Home || Hasta el momento || ¿Cómo afecta la soledad nuestra salud? Estar en soledad causa daños a la salud física y emocional

¿Cómo afecta la soledad nuestra salud? Estar en soledad causa daños a la salud física y emocional

Una mujer sentada en una banca se observa triste
¿Cómo afecta la soledad nuestra salud? Foto: Pixabay/RyanMcGuire

miércoles 19 de septiembre de 2018

La presencia de otras personas puede reducir la ansiedad, la depresión y la presión arterial, mientras que estar en soledad puede derivar en enfermedades cardiovasculares, derrames cerebrales e incluso muerte.

Casi la mitad de los mexicanos dice que se siente solo la mayor parte del tiempo o incluso todo el tiempo, lo cual no solo afecta su vida social y su felicidad, ya que la soledad es mala para la salud.

Varios estudios han encontrado pruebas de cómo la soledad puede causar o empeorar casi todas las enfermedades, desde males cardiovasculares hasta derrames cerebrales e incluso derivar en muerte.

Recientemente, investigadores lograron identificar lo que sucede con nuestra salud como resultado directo de la soledad, que fue catalogada como la epidemia del Siglo XXI.

El Dr. Charles Bullock, psiquiatra de la Universidad de Harvard, explicó en una publicación para dicha universidad la biología de la soledad y por qué es tan crucial que tratemos nuestros síntomas con la mejor medicina: la compañía de otras personas.

Los daños que la soledad puede causar en la salud son ya conocidos. Una revisión de estudios llevados a cabo desde 1988 identificó tasas más altas de mortalidad, enfermedad, lesiones, tabaquismo, obesidad y presión arterial en personas solitarias, lo que marca el aislamiento social como un factor de riesgo para todas las anteriores.

También te puede interesar: La soledad es catalogada como la epidemia del siglo XXI

Pareciera que con el auge de la tecnología y las redes sociales nos acercamos más a las personas que no tenemos cerca, sin embargo, a pesar de que la persona promedio tiene 338 “amigos” en Facebook, nos estamos volviendo más solitarios.

El ex cirujano general Dr. Vivek Murthy escribió en la revista Harvard Business Review que “vivimos en la era más conectada tecnológicamente en la historia de la civilización, sin embargo, las tasas de soledad se han duplicado desde la década de 1980. (La soledad) está mucho más difundida de lo que la gente cree, y, al igual que muchas enfermedades que están relacionadas con nuestro estado mental y salud psicológica, el tema se barre bajo la alfombra y solo existe en las sombras”, comentó.

Por lo tanto, la soledad no es solo una carga emocional y social, ya que tiene efectos perjudiciales en el cuerpo.

Gracias a los avances de la tecnología médica, los científicos pueden ver y medir mejor lo que está sucediendo en los cerebros de las personas solitarias. Así pudieron saber que la actividad social estimula varias partes del cerebro. Al igual que nuestros músculos, las regiones de nuestro cerebro deben estar activas para mantenerse en forma.

En cambio, áreas clave se “atrofian”, por así decirlo, cuando estamos solos y aislados, según la publicación del Dr. Bullock.

Debido a esto, podemos perder materia gris del cerebro en las regiones que nos permiten leer las expresiones faciales, los tonos y los movimientos de otras personas y que nos permiten imaginar lo que está sucediendo en la mente de otra persona.

Por lo tanto, la compañía de otros es importante no solo para hacer amigos o conocer a otras personas, sino que es un mecanismo de supervivencia.

La soledad aumenta nuestra percepción del dolor

En cambio, las regiones del cerebro que nos advierten del dolor aumentan su actividad cuando sufrimos de soledad, ya que los científicos ven una mayor actividad en estas partes cuando las personas están solas. También han observado un aumento en la actividad de la amígdala cerebral, la cual regula las emociones y las respuestas emocionales.

Esta parte del cerebro se acelera y reacciona a los estímulos negativos en mayor medida que a los positivos, pero tiene más dificultades para recuperarse de las experiencias negativas.

De manera similar, la ínsula posterior dorsal, que se encarga de regular el dolor, se vuelve más activa cuando sufrimos soledad, por lo que las lesiones duelen más, además de que ocurren con mayor frecuencia en personas solitarias.

La soledad afecta nuestro balance hormonal

El cortisol es la hormona que regula el estrés, nos dice cuándo luchar o huir y es clave para muchos procesos biológicos.

Pero nuestros cuerpos no están diseñados para estar bajo estrés constante, y se sabe que el cortisol interrumpe casi todos los procesos biológicos cuando nuestros niveles son demasiado altos. El antídoto contra los altos niveles de cortisol es otra hormona llamada oxitocina, cuya producción aumenta para recompensar nuestras interacciones sociales (su producción aumenta a la par de nuestras interacciones con otras personas).

Incluso, la oxitocina ha sido referida como la hormona social e incluso la hormona del amor, ya que es responsable de darnos los sentimientos “de amor” que obtenemos de pasar tiempo con amigos y seres queridos. Por lo tanto, mantener un equilibrio entre el estrés y las hormonas sociales es clave para sentirse equilibrado.

Otro químico del sistema endocrino, el Factor neurotrófico derivado del cerebro, ayuda a que nuestro cerebro permanezca “flexible”, lo cual nos ayuda a continuar aferrándonos a los recuerdos del pasado y crear otros nuevos. Sin embargo, las personas socialmente aisladas también tienen una escasez de esta sustancia.

Mejora tu salud rodeándote de amigos

El Dr. Bullock dice que estos efectos se pueden reducir o incluso revertir si se está en presencia de otras personas: “Las personas son calmantes para la ansiedad. Y las personas son antidepresivos, así como también reductores de la presión arterial. La gente, en general, es buena para tu salud”, comentó.

Él sugiere que incluso la presencia distante de otros al realizar actividades solitarias, como ir a una biblioteca o un lugar público para leer, puede inspirar al cerebro a que nos dé más oxitocina, lo que frena nuestros elevados niveles de la hormona del estrés.

Una encuesta de la Asociación Estadounidense de Personas Jubiladas (AARP, por sus siglas en inglés) encontró que contar con al menos una relación de apoyo emocional puede disminuir la soledad.

El 76 por ciento de las personas que informaron no tener amigos dijeron sentirse en soledad, mientras que solo el 36 por ciento de los que tenían solo al menos amigo tenían el mismo sentimiento.

“Los humanos somos criaturas sociales. Entre nosotros formamos todo tipo de alianzas complejas, afiliaciones, apegos, amores y odios. Si esas conexiones se rompen, una persona corre el riesgo de sufrir un impacto en la salud de todo su cuerpo”, finalizó el Dr. Bullock.

También te puede interesar: Investigación determina que la soledad afecta a niños y adultos

 

Síguenos en Facebook – Twitter – Instagram – Telegram

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Hector Moreno