Home || Hasta el momento || Una tomografía de cinco minutos podría diagnosticar la demencia

Una tomografía de cinco minutos podría diagnosticar la demencia

Un paciente se somete a una tomografía
Tomografía. Foto :Pixabay/hioahelsefag

martes 13 de noviembre de 2018

Un nuevo método puede ayudar a predecir el deterioro cognitivo por hasta una década, además de resultar fácil y rápido de realizar.

 

Según una nueva investigación, una exploración del cuello de tan solo cinco minutos de duración podría diagnosticar la demencia una década antes de que aparezcan síntomas. Esto se puede lograr midiendo el pulso, lo cual puede predecir los daños del cerebro que pueden derivar en problemas con la memoria y la capacidad de pensamiento en la vejez.

Un estudio llevado a cabo en más de 3 mil personas encontró que las aquéllos con el pulso más intenso en esta área de su cuerpo tenían alrededor de un 50 por ciento más de probabilidades de sufrir un rápido deterioro cognitivo en los próximos diez años. Si el resultado se repite en un estudio más amplio de más personas, la exploración del cuello mediante una tomografía podría convertirse en una prueba de rutina en personas de mediana edad con riesgo de demencia.

La exploración es reveladora porque el pulso está “amortiguado” por unos vasos sanguíneos sanos y elásticos que evitan que se vuelva demasiado poderoso. En las personas mayores, y en aquellas con presión arterial alta, los vasos sanguíneos se vuelven más rígidos y el pulso se vuelve demasiado fuerte. Un pulso fuerte puede viajar profundamente en los frágiles vasos sanguíneos que abastecen el cerebro, causando problemas cognitivos y posibles hemorragias menores conocidas como mini apoplejías.

Investigadores del University College London midieron el pulso de 3 mil 191 personas con una edad promedio de 61 años utilizando una de las arterias carótidas que suministran sangre a la cabeza y el cuello. Esto se hizo en pocos minutos usando un ultrasonido que registra las ondas de sonido que rebotan en los vasos sanguíneos. Durante los siguientes 15 años, los participantes fueron monitoreados para controlar sus habilidades de memoria y resolución de problemas.

La cuarta parte de las personas con el pulso de mayor intensidad al comienzo del estudio tenían alrededor del 50 por ciento más de probabilidades de tener un deterioro cognitivo acelerado. Esto significaba caer dentro del 15 por ciento de las personas con la caída más rápida en las habilidades de pensamiento.

El deterioro cognitivo es una reducción notable de la memoria, el lenguaje, el pensamiento y las habilidades de juicio y es a menudo una de las primeras señales de demencia, aunque no siempre conduce a la demencia.

El Dr. Scott Chiesa, del University College de Londres, dijo que el estudio muestra “una causa fácilmente medible y potencialmente tratable de deterioro cognitivo en adultos de mediana edad que se puede detectar con mucha antelación”.

Por su parte, el profesor Metin Avkiran, de la Fundación Británica del Corazón, que cofinanció el estudio, dijo: “Lo que necesitamos ahora es más investigación, por ejemplo, para comprender si los cambios en el estilo de vida y los medicamentos que reducen la intensidad de las ondas del pulso también retrasan el deterioro cognitivo”.

Los hallazgos de la investigación fueron presentados en la conferencia de Sesiones científicas de la American Heart Association en Chicago.

 

También te puede interesar: Científicos descubren nuevo método para diagnosticar depresión y ansiedad

 

|

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Hector Moreno