Home || El Semanario || ¿El tercer género?

¿El tercer género?

Imagen: Tumblr

martes 8 de septiembre de 2015

En un mundo de hombres y mujeres ¿qué queda para aquellos que no se identifican como completamente uno o el otro? ¿Qué es la transexualidad?

La historia de la homosexualidad, transexualidad, trasvestismo y transgénero es la historia de los cuerpos limitados, de la visión dual que manejamos, del concepto de que en este mundo sólo es posible ser hombre o mujer. Es esa falta de opciones la que sigue permeando un cúmulo de violencia intransigente, contra nosotros mismos y contra aquellos que deciden transgredir la norma. Una sociedad verdaderamente evolucionada se encamina a eliminar estas distinciones, e incluso, busca ampliar los conceptos, difuminando sus bordes y dejando un espacio de convergencia mucho más accesible para la eliminación completa de los roles de género y su repetición.

Allá afuera solo puedes ser hombre o mujer y estas dos ‘opciones’, con sus marcadas diferencias, no es algo que puedas elegir -de hecho intentar hacerlo te lleva a transgredir la norma-. La sociedad obliga a los cuerpos a insertarse en uno u otro y toma como único punto de partida los caracteres sexuales externos con los que se nace. Un pene significa entonces que ese cuerpo es hombre – será tratado como tal y se exigirán para él los usos y costumbres que corresponden a nuestra idea de masculino- mientras que una vagina identifica al cuerpo con una mujer e igualmente le corresponde cumplir con una serie de normas fijadas desde antes de su nacimiento.

chair

Talulah Eve Brown, ganadora del primer titulo de Miss Transgender Birmingham / Imagen: Hello U

El mundo social, familiar, escolar y laboral trabajan todo el tiempo para normatizar la adscripción completa de un cuerpo a su género correspondiente -correspondido no por elección propia- los niños no juegan igual que las niñas, no visten igual, no gustan de las mismas caricaturas o juguetes, no crecen para tener los mismos trabajos y no deben de tener las mismas metas o deseos.

Existen cuerpos transgresores, porque no logran acceder a lo que otros predispusieron para él. En cambio desean aquello que esta fuera de sí y que «no le corresponde por derecho propio», debido a que sus características físicas lo norman y constriñen, lo limitan y le prohíben. Pero no, en realidad.

La transexualidad y el transgénero no es un fenómeno actual, como afirma la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición, existen desde hace mucho y se ha presentado en todas las culturas. Su término comienza a desarrollarse hasta 1940 y denomina a aquellos individuos que desean vivir de forma permanente como miembros del sexo opuesto y que quieren someterse a cirugía de reasignación de sexo.

Los y las transexuales tienen la convicción de pertenecer al sexo opuesto al que nacieron/Imagen: Tumblr

Los y las transexuales tienen la convicción de pertenecer al sexo opuesto al que nacieron, con una insatisfacción mantenida por sus propios caracteres sexuales primarios y secundarios, con un profundo sentido de rechazo y un deseo manifiesto de cambiarlos médica y quirugicamente.

Con el fin de lograr esto, los métodos son muchos… comenzando desde el tratamiento hormonal -que busca disminuir los caracteres secundarios propios y cambiarlos por los del sexo opuesto- siguiendo con la reasignación de identidad que implica vestir, comportarse y actuar en el mundo social como el sexo al cual se desea adscribirse -soportando los problemas de desinformación e intolerancia que todavía manejamos-, por ultimo, viene el cambio quirurgico de sexo, en el cual se implantara un pene o se reconstruirá una vagina en el individuo; además existen operaciones estéticas secundarias como implantes de seno, afilamiento de mandíbula y frente, extracción de mamas, etc.

Los transexuales mantienen una marcada diferencia al explícitamente renegar de los órganos sexuales secundarios con los que cuentan/Imagen: Tumblr

La diferencia fundamental entre las personas transgénero y transexuales, aunque ambos concuerdan en sentir que su identidad no concuerda con el cuerpo físico que la biología les ha asignado -y que la sociedad ha moldeado-, es que los transexuales mantienen una marcada diferencia al explícitamente renegar de los órganos sexuales secundarios con los que cuentan, pues estos les impide visualizarse a sí mismos como completamente hombres o completamente mujeres.  A diferencia de los trasvestis, ambos grupos han decidido vivir su vida completamente como personas del género que eligieron y no sólo se caracterizan de esa forma por breves periodos de tiempo.

La opción que todavía  damos a aquellas personas que no nacieron para ser lo que todos y todo allá afuera intentaron convertirlos es limitada; tanto que la idea sigue siendo mantener los roles de género existentes y convertirse en uno o el otro. Aún se busca insertar a los cuerpos en orden a ser un ente completo y no existe la opción de la reconstrucción de ideales y nuevos patrones de comportamiento, la verdadera diversidad no existe. En cambio, existe todavía un profundo miedo al cambio verdadero, a la toma de responsabilidad para la creación de una sociedad más allá del género, falta mucho antes de alcanzar la era de los cuerpos libres. 

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Mariana Montell