Home || Hasta el momento || Consumir carne asada puede aumentar el riesgo de hipertensión arterial

Consumir carne asada puede aumentar el riesgo de hipertensión arterial

Un nuevo estudio de Harvard encontró que comer carne asada, ya sea de res, pollo o pescado, puede aumentar la presión sanguínea hasta un 17%, sobre todo si la carne se consume en término “bien cocido”.
Consumir carne asada puede aumentar el riesgo de hipertensión arterial. Foto: Flickr-The Creative Commons/Micah Drushal

jueves 22 de marzo de 2018

Un nuevo estudio de Harvard encontró que comer carne asada, ya sea de res, pollo o pescado, puede aumentar la presión sanguínea hasta un 17%, sobre todo si la carne se consume en término “bien cocido”.

La nueva investigación descubrió que asar la carne provoca la liberación de químicos peligrosos que inflaman las arterias y aumentan el riesgo de hipertensión en el porcentaje indicado anteriormente.

Aunque el estudio no pudo demostrar una causa y efecto directos, sí se afirmó que el vínculo es lo suficientemente fuerte como para advertir a las personas que consideren, según su riesgo o estado de presión sanguínea, en que término deben comer su carne. De hecho, se recomienda mejor hervir la comida en vez de asarla.

Para evaluar dicho vínculo, los investigadores de Harvard T.H. Chan of Public Health evaluaron datos sobre decenas de miles de médicos de encuestas representativas a nivel nacional.

Primero, analizaron 32,925 de la encuesta en el Nurses’ Health Study, luego 53,852 mujeres en el seguimiento de ese mismo estudio, y, por último, evaluaron a 17,104 hombres del estudio Health Professionals.

Cada estudio evaluó desde la dieta, el sueño, el estado de ánimo y los hábitos diarios de cada participante. El equipo de investigación se centró en los alimentos, los métodos de cocción y la presión arterial de ellos.

Al comenzar el seguimiento, ninguno de los participantes en las distintas encuestas tenía presión arterial alta, diabetes, enfermedad cardíaca o cáncer. Sin embargo, a los 12 años de seguimiento, 37,123 personas habían desarrollado hipertensión.

Al revisar mejor los resultados, los investigadores detectaron un vínculo entre el riesgo de hipertensión alta y el método de cocción de sus alimentos. El riesgo fue un 17 por ciento mayor si comían carne, pollo o pescado asados o a la parrilla más de 15 veces al mes, en comparación con aquellos que se permitían comidas a la parrilla menos de cuatro veces al mes.

Aquellos que comían su carne bien cocida mostraron un 15 por ciento más de riesgo de desarrollar hipertensión en comparación con las personas que preferían su carne en términos más crudos o rojos.

Los investigadores recomiendan comer en términos no tan cocidos, o, mejor aún, evitar comer cualquier tipo de carne asada.

También te puede interesar: Nuevo tratamiento con células madre le regresa la vista a pacientes ciegos

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Hector Moreno