Home || Hasta el momento || Migrantes y tráfico de drogas; los dilemas de Trump en la frontera

Migrantes y tráfico de drogas; los dilemas de Trump en la frontera

Trump y el muro
Imagen: cartel de campaña oficial America 2016 (Fuente: eBay).

miércoles 24 de abril de 2019

¿Comprometido o desesperado? Según el color del cristal con que se mire. A pesar de que el presidente Trump nos tiene bien acostumbrados a sus “arrebatos” en Twitter, sus más recientes declaraciones dan un estirón a la cuerda de la relación con México y la jala hacia el lado de la discordia.

 

Desde su llegada a Casa Blanca, Donald Trump ha mantenido una tensa relación con México, un “estira y afloja” que protagonizó con el gobierno del expresidente Peña Nieto y que mantuvo en vilo una relación comercial forjada por más de 20 años.

Sin embargo, los ánimos se calmaron con López Obrador instalado en Palacio Nacional, una “luna de miel” que con Marcelo Ebrard y José Seade en medio, evocaba a la amistad, cordialidad y buena vecindad.

Parecía que Trump se complacía con la propuesta de Obrador en materia migratoria, una cooperación en inversión enmarcada en el llamado “Plan Marshall” del sureste mexicano a favor de la generación de empleos y el desarrollo como medida de “freno” y “tapón” para el flujo de migrantes.

Sin embargo, los tiempos políticos son adversos y causan grandes oleadas difíciles de enfrentar. En su intento por mantener el timón y el mando presidencial por cuatro años más, el magnate de Casa Blanca se ve obligado a actuar y “a cualquier costo” presionar para que sus promesas de campaña se hagan una realidad.

En sus más recientes declaraciones sobre la situación en la frontera sur con México, Donald Trump vuelve a tensar la cuerda y se inclina de nueva cuenta hacia la discordia e incluso sube de tono al señalar a un presunto incidente entre soldados mexicanos y elementos de la Guardia Nacional estadounidense como estrategia de la milicia mexicana a favor y en complicidad con el crimen organizado para facilitar el tráfico de drogas.

Sin quitar el dedo del renglón sobre el tema de cierre de la frontera sur, Donald Trump no dejó de lado el tema de migración. En su mensaje condenó que una caravana de 20 mil migrantes se desplaza por México hacia Estados Unidos y anunció el despliegue de un mayor número de soldados en el borde.

“¡Mejor que no vuelva a pasar! Ahora estamos enviando soldados armados a la frontera”- Donald Trump.

La pregunta es ¿funcionará su estrategia?

El tema es que Donald Trump no sólo lidia con el flujo migratorio, la inseguridad y el tráfico de drogas en la frontera con México, problemas que desde su perspectiva se resuelven con erigir un muro; el presidente también enfrenta el riesgo de un juicio político que derivaría en su destitución y cancelaría toda aspiración de reelección.

El resultado de la investigación sobre presunta filtración rusa en las elecciones de 2016, convierten al informe de Mueller en el principal temor del Sr. Trump.

“Oh, Dios mío. Esto es terrible. Este es el final de mi presidencia. Estoy jodido” – Donald Trump.

Y es que detrás de las mofas, en las que responde brindando con un vaso de agua y una sutil sonrisa a la investigación del fiscal especial Robert Mueller, podría haber un Trump preocupado, ansioso y desesperado que recurre a las amenazas en Twitter para enviar un mensaje de dominio al electorado.

Buena o mala estrategia, sólo el tiempo y las encuestas lo dirán; lo que si es que sus tweets tienen cada vez menor efecto en los mercados y en las apreciaciones sociales y, al menos del lado mexicano, no hay quién sople la llama o estire la cuerda. La respuesta del presidente mexicano es siempre la misma: “Mantener una relación pacífica y sin caer en provocaciones.”

Pero por más acostumbrado que se esté a los mensajes polémicos de Donald Trump, sigue siendo el presidente del primer socio comercial de México, con todo y sus beneficios y riesgos. El gobierno mexicano debe de jugar bien sus cartas, respirar hondo y mover cuidadosamente sus piezas con cabeza fría y mantener equilibrada la balanza, tarea que recae en Marcelo Ebrard y José Seade.

“Asegurarle que va a haber siempre de parte nuestra una actitud responsable y de respeto al gobierno y pueblo de Estados Unidos.” – López Obrador.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Adriana Murillo

Adriana Murillo
Economista por la UNAM, coordinadora editorial de noticias en medios digitales, amante del café y con un profundo amor por México.