Home || Ciencia y tecnología || Elon Musk trabajó hasta 120 horas a la semana para producir el Model Y

Elon Musk trabajó hasta 120 horas a la semana para producir el Model Y

El CEO de Tesla y Space X, Elon Musk
Elon Musk en entrevista. Foto: Flickr/Daniel Oberhaus

lunes 25 de marzo de 2019

Durante la presentación de su nuevo modelo, el CEO de Tesla y Space X dijo que envejeció el equivalente a cinco años en el 2018 como producto de sus largas jornadas laborales. ¿Qué efectos puede tener esto en la salud?

En su presentación del nuevo automóvil de Tesla, el Model Y, Elon Musk habló sobre las dificultades que su compañía enfrentó para producir autos en masa y ser rentable en 2018. «2018 se sentía como envejecer cinco años en uno. Fue realmente intenso».

El director ejecutivo incluso dijo en una entrevista en 2018 que estaba durmiendo en el piso de la fábrica de Tesla porque «quería sufrir más que cualquier otro empleado» mientras se mantenía al día con el agotador programa de la compañía. «Siento que tengo una gran deuda con la gente de Tesla», y aseguró que llegó a trabajar hasta 120 horas a la semana.

El arduo trabajo finalmente dio sus frutos, y Tesla publicó sus primeros trimestres consecutivos de ganancias en el tercer y cuarto trimestre de 2018. Sin embargo, la producción se convirtió en un infierno, ya que Tesla tuvo que entregar autos completos hasta las casas de sus clientes. «Gracias por apoyar a Tesla durante ese momento difícil», dijo.

Musk también brindó más información sobre cuánta lucha fue para la compañía producir autos a gran escala. «Es tal vez cien veces más difícil diseñar el sistema de fabricación que el propio automóvil», dijo.

Cómo afecta el estrés laboral tu salud mental

Trabajar en exceso puede traer consecuencias serias a la salud física y mental. Con jornadas desde ocho hasta doce horas diarias, miles de personas presentan síntomas como dolor de cabeza, dolor ocular, mareos, entre otros, representativos del “estrés laboral”. Sentir estrés puede convertirse en algo normal o pasajero, desde quedar atorado en una hora de tráfico, acumular deudas, entre otras situaciones de la vida cotidiana.

Sin embargo, puede convertirse en algo persistente y complejo, ya que el estrés prolongado desencadena emociones como el enojo, tristeza. Incluso las personas que viven con constante estrés pueden presentar un cuadro depresivos. El estrés excesivo puede empeorar factores de riesgo existentes como la hipertensión y altos niveles de colesterol, además, puede aumentar cualquier problema emocional que estemos pasando e incrementar pensamientos suicidas.

Cerca del 40% de los empleados mexicanos sufren de estrés en su rutina diaria debido al peso de trabajo y al ritmo de vida de la sociedad actual.

Un estudio analizó a casi 52 mil empleados de 36 países europeos quienes participaron en una encuesta de condiciones de trabajo en Europa. Lanzada en 1990, dicha encuesta examina diferentes aspectos de las condiciones laborales, identificando grupos de riesgo y monitoreando las tendencias en sus áreas de trabajo.

Los participantes respondieron preguntas sobre intensidad laboral, factores de bienestar incluyendo estrés y fatiga, y que tan felices estaban con el avance de su profesión, seguridad laboral y reconocimiento. Los investigadores encuestaron a personas que tenían empleos similares y un mismo nivel de educación.

Encontraron que aquellos que se sometían repetitivamente en una alta “intensidad laboral”, como tener fechas de entrega cortas y trabajar a ritmo acelerado, reportaron tener una deficiente salud física y mental. Además, los empleados reportaron que sus jefes no estaban particularmente impresionados por su alto desempeño.

Estudios previos han demostrado que las largas horas de trabajo pueden conducir a problemas fisiológicos en los empleados. Un estudio de la Universidad del Sur de California siguió a los banqueros durante nueve años y descubrió que, en el tercer año, a menudo desarrollaban tics como morderse las uñas o condiciones como el insomnio.

Los autores dicen que los hallazgos demuestran que se deben invertir más fondos en recursos de salud mental. Predijeron que si estos recursos no mejoraban en 20 años, la falta de productividad debido a la salud mental le costaría a la economía mundial 16 billones de dólares.

En resumen, esforzarse y trabajar de más no siempre viene con una recompensa. Por el contrario, puede traer consecuencias negativas a la salud física y mental.

 

También te puede interesar: ‘El trabajo está matando a la gente y a nadie le importa’

 

Síguenos en Facebook – Twitter – Instagram – Telegram

 

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Mariana Montell