Home || Hasta el momento || La evolución del cuerpo humano continúa en el siglo XXI

La evolución del cuerpo humano continúa en el siglo XXI

Representación gráfica de la evolución humana
Durante nuestra evolución hemos dejado de necesitar algunos órganos.

lunes 21 de enero de 2019

¿Qué son los órganos vestigiales? Estas son las partes del cuerpo que no necesitamos debido a la evolución que hemos sufrido a través del tiempo.

Los órganos y otras partes del cuerpo “vestigiales” son aquellas que tienen poco o ningún propósito en los humanos, aunque eran necesarios para nuestros antepasados.

Charles Darwin sugirió que los órganos vestigiales son evidencia de la evolución. En casi todos los casos, estos órganos o partes son parte de nuestra vida de forma desapercibida, pero de vez en cuando son perjudiciales para nuestra salud, por lo que tienen que ser removidos de nuestro cuerpo; afortunadamente, podemos prescindir de ellos sin que nuestra salud se deteriore.

Tenemos más de 100 anomalías de vestigios orgánicos, las más famosas son el apéndice y las muelas del juicio; aquí te mostramos otros que podrías no conocer.

Apéndice

Si bien el apéndice se encuentra entre el intestino delgado y el intestino grueso, no desempeña ningún papel en la digestión. Los expertos sugieren que pudo haber tenido un propósito cuando la dieta humana estaba compuesta principalmente de plantas. Ahora no tiene uso y puede inflamarse e infectarse antes de romperse finalmente cuando alguien desarrolla apendicitis.

Muelas del juicio

Aparte de ser extremadamente dolorosas de remover, las muelas del juicio no tienen ningún propósito con la excepción de desalinear nuestra mandíbula e impedir una buena higiene dental. Hoy en día, alrededor del 35 por ciento de la población ya no desarrolla su tercer y último grupo de molares.

Plica semilunaris (tercer párpado)

Los fragmentos de un tercer párpado conocido como plica semilunaris se pueden encontrar al lado del conducto lagrimal. Las aves, los reptiles y algunos mamíferos pueden mover estas membranas a través de sus ojos para mantenerlos húmedos y libres de escombros. Nuestra plica semilunaris es un remanente de estas membranas, aunque los humanos no pueden controlar el tejido y se desconoce si alguna vez pudieron.

Órgano vomeronasal

El órgano vomeronasal, o el órgano de Jacobson, se encuentra en el sistema olfativo de los anfibios, reptiles y mamíferos. Descrito como quimiorreceptor, este sistema sensorial especializado no funcional en la nariz se utiliza para detectar sustancias químicas. Existe la teoría de que en los humanos puede detectar feromonas.

Tubérculo de Darwin

El tubérculo de Darwin es un pequeño pliegue de piel que se forma en el 10 por ciento de la oreja superior de los humanos. Sus orígenes no están claros, sin embargo, las investigaciones demuestran que pudo haber sido una articulación que permitió que la oreja girara o se “doblara” hacia abajo.

Músculos Auriculares

Los músculos auriculares anterior, posterior y superior rodean el oído externo y algunos animales los usan para girar sus orejas hacia la dirección de algún sonido, pero no sirven para los humanos.

Erector Pili

Los erector pili son músculos diminutos que se adhieren a nuestros folículos pilosos a través de las fibras musculares lisas. Cuando estos músculos se contraen, hacen que el pelo se levante, algo que comúnmente llamamos “piel de gallina” o “chinita”. Sin embargo, no tiene un beneficio para los humanos tener “piel de gallina”.

Cóccix

El coxis, que se ubica al final de la columna vertebral, está compuesto por tres a cinco vértebras debajo del sacro que están separadas o fusionadas. El coxis es un remanente de vértebras de cuando nuestros antepasados tenían colas.

Pezones masculinos

Todos los fetos humanos desarrollan pezones incluso antes de que se determine nuestro género. Algunos hombres son capaces de amamantar, debido a un desbalance hormonal. Pero si todo marcha con normalidad, los pezones no tienen uso en el sexo masculino.

Palmaris longus

Este músculo va desde la muñeca hasta el codo y alrededor del 10 por ciento de los humanos no lo tienen. El músculo probablemente también ayudó a los humanos primitivos con su agarre, cuando nuestros antepasados probablemente caminaban en cuatro patas. Pero una vez que comenzamos a caminar en dos pies hace aproximadamente 3.2 millones de años, el músculo se volvió inútil.

Músculo piramidal

El músculo piramidal se encuentra en la parte inferior del abdomen, tiene forma de triángulo. Las personas tienen de cero a dos de estos músculos, pero no nos ayudan en nada.

Estas son las, músculos u órganos que los humanos no necesitamos. Tal vez en algunos miles de años nuestros descendientes enumeren órganos que nosotros necesitamos para sobrevivir pero ellos ya no.

También te puede interesar:

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Hector Moreno