Home || Hasta el momento || Cantina “La Jalisciense”; historia, herencia y tradición en Tlalpan

Cantina “La Jalisciense”; historia, herencia y tradición en Tlalpan

Cantina La Jalisciense de Tlalpan
Cantina La Jalisciense de Tlalpan

lunes 25 de febrero de 2019

En Plaza de la Constitución no. 6, en el típico barrio del Centro de Tlalpan, hay una pequeña puerta que de adentrarse en ella te transportarás a los años de la colonia en dónde las mejores pláticas entre amigos se daban al sabor de un buen tequila y la degustación de una rica botana.

 

Hablamos de esos tiempos en los que la cantina era el lugar favorito de reunión para abordar temas de suma importancia, salpicados por un toque de trivialidad y picardía. Donde la inspiración llegaba a potas y el ambiente era el protagonista de las grandes liras.

Es ahí, en la Cantina La Jalisciense, donde aún se puede evocar a esos ayeres, donde se puede ir a disfrutar de un buen trago, de una rica botana y cantar acompañado de guitarras, un legado que la Familia Fernández ha cuidado desde 1969 y que en la actualidad mantiene su folklore gracias a la pasión y amor por la tradición.

El edificio que la acoge fue el primero de dos pisos en Tlalpan y se especula que vio nacer en noviembre de 1897 al afamado escritor Renato Leduc, quién años después se convirtiera en uno de los más fieles comensales de la cantina de la Familia Fernández.

Cantina La Jalisciense de Tlalpan

Si bien Renato Leduc es el personaje emblemático de “La Jalisciense”, las tertulias fueron protagonizadas por diversos periodistas, poetas, políticos y artistas afamados de la época.

En los muros de la tradicional cantina del centro de Tlalpan, se pueden observar fotografías antiguas con rostros históricos, y no se descarta que el bohemio se haya hecho acompañar por sus destacados amigos como Carlos Monsivais, Jacobo Zabludovsky y Leonora Carrington, quien fue su esposa por un año.

Pero “La Jalisciense” no es sólo un centro emblemático por su historia. Para Miguel Fernández, cuidar y mantener viva la tradición de “La Jali”, como la conoces los clientes frecuentes, es una herencia de su padre, Don Fernando, de quién aprendió el amor por el servicio y la atención a los clientes, además de la determinación para defender la calidad y asumir los sacrificios que implica mantener a flote un lugar con tanta historia.

Barra de la Cantina La Jalisciense de Tlalpan

SI bien “La Jalisciense” nació en 1870, ubicada en el edificio principal de la municipalidad, fue Don Fernando Fernández quién la rescató y asumió el reto de revivir la tradición. Con una gran dedicación, Don Fernando logró levantar lo que ahora se conoce como la cantina emblemática del centro de Tlalpan y ha dejado el legado a sus hijos para mantenerla intacta, con su misma barra, sus mesas clásicas y muros forrados en madera.

Visitar “La Jalisciense” es algo casi obligatorio. Los comensales pueden disfrutar de un ambiente agradable, disfrutar del tradicional caldo de camarón que se ofrece gratis con el consumo de bebidas o de las ricas tortas de bacalao y jamón serrado o bien, si visitan la cantina en viernes, de la rica paella preparada con receta de la familia.

 

View this post on Instagram

Torta de bacalao tradicional de cantina

A post shared by Ruben Salgado (@magadan_1) on

 

 

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Adriana Murillo

Adriana Murillo
Economista por la UNAM, coordinadora editorial de noticias en medios digitales, amante del café y con un profundo amor por México.