo a trabajar por el bienestar de Argentina.

Hoy no está claro dónde será el cambio de traspaso de poderes. Por un lado, el líder conservador desea que se realice en la Casa Rosada, pero la mandataria saliente sugiere que sea en el Congreso argentino donde el presidente electo jure su cargo. Lo que sí está claro es que no hay acuerdo, sólo intercambio de gritos, acusaciones y un país que queda en medio de una disputa política.

Cristina Kirchner, se va pero asegurándose que no la olviden

El más reciente enfrentamiento entre Cristina Fernández y Mauricio Macri, parece más salido de un drama que de una transición presidencial. La mandataria saliente no está a dispuesta a irse sin antes dejar una huella muy difícil de borrar. Acusó al político conservador de “maltrato personal”.

En un texto publicado en su página personal y en una cadena de mensajes en su cuenta oficial de Twitter, la mandataria acusó que Macri le habló por teléfono para exigirle que el traspaso presidencial sea en la Casa Rosada, porque es “su ceremonia” y de no hacerlo, “la Corte Suprema de Justicia de la Nación le iba a entregar los atributos porque ya lo había consultado”.

A lo que Cristina Fernández, en sus mensajes, cuestionó el origen de tanta agitación por “algo tan simple como una trasmisión de mando”. Incluso expresó que el “maltrato de esa llamada telefónica que me hiciera el presidente electo me resultaba inexplicable y casi increíble”.

«Cuando logré que me dejara hablar (…) tuve que recordarle que más allá de nuestras investiduras, él era un hombre y yo una mujer, y que no me merecía que me tratara de esa forma. (…) Le recuerdo tres cosas: la primera, que no soy su acompañante. La segunda, que el 10 de diciembre no es su fiesta de cumpleaños, sino el día que asume como presidente de todos los argentinos. La tercera, que no pienso seguir tolerando en silencio, como hasta ahora, el maltrato personal y público que viene dispensando».

“Cristina Kirchner no se va discretamente”, dice el NYT

Diversos medios han señalado que la presidenta argentina tiene la firme intención de irse pero dejando un recuerdo, para muchos duro, donde lejos de preparar una transición, más pareciera “una muestra final de sus músculos”.

Así lo define The New York Times en un artículo publicado en su edición de este lunes, en el que habla sobre la postura reacia que ha tomado la Cristina Fernández durante sus últimas semanas como jefa del Estado.

El articulo resume:

Después de ocho años como presidente, Cristina Fernández de Kirchner limpiará el jueves su oficina en el palacio de gobierno. Pero lejos de preparar el terreno para Mauricio Macri -el Presidente electo-, está obstruyendo la transición en una muestra final de músculo”.

En días previos, la agencia AP, había citado a Macri quien acusó que Kirchner “en lugar de salir por la puerta grande, elige salir por la puerta chica”. Argumentaba en su momento que la postura de la mandataria sólo perjudica a “todos los argentinos”.

“Si no hay acuerdo por el traspaso, le voy a dejar el bastón a la Virgen de Luján”

Así lo expresó el orfebre encargado de elaborar uno de los afiches presidenciales, quien se cansó de la pelea entre Cristina Fernández y Mauricio Macri.

Se trata del orfebre Juan Carlos Pallarols, que desde el regreso a la democracia con Raúl Alfonsín en 1983 lleva confeccionando los bastones de mando que se entregan a los presidentes en el traspaso de poder.

En una nota de la BBC que cita a Pallarols, el orfebre señala que aún no sabe a quién se lo va a entregar.

Me parece un juego de adolescentes, me pone triste porque esto no es serio”.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*