Home || Hasta el momento || La obesidad daña las papilas gustativas y afecta la percepción del gusto

La obesidad daña las papilas gustativas y afecta la percepción del gusto

Un nuevo estudio encontró que la obesidad puede dañar el gusto del sabor, al dañar las papilas gustativas, lo cual puede ayudar a comprender más sobre este trastorno.
La obesidad daña las papilas gustativas. Foto: Flickr-The Creative Commons/Sandra Cohen-Rose and Colin Rose

martes 20 de marzo de 2018

Un nuevo estudio encontró que la obesidad puede dañar el gusto del sabor, al dañar las papilas gustativas, lo cual puede ayudar a comprender más sobre este trastorno.

Investigadores hicieron pruebas en ratones, y descubrieron que en el plazo de ocho semanas después de convertirse en obesos, perdieron el 25% de sus papilas gustativas. Este hallazgo sugiere que el aumento de peso no solo cambia el apetito, sino que también puede alterar la percepción del gusto.

Este estudio rechaza la suposición de que las personas se vuelven obesas porque aman la comida más que la persona promedio y, por lo tanto, les resulta más difícil resistir, y por el contrario, hace suponer lo inverso.

Se puede deducir que las personas con mayor índice de masa corporal parecen encontrar los sabores agradables relativamente menos gratificantes, según lo medido por su respuesta cerebral, y por lo tanto pueden necesitar comer más para obtener la misma satisfacción de dopamina. Otros estudios han demostrado que las personas con una sensibilidad del gusto dañada tienden a elegir comidas más dulces y grasas.

Los últimos hallazgos sugieren que la obesidad no simplemente reprograma la percepción del gusto a nivel psicológico.

Para el estudio, se alimentó a algunos ratones con una dieta normal y a otros con una dieta grasosa. Después de ocho semanas, los ratones con la dieta alta en grasa pesaban aproximadamente un tercio más que los ratones en la dieta normal. Los científicos descubrieron que también tenían un 25% menos de papilas gustativas que los ratones delgados.

Esto sugiere que las papilas gustativas y sus células progenitoras son particularmente sensibles al daño de los productos químicos inflamatorios que se elevan en la obesidad, lo que resulta en una disminución rápida del número total.

Las papilas gustativas comprenden de 50 a 100 células de tres tipos principales, con diferentes roles en la detección de los cinco sabores principales (sal, dulce, amargo, ácido y umami). Estas células tienen una rotación rápida, viviendo un promedio de solo 10 días.

El equipo ahora planea evaluar si el mismo proceso ocurre en las personas, lo cual puede cambiar la forma en que se combate a la obesidad y sobrepeso.

Los resultados del estudio fueron publicados en la revista científica PLOS Biology.

También te puede interesar: La dieta 5:2 es efectiva para perder peso rápidamente y estar más saludable

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Mariana Montell