Home || Hasta el momento || Estas son las señales de que eres un adicto al trabajo

Estas son las señales de que eres un adicto al trabajo

La dependencia al trabajo puede causar problemas de salud física y mental
Estas son las señales de que eres un adicto al trabajo

miércoles 20 de junio de 2018

La dependencia al trabajo puede causar problemas de salud física y mental, además de deteriorar tus relaciones personales al grado de afectar drásticamente tu vida. Aquí te decimos si tienes adicción al trabajo y cuáles pueden ser las consecuencias.

¿Te sientes culpable por no trabajar, incluso después de que hayas terminado tu horario? ¿Te encuentras revisando correos electrónicos de trabajo por las noches y los fines de semana? ¿Te sientes estresado cuando estás en un evento social en vez de estar adelantando trabajo? Si respondiste sí a alguna de estas preguntas, eres un adicto al trabajo.

Contrariamente a lo que se cree, los adictos al trabajo no tienen más probabilidades de conseguir un ascenso dentro de su empresa ni tienen una mayor productividad; al contrario, se presionan tanto que pueden entregar más trabajo pero de mala calidad.

La adicción al trabajo es un ciclo que puede dividirse en las siguientes fases

  1. Trabajas mucho porque te da una sensación de cumplimiento y recompensa.
  2. Tomarte tiempo libre o no terminar tu trabajo te hace sentir culpabilidad.
  3. Te comienzas a sentir cansado, triste y deprimido.
  4. Te das cuenta que estás trabajando en exceso e intentas cambiar tu estilo de vida.
  5. Te da ansiedad tomarte un descanso, vuelves a pensar en tus pendientes y regresas a trabajar.

Aquí hay algunas señales de que eres un adicto al trabajo y debes modificar tu estilo de vida:

No sabes cómo desconectarte del trabajo

Aunque ya no estés en horario laboral y te hayas retirado de la oficina, tu mente y atención siguen centradas los pendientes del trabajo. Ya sea que estés de vacaciones o en tu día libre, la necesidad de responder a los correos electrónicos y adelantar trabajo no te deja en paz.

Constantemente te sientes agotado

Puede que pases tanto tiempo en el escritorio que no realices el ejercicio que tu cuerpo necesita. Incluso puede que pases tu hora de comida poniéndote al corriente en ese proyecto que ya quieres acabar. Además de ser perjudicial para tu cuerpo, sentarte frente a la computadora y reducir el movimiento físico también es dañino para la salud mental. Por si fuera poco, mirar por muchas horas la pantalla puede desordenar tu ciclo de sueño. Esto lleva a que tu cuerpo se sienta cansado y tu estado de ánimo sea irritable.

Tus relaciones se deterioran

Dejas de salir con tus amigos, casi no hablas por teléfono con tu familia y, si estás en una relación, tu pareja comienza a perder la paciencia debido a tu ausencia (así te encuentres de cuerpo presente). Si tus conocidos te dicen que necesitas salir más o que trabajas demasiado, definitivamente es hora de tomar un pequeño descanso y pasar tiempo con tus seres cercanos.

Trabajar en exceso puede resultar mortal

La mayoría de las personas cuya salud se deteriora a causa de trabajar no lo hacen por decisión propia, sino por explotación laboral. Tal es el caso de Miwa Sado, una empleada japonesa quien trabajó hasta 159 horas extras y solo tuvo dos días libres en todo un mes. Sin embargo, muchos otros que deciden doblar turnos, trabajar horas extras o hacer trabajo en casa durante sus horas libres también han sufrido un declive en su salud física y mental, al grado de perder sus vidas.

El cuerpo requiere descanso para recargar sus energías y poder defenderse de infecciones u otro tipo de ataques a los que está expuesto. Además, la falta de sueño puede resultar en enfermedades cardíacas o diabetes tipo 2. La salud mental también se ve perjudicada, ya que puedes desarrollar depresión por pensar excesivamente en cumplir tus metas laborales y no tomarte un tiempo libre para despejar tu mente.

Como se mencionó anteriormente, sufrir adicción al trabajo no siempre significa que tus esfuerzos serán recompensados, pero sobre todo, no significa que seas más productivo que el trabajador promedio. Un estudio de la Universidad de Stanford encontró que las personas que trabajaron 70 horas por semana terminaron con la misma productividad que sus compañeros quienes laboraron 56 horas en esa misma semana.

Ser un adicto al trabajo significa llevar el trabajo a extremos, lo cual es anormal y puede causar serias consecuencias negativas. Como con cualquier adicción, salir de ese ciclo vicioso no es sencillo y se requiere apoyo de parte de los seres queridos y mucha fuerza de voluntad.

También te puede interesar: Suicidio, un problema de salud pública

Síguenos en FacebookTwitterTelegram

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Hector Moreno