Home || Hasta el momento || Descubren método para suprimir intencionalmente recuerdos ‘no deseados’

Descubren método para suprimir intencionalmente recuerdos ‘no deseados’

Una persona se sienta con tristeza.
Este método puede ayudarte a suprimir recuerdo negativos. Foto: Flickr/francoforeshock

miércoles 13 de marzo de 2019

La forma en que intentamos olvidar recuerdos negativos puede ser la incorrecta y un nuevo estudio encontró que pensar más en ellos tiene un mejor efecto.

Científicos han descubierto que concentrarse en experiencias negativas, en lugar de suprimirlas, ayuda a borrar los recuerdos no deseados de nuestro cerebro. Si este método se convierte en un tratamiento, podría beneficiar a quienes sufren estrés postraumático e incluso ayudarnos a superar una ruptura dolorosa.

La investigación recuerda la trama de la película romántica de ciencia ficción Eterno resplandor de una mente sin recuerdos y podría convertir la terapia utilizada en la película en una realidad.

Olvidar algo puede requerir más esfuerzo mental que conservar la memoria, dicen los científicos. Al enfocarse en partes específicas del cerebro y en memorias específicas, los episodios no deseados podrían borrarse activamente, según su investigación.

En el último estudio, la Dra. Tracy Wang y sus colegas de la Universidad de Texas en Austin reclutaron a adultos jóvenes y sanos para que olvidaran imágenes de escenas y rostros neutrales activando un área del cerebro llamada corteza visual. Esto funcionó mejor cuando esta región se activó a niveles moderados, dijeron los psicólogos.

La investigación proporciona evidencia de una estrategia de olvido que implica la activación, en lugar de la supresión, de información no deseada. Proporciona un nuevo vínculo entre el control voluntario de la atención visual y el destino a largo plazo de los recuerdos.

El equipo de la Dra. Wang hizo que 20 estudiantes de ambos sexos de 18 a 35 años vieran una serie de imágenes tomadas de Google Images y otras fuentes en línea.

Les ordenaron que recordaran u olvidaran cada cosa, como escenas, caras y objetos, al momento que sus cerebros se sometieron a exploraciones de resonancia magnética (resonancia magnética).

Hablando sobre sus hallazgos, la Dra. Wang agregó: “Las imágenes seguidas de una instrucción de olvidar provocaron niveles más altos de procesamiento en la corteza temporal ventral en comparación con las seguidas por una instrucción de recordar algo. Este aumento en el procesamiento condujo a más olvido, especialmente para los elementos que mostraron una activación moderada versus débil o fuerte”.

El método respalda la hipótesis de que los recuerdos se pueden olvidar activándolos, contrariamente a la creencia popular.

La Dra. Wang agregó: “Olvidamos la mayoría de nuestras experiencias. Esto puede parecer sombrío, pero la pérdida de memoria es esencial para la experiencia humana; Somos bombardeados con demasiada información en cada momento para preservar todo.

“Olvidar es una característica adaptativa de la memoria en la que se descarta información no deseada o irrelevante para mejorar el acceso a otras memorias. ¿Qué información debe ser guardada y cuál descartada? Si bien este desafío a menudo es resuelto automáticamente por el cerebro, las personas también pueden ejercer un control volitivo sobre lo que olvidan”.

El cerebro humano no puede recordar todo: el olvido tiene un papel fundamental en la curación de recuerdos y el descarte de información no deseada. El olvido intencional se ha vinculado tradicionalmente a procesos pasivos como la retirada de la atención sostenida o la interrupción del ensayo de la memoria. También se ha vinculado a la supresión activa de los procesos de memoria durante la codificación y la recuperación.

La Dra. Wang finalizó: “Contrariamente a la intuición, el olvidar deliberadamente puede implicar más que menos atención a la información no deseada”.

Aunque el cerebro humano recuerda y olvida automáticamente la información, estos procesos también pueden controlarse voluntariamente.

Los resultados del estudio fueron publicados en JNeurosci.

 

También te puede interesar: Comenzar a hacer ejercicio después de los 40 años reduce riesgo de muerte prematura

 

Síguenos en Facebook – Twitter – Instagram – Telegram

 

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Hector Moreno