Home || Metrópoli || Movilidad en el DF: intentos para mitigar el problema

Movilidad en el DF: intentos para mitigar el problema

Unidad del décimo Aniversario, Metrobús. Foto: cuartoscuro.com

miércoles 12 de agosto de 2015

La ciudad de México es una de las que tiene más opciones de transporte en el país; sin embargo, esas formas de traslado se han visto opacadas por el crecimiento de la población y avances escuetos en materia de movilidad.

Ciudad de México (elsemanario.com).- La problemática de movilidad en la ciudad de México ha traído hasta nuestros días formas que intentan contenerla o mitigarla.

De este modo, las construcciones de nuevas vialidades así como nuevos medios de transporte han aparecido en la agenda de nuestra caótica ciudad.

Pero calma, que no todo tiene que ver con vehículos automotores o con vialidades innovadoras. El tiempo en que la gente se queda atrapada en el trafico, la contaminación, adoptar una nueva forma de vida y de transportarse, la afición por el deporte, y por qué no, la moda, han traído a la bicicleta a su punto máximo en nuestro cotidianidad, tanto que la misma ley de tránsito pone como reyes de las transitadas calles a peatones y ciclistas.

De este modo, transportarse en bicicleta para llegar a la escuela o el trabajo se ha convertido en algo cotidiano; claro, para los que pueden. Para muchos, por la ubicación de sus hogares, así como la geografía de las zonas de donde viven, moverse de esta manera les resulta imposible. Aún así, el transportarse en bicicleta ahorra tiempo y dinero a los que sí pueden; además, la bicicleta otorga un gran beneficio: es buena para la salud.

Con ello, el gobierno capitalino también se ha visto en la tarea de dar un sustento a todos los que de alguna manera colaboran para reducir las emisiones contaminantes y el tránsito; además del proyecto Ecobici, actualmente, existe un biciestacionamiento terminado y otro en construcción. El primero, ubicado en Pantitlán, alcanza los mil usos diarios y el servicio es gratis todos los días del año, el otro se ubicará en La Raza.

El uso de la bicicleta cobra ya una relevancia importante que permite continuar el objetivo de trabajar en la infraestructura de ciclovías y ampliar el programa Ecobici”.

Palabras de Miguel Ángel Mancera, quien anunció en junio que este tipo de construcción, presentada en la Comisión Megalopolitana, busca dar al capitalino nuevas opciones de traslado.

De ahí la importancia que representa el programa Ecobici, impulsado por la administración Ebrard, pues integra a la bicicleta como una forma de movilidad indispensable en la capital del país. Al día de hoy, según datos oficiales, el programa cuenta con 444 cicloestaciones, más de 6,000 bicicletas y brinda servicio de lunes a domingo

El problema con este servicio es que no puede adaptarse a las necesidades de todos los capitalinos, pues carece de una cobertura más allá de 32 km2, en 42 colonias de las delegaciones Benito Juárez, Cuauhtémoc y Miguel Hidalgo. Aunque claro, hay planes de crecimiento para este nuevo sistema de transporte.

Al ser evidente que no todos pueden acceder a estas maneras de transporte, sea por ubicación o por distancia, la mayor parte del transporte capitalino queda en manos del Metro, Metrobús y luego microbuses y camiones.

Años atrás, los peseros y camiones no fueron suficientes; el deterioro del transporte y su insuficiencia fueron motivos suficientes para presentar nuevas propuestas. Fue en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, cuando llega al DF un transporte que suponía vanguardia y respuesta ante la problemática de movilidad que ya enfrentábamos los capitalinos: el Metrobús.

Este proyecto se instala en la ciudad desde el 19 de junio del 2005, con un carril confinado, unidades de capacidad amplia y un sistema de prepago, el Metrobús capitalino ocupa el segundo lugar de preferencia entre aquellos que habitan el D.F. Además, este transporte reduce tiempos de traslado en un 40%, disminuye la emisión de contaminantes un 50% y baja el número de accidentes viales en un 30%. Cuenta con 5 líneas y vienen dos más en camino; Línea 6 y Línea 7, que prometen vanguardia y conectividad de primera.

Pese a todas sus cualidades, en la actualidad, el sistema que suponía innovación también ha sido rebasado por las condiciones demográficas de la capital; las mañanas y las noches, cuando la mayoría de los que trabajan se dirigen a sus labores o regresan de ellas, son el punto más complicado del sistema; a ello se suma que los convoyes también tardan en llegar a las distintas estaciones; o ir uno tras de otro, además del papel que juegan los semáforos, causando una inestabilidad y lentitud en los traslados.

Es así que, con todo y sus beneficios, este sistema de movilidad se ha ido estancando con el tiempo, sumándose así a los peseros y camiones rebasados por la demanda y por la infraestructura vial.

Y hablando de infraestructura vial, se tiene que mencionar otro proyecto que en su tiempo supuso una mejora para los problemas de vialidad, aunque a la larga, también se convirtió en un problema en las llamadas horas pico de la ciudad: el segundo piso del Periférico.

Iniciado también en la gestión de AMLO como Jefe de Gobierno, el segundo piso es una de las vialidades más usadas en la ciudad, una que también prometía mejorar el problema que hoy nos atañe.

Luego de la creación del segundo piso del Periférico, comenzaron a sumarse proyectos de autopistas elevadas y supervías que mediante un sistema de cobro ponen en manos del propio usuario-automovilista la opción de cuánto tiempo pasar manejando. Opción que tampoco ha dado los resultados esperados, claro está, para la movilidad capitalina.

Estas opciones que en un momento supusieron funcionalidad, vanguardia y menos tiempo de recorrido, se han adaptado a la vida cotidiana capitalina. Es decir, fueron construidas e implementadas por la necesidad imperante de mejorar los traslado, sin embargo, ha sucedido todo lo contrario, pues se terminaron acoplando al caos recurrente por las mañanas, por la tardes, cuando llueve, etc.

Ante esto, ¿qué se puede hacer? ¿Qué puede hacer el citadino transeúnte, peatón, que desea acortar sus distancias y mejorar sus traslados? Nos encontramos ante una ciudad que está más enfocada al automóvil que en mejorar el transporte y sus pasajes peatonales. Una ciudad que en lugar de estar dedicada al personaje central, el ciudadano, está dirigida y redirigida a los vehículos automotores. Este es el tema que tratará EL SEMANARIO en la siguiente entrega sobre la movilidad en el DF, mismo que abordará la insuficiencia del transporte y las condiciones nada óptimas de la infraestructura peatonal capitalina, así como la construcción de nuevas vialidades, que hasta el momento, nos quedan mucho a deber.

Por Alberto Cedeño.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Qubit Works