Home || Hasta el momento || Ellos son los testigos clave que hundieron al Chapo

Ellos son los testigos clave que hundieron al Chapo

Estados Unidos negó reducir la seguridad en la celda de “El Chapo” Guzmán por temor a que estrangule a su abogado
Juicio contra “el Chapo” en EU / Reuters

martes 12 de febrero de 2019

Durante las largas semanas que duró el juicio contra Joaquín Guzmán, la Fiscalía llamó a decenas de testigos que relataron la forma en que operaba El Chapo, sus supuestos vínculos con funcionarios mexicanos y los asesinatos que habría ordenado. 

Cuatro meses duró el juicio en contra de Joaquín “El Chapo” Guzmán, quien alguna vez fuera considerado el capo de la droga más poderoso del mundo. Durante las semanas que duró el mediático juicio en su contra, exsocios, distribuidores y una expareja sentimental de Guzmán declararon como testigos en su contra.

Ellos hundieron legalmente a El Chapo.

Te puede interesar: Termina el “juicio del siglo”: Joaquín Guzmán es encontrado culpable de todos los cargos en su contra

Jesús “Rey” Zambada

Uno de los testigos clave en contra del presunto líder del Cártel de Sinaloa fue el hermano menor de “El Mayo” Zambada, encargado de representar al cartel sinaloense en la Ciudad de México. Fue el primer testigo de la fiscalía y aseguró que la red de poder del Chapo se extendía desde Colombia hasta Nueva York.

Rey Zambada dijo que el capo sobornó durante años a gobernadores, generales y policías en México.

Miguel “El Tololoche” Martínez

El supuesto expiloto del cartel de Sinaloa dijo que trabajó para Guzmán durante 12 años, entre 1986 y 1998, tiempo en el que su función era comunicarse con carteles colombianos, recibir los cargamentos de droga y enviarlos a EEUU.

Este piloto aseguró que el cártel de Sinaloa trasladaba droga usando 10 aviones y describió algunos de los lujos del capo como una casa “en cada playa”, al menos cuatro jets en los que transportaba millones de dólares, un yate llamado ‘El Chapito’ y un zoológico en un rancho de Guadalajara.

Juan Carlos ‘Chupeta’ Ramírez Abadía

Se dijo proveedor de cocaína de Guzmán y es conocido como un temido exlíder del cartel del Norte del Valle de Colombia. Su testimonio fue uno de los más duros, ya que describió más de 150 asesinatos en los que estuvo relacionado el capo mexicano.

“Chupeta”, cuyo rostro ha quedado desfigurado tras numerosas cirugías plásticas, describió la alianza entre los carteles de Colombia y México en la década de 1990, cuando los mexicanos eran solo “transportistas” que se limitaban a cruzar cocaína a EEUU y recibían una parte de los cargamentos.

Dijo que Guzmán se destacó porque pasaba mercancía más rápido que otros gracias a varios túneles a lo largo de la frontera entre California y México.

Germán “Barbas” Rosero

Operaba como enlace en México del cartel colombiano del Norte del Valle y es señalado como uno de los narcos colombianos más cercanos a Guzmán, padrino incluso de uno de sus hijos.

Dio detalles sobre las transacciones por millones de dólares que realizaba Guzmán, también habló sobre las reuniones que mantuvo con él en las montañas y el método que usaba para pagarle a sus socios sudamericanos.

Relató que colaboró en 2003 en el traslado de entre 10 y 12 toneladas de cocaína, con una ganancia de $90 millones.

Tirso “El Futbolista” Martínez

Este hombre dijo haber operado como exdistribuidor de drogas en Estados Unidos y aseguró que El Chapo contaba con un sistema de tráfico de drogas mediante trenes. A él se le apoda el futbolista porque con el dinero que obtuvo de estas transacciones compró varios equipos de fútbol profesional.

Los trenes de carga del capo, dijo, llegaban hasta las ciudades de Los Ángeles, Chicago y Nueva York.

También aseguró que por órdenes de de Guzmán él coordinó envíos de más 50 toneladas de la droga valoradas en unos 800 millones de dólares en Estados Unidos.

Jorge Cifuentes Villa

Villa se dijo un proveedor colombiano de cocaína para el cártel sinaloense y describió que la influencia de Guzmán llegaba a Petróleos Mexicanos (PEMEX). El testigo dijo que Guzmán tuvo una reunión con ejecutivos de la estatal para discutir el traslado de cargamentos de cocaína ocultos en buques petroleros desde Ecuador y hasta un puerto de Michoacán.

El plan, sin embargo, nunca se habría llevado a cabo.

Pedro Flores

El supuesto exdistribuidor de droga en Chicago fue el único testigo que declaró en inglés. Dijo que pasó varios años como traficante en EU de droga del cártel de Guzmán, junto a su hermano gemelo Margarito.

Según su testimonio, llegaron a ser miembros claves de la organización, pero la sociedad con el cártel concluyó en el 2000, cuando traicionaron a sus jefes y se entregaron a las autoridades estadounidenses como informantes.

Vicente “Vicentillo” Zambada Niebla

Probablemente uno de los testigos más importantes del juicio, el hijo de “El Mayo Zambada”, fue el exoperador financiero del cartel de Sinaloa.

Su testimonio fue clave y es considerado como uno de los que más daño causaron a la defensa de El Chapo. El relató a detalle la huida de su “compadre” del penal de Puerta Grande en 2001, también habló de cómo su padre inició los negocios con Guzmán, sobre los sobornos que repartían y de los problemas que tuvieron con los hermanos Carrillo Fuentes.

Dijo que en una de las reuniones que sostenían los capos del cartel, en una de las cuales participaron funcionarios de PEMEX y políticos mexicanos. Con los sobornos millonarios pudieron usar a la Policía Federal para que se enfrentara con los pistoleros de dos organizaciones rivales, los clanes de los Beltrán Leyva y los Carrillo Fuentes.

Christian Rodríguez

Uno de los testigos más jóvenes, Rodríguez operó como técnico en sistemas de computación del cartel de Sinaloa

Con su colaboración, se lograron recabar unas 1,500 comunicaciones sobre actividades relacionadas con el narcotráfico, la defensa del territorio del cartel y varias charlas escritas con su esposa Emma, en las que ella parece alertarlo sobre la presencia de militares.

Rodríguez, colombiano de 32 años, dijo que instaló un sistema de comunicación privado que usó el cartel y terminó entregando todos esos mensajes al FBI. Ese mismo programa fue utilizado por El Chapo para interceptar las comunicaciones de sus cercanos en busca de traidores.

Alex Cifuentes Villa

Villa operó como enlace entre el cártel de Sinaloa y el de los Cifuentes Villa. Reveló que el capo se escondía en las montañas, protegido por decenas de pistoleros. Acudían, dijo, sus mujeres para visitarlo y allí mismo realizaba fiestas extravagantes.

También narró las persecuciones del Ejército que se acercaba más y más a los rastros de El Chapo.

Pero eso no fue todo. Su hermano menor, Jorge Cifuentes Villa afirmó que el expresidente mexicano Enrique Peña Nieto solicitó a “El Chapo” un pago de 250 millones de dólares para su campaña política, pero aseguró que solo le dieron $100 millones.

El exmandatario aún no ha comentado al respecto, pero dichas afirmaciones fueron algunas de las más sonadas durante el juicio de Guzmán.

Lucero ‘La Chapodiputada’ Sánchez

Una de las muchas examantes de Guzmán, ella fue proveedora de marihuana para el cártel de Sinaloa y fue también legisladora local en Sinaloa.

Ella dijo que Guzmán se aprovechó de su relación amorosa para pedirle que traficara marihuana y lavara dinero para su organización criminal.

“Hasta el día de hoy yo estoy confundida porque creía que era una relación de pareja”, expresó Sánchez, conocida como “La Chapodiputada”.

Dámaso “El Licenciado” López

El operador financiero del cartel de Sinaloa y uno de los criminales más temidos de la organización. También considerado por muchos como el brazo derecho de Guzmán y su sucesor al frente del cártel, el Licenciado mostró el lado más sanguinario del capo mexicano.

Habló de al menos seis asesinatos de rivales y traidores –incluyendo su propio primo– que habrían sido ordenados por Guzmán.

Él afirmó también que la esposa de su “compadre”, Emma Coronel,  fue quien coordinó la fuga del capo de la prisión del Altiplano en México, y culpó a los hijos del mafioso del crimen del periodista Javier Valdez.

Isaías Valdez Ríos

Finalmente, Ríos dijo haber sido guardaespaldas y piloto de “El Chapo”. Fue el último testigo de la Fiscalía y contó los detalles de tres asesinatos que habría cometido Guzmán hace una década.

Dijo que se trató de miembros de cárteles rivales a quienes asesinó de un tiro en la cabeza, sólo después de interrogatorios y salvajes.

“El señor Joaquín no dijo mucho. Simplemente se acercó, le puso el rifle en la cabeza y dijo: chinga tu madre. Y le disparó”, contó sobre el crimen de un integrante del cartel de Los Zetas en 2006 o 2007.

Relató que hombre le disparó con una pistola de calibre bajo. Debido a que quedó con vida, decidieron sepultarlo vivo. “Todavía la persona estaba jadeando por aire. Así es que lo tiramos al agujero y lo enterramos”, contó.

Síguenos en Facebook  Twitter – Instagram – Telegram

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Erik Escudero

Egresado de la licenciatura de Ciencias de la Comunicación con especialidad en Periodismo por la FCPyS de la UNAM. Amante de la literatura, el cine y la cultura pop.