Home || El Semanario || Corredor Chapultepec: entre el sí y el no debe preciar la transparencia

Corredor Chapultepec: entre el sí y el no debe preciar la transparencia

El Corredor Chapultepec tendrá nueve mil 746 metros cuadrados de andadores y otros 28 mil 251 de banquetas e integrará a las colonias Roma y Juárez/Imagen: www.cuartoscuro.com

martes 13 de octubre de 2015

Que la opacidad en el tema no se encuentre presente y que se tome en cuenta la opinión de la ciudadanía son puntos en que coinciden distintos de los agentes sobre el controvertido Corredor Cultural Chapultepec.

Ciudad de México (elsemanario.com).- El vaivén en el tema del ambicioso proyecto en el entorno de Chapultepec continúa; mientras que vecinos se siguen manifestando en contra de “la simulación de un parque que transforma la vía pública en centro comercial”, algunas voces se manifiestan a favor de los grandes beneficios, dicen, que supondría esta obra de gran magnitud.

Para el caso, la Secretaría de Desarrollo Urbano local deja claro a través de su cabeza que la construcción del polémico corredor es necesaria. Así, Felipe de Jesús Gutiérrez expresó que

si hay un reconocimiento de que la zona debe ser revitalizada, debe ser mejorada bajo la política de privilegiar al peatón, nos parece que tiene qué ser un corredor”.

Bajo el argumento de que el interés colectivo debe prevalecer por sobre los individuales, el representante de la Seduvi manifestó que es el interés de la ciudad lo que le motiva.

Sin embargo, tal obra ya ha conflictuado y enfrentado a por lo menos dos partes de quienes han manifestado algo en contra o a favor del proyecto; para empezar, como bien se cita en un reconocido diario, el hipotético corredor “cultural” también incluye en esta discusión a comerciantes y organizaciones civiles. ¿Por qué?

A pesar del discurso trasparente y de una toma de decisiones en la que todos participan, este proyecto fue aprobado sin consultar a los ciudadanos y se gestiona de manera opaca, sin concurso; además, este proyecto nada tiene que ver con lo cultural y se apega más a lo comercial y afectará a habitantes, comerciantes, peatones (a los que supone beneficiar), ciclistas y usuarios del transporte.

He ahí las dos visiones mínimas de las problemática.

De confirmarse lo anterior se estaría ratificando algo que va pareciendo una costumbre en la Ciudad de México; lo mismo sucedió con las obras actuales del Deprimido en Mixcoac, que hasta la fecha sigue presentando manifestaciones en su contra y para la que, según lo vecinos, no fueron consultados, sólo por mencionar un ejemplo.

A estas voces, se unen las provenientes de los institutos políticos; un ejemplo es el de los diputados de Movimiento Ciudadano, que consideran que este proyecto es inviable sin el aval del ciudadano.

Para mitigar este tipo de daños se propuso el ejercicio democrático y participativo de la Consulta Ciudadana, que en un primer momento sería llevada a cabo por el gobierno local y que sin embargo, para evitar cualquier tipo de confusión u opacidad, pasó a manos de quien tiene la experiencia para desarrollar este tipo de ejercicios: el Instituto Electoral del Distrito Federal. Sin embargo las fechas en que se podría realizar han llegado a ser  víctimas de la confusión pues en principio se propusieron distintas, siendo el 18 de octubre la más certera; no obstante, la semana pasada se informaba que podría ser hasta el 22 de noviembre.

Por otro lado, hasta la asociación ambientalista Greenpeace apareció en la controversia de esta obra, solicitando al GDF el retiro de la propaganda existente en torno a la obra:

La publicidad debe ser retirada ya que no coincide ahora ni con el nombre del proyecto y no debería ser la única visión que se presente a los ciudadanos”.

Siguiendo el carril de lo provocado por este proyecto, el Juzgado Décimo Sexto en Materia Administrativa del Distrito Federal, negó una petición de amparo propuesta contra el Proyecto del Corredor Cultural Chapultepec.

Esperando un desenlace

Es en este contexto que se engarza el susodicho, entre la voz institucional oficial y el descontento por parte de los ciudadanos; pero también de los comerciantes. La Unión del Mercado 8 Juárez fue la que interpuso un amparo contra el Informe del resultado del procedimiento de selección del Proyecto Corredor Cultural Chapultepec-Zona Rosa, aparecido en la Gaceta del DF en agosto del 2015. Cuando la demanda se admitió el 30 de septiembre, se negó la suspensión temporal por considerar que el proyecto es público y de interés social, para lo que la consulta que anunció el IEDF sigue vigente.

Por su parte la PROCDMX señaló que para el día miércoles de la siguiente semana se llevará a cabo una audiencia para resolver la suspensión definitiva del caso, en las que se presentarán pruebas de descargo.

Al momento la obra se encuentra detenida, por llamarle de alguna manera, hasta que se resuelva la Consulta Ciudadana. Es por ello que Margarita Martínez Fisher, diputada del PAN, aplaudió que los ciudadanos se organicen para defender sus garantías en lo que ella consideró actos arbitrarios por parte del Ejecutivo local, añadiendo que es un primer paso para demostrar que la PROCDMX se equivocó al intentar imponer una obra de este calibre, privatizando el espacio público, recalcando que estas acciones ciudadanas ayudan a construir

una ciudad humana, amable para los peatones y segura para todos, se trata de ocupar el espacio, dejar claro que todos somos peatones y que podemos convivir con respeto entre diferentes medios de movilidad”.

Recordemos que este corredor, hipotéticamente, tendrá nueve mil 746 metros cuadrados de andadores y otros 28 mil 251 de banquetas e integrará a las colonias Roma y Juárez, conectándose con el Centro de Transferencia Modal de Chapultepec a la Glorieta de los Insurgentes a través de un parque lineal.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*