Home || Salud y desarrollo humano || El síndrome de corazón roto puede tener efectos devastadores en la salud

El síndrome de corazón roto puede tener efectos devastadores en la salud

Miles de personas sufren de "síndrome de corazón roto”, también conocido como síndrome takotsubo, el cual afecta principalmente a las mujeres.
Depresión. Foto: Flickr-The Creative Commons/Sigmund Sundelin

Lunes 19 de Junio de 2017

La angustia causada por un desamor puede causar daños a largo plazo a la salud, incluso un paro cardiaco.

Miles de personas sufren de “síndrome de corazón roto”, también conocido como síndrome takotsubo, el cual afecta principalmente a las mujeres, informa Medical-News.net.

La repentina oleada de hormonas causada por eventos emocionales estresantes como la muerte de un ser querido, un divorcio, una traición o el rechazo romántico puede dañar el músculo cardíaco, según la investigación. En casos extremos, las víctimas mueren por la condición, que también puede ser provocada por eventos positivos como ganarse la lotería.

Hasta ahora, se pensaba que el corazón podría recuperarse completamente. Pero una investigación publicada en el Diario de la Sociedad Americana de Ecocardiografía sugiere que el músculo sufre más daño de lo que se sabía.

Esto podría explicar por qué los que sufren esta condición tienden a tener una esperanza de vida similar a los que han sufrido un ataque al corazón. El síndrome se llamó takotsubo, que es japonés para “trampa de pulpo“, porque el ventrículo izquierdo, la cámara inferior del corazón, tiene una forma similar a una trampa de pesca.

Un equipo de la Universidad de Aberdeen, financiado por la Fundación Británica del Corazón, siguió a 52 pacientes con síndrome de takotsubo durante cuatro meses.

Ellos utilizaron ecografías de resonancia magnética cardíaca y de ultrasonido para observar cómo funcionaban los corazones de los pacientes. Los resultados mostraron que la afección afectó permanentemente al movimiento de bombeo del corazón, retrasando el movimiento torcido que hace el corazón mientras late.

También se redujo el movimiento de apretar el corazón, mientras que partes del músculo sufrieron cicatrices que afectaron la elasticidad del corazón y lo detuvieron.

La Dra. Dana Dawson, de la Universidad de Aberdeen, quien dirigió la investigación, dijo: “Solíamos pensar que la gente que sufría de la miocardiopatía takotsubo se recuperaría completamente, sin intervención médica.

También te puede interesar: La población en México es más propensa a padecer depresión debido a la violencia

“Hemos demostrado que esta enfermedad tiene efectos perjudiciales mucho más duraderos en los corazones de quienes sufren de ello”.

Las cifras muestran que entre el 3 y el 17 por ciento de los pacientes mueren en los cinco años posteriores al diagnóstico. Alrededor del 90 por ciento de los enfermos son mujeres y un estresante desencadenante de la enfermedad se identifica en alrededor del 70 por ciento de los casos.

El profesor Metin Avkiran, de la Fundación Británica del Corazón, dijo: “Este estudio ha demostrado que en algunos pacientes que desarrollan síndrome de takotsubo varios aspectos de la función cardíaca siguen siendo anormales durante hasta cuatro meses después, informa Netdoctor.

“Preocupantemente, los corazones de estos pacientes parecen mostrar una forma de cicatrización, lo que indica que la recuperación completa puede tomar mucho más tiempo, o de hecho puede no ocurrir, con el cuidado médico actual.

“Esto destaca la necesidad de encontrar con urgencia tratamientos nuevos y más efectivos para esta devastadora condición”.

Favor de comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Hector Moreno

x

Check Also

La lactancia materna no sólo beneficia al bebé: también reduce las posibilidades de la madre de sufrir enfermedades del corazón y derrames cerebrales en casi un 10%

Amamantar ofrece beneficios para la madre, como reducir el riesgo de sufrir un ataque al corazón

La lactancia materna no sólo beneficia al bebé: también reduce las posibilidades de la madre de sufrir enfermedades del corazón y derrames cerebrales en casi un 10%

Newsletter