Home || Hasta el momento || La combinación de menos de seis horas de sueño con enfermedades crónicas es una mezcla mortal

La combinación de menos de seis horas de sueño con enfermedades crónicas es una mezcla mortal

enfermedades crónicas _sueño
La combinación de menos de seis horas de sueño con enfermedades crónicas es una mezcla mortal/Getty

jueves 3 de octubre de 2019

Si eres un adulto de mediana edad con hipertensión, diabetes tipo 2 o con una enfermedad cardíaca existente y además normalmente duermes menos de seis horas cada noche, podrías ser un candidato a sufrir cáncer o una muerte prematura por enfermedad cardíaca.

Estos son los inquietantes resultados de un estudio de prueba de sueño realizado en 16.000 adultos de edades comprendidas entre los 20 y los 74 años y a los que se hizo un seguimiento de salud durante 20 años.

“Este es el cuarto estudio, incluido el nuestro, que claramente indica que dormir menos de seis horas al día puede realmente puede conducir al desarrollo de una enfermedad arterial y muertes relacionadas con enfermedades cardiovasculares”, esto según el renombrado cardiólogo, el doctor Valentin Fuster, director de cardiología de Mount Sinai en Nueva York. Fuster no estuvo involucrado en el estudio.

También te puede interesar: Estudio afirma que dormir con la TV encendida aumenta el riesgo de padecer obesidad

El sueño es fundamental para el rejuvenecimiento del cuerpo. El sueño profundo, el tipo de sueño que sucede sólo después de un ciclo completo de sueño, es necesario para que el cuerpo libere hormonas designadas a reparar células y construir tejido en el cuerpo y el cerebro.

Factores de riesgo + falta de sueño = mayor riesgo de muerte
El nuevo estudio, publicado este miércoles en la revista de la Asociación Estadounidense del Corazón, encontró que las personas que sufren de hipertensión o padecen diabetes tipo 2 y duermen menos de seis horas, tienen el doble de posibilidades de morir de una enfermedad cardíaca o de un derrame.

Son noticias particularmente negativas si consideramos que aproximadamente el 45 por ciento de los estadounidenses padecen de hipertensión de etapa 2 o diabetes tipo 2 o ambas a la vez, según el autor principal del estudio Julio Fernández-Mendoza, un sicólogo del sueño en el centro de salud médico de Penn State S. Hershey, en el estado de Pensilvania.

Sin embargo, si las personas duermen más de seis horas, el riesgo de una muerte prematura desaparece, según dijo Fernández-Mendoza.

El estudio tomó en cuenta la apnea del sueño, el fumar, la salud mental y otros enfermedades y excluyó a cualquier persona mayor de 75 años. Más de la mitad de los participantes de este estudio eran mujeres, y la media de edad era 47 años.

Enfermedad existente + falta de sueño = alto riesgo de cáncer
El nuevo estudio también encontró una relación con el cáncer. Las personas con una enfermedad coronaria existente o antecedentes de un derrame que duermen menos de seis horas tienen tres veces las posibilidades de morir de un cáncer.

¿Puede la falta de sueño causar cáncer? No, en absoluto, según Fernández-Mendoza. Lo que representa un factor de riesgo es la cardiopatía, ya que la falta de sueño puede empeorar la condición.

“No estamos diciendo que la falta de sueño sea una causa de cáncer”, explicaba Fernández-Mendoza.

“Sabemos que la gente que padece cardiopatías son más propensos a tener problemas inmunes y desarrollar cáncer. Y sabemos que hay un estrecho vínculo entre el sueño y el sistema inmune – la gente que duerme menos tiene niveles más altos de inflamación”.

Artículo relacionado: El ejercicio no solo sirve para el cuerpo también para tu mente

“Hay mucha evidencia que apunta que las personas en su vida adulta o en la mediana edad que tienen factores de riesgo para enfermedades cardiovasculares como la hipertensión o incluso la diabetes tienen un mayor peligro de desarrollar cáncer en el futuro”.

Con suerte, los profesionales clínicos comenzarán a evaluar pacientes buscando señales que denoten falta de sueño para ayudar a identificar a personar con enfermedades cardiovasculares que tengan un riesgo más elevado de acabar desarrollando un cáncer y fallecer a consecuencia del cáncer, dijo Fernández-Mendoza.

Falta de sueño = enfermedades prematuras
El estudio también encontró que las personas privadas de sueño sin factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares, aparentemente no tenían un incremento de riesgo de desarrollar y morir de cáncer o desarrollar enfermedades del corazón o un derrame y morir a consecuencia de ello, dijo Fernández-Mendoza. Pero el estudio era de observación y no realizó pruebas extensivas sobre enfermedades subyacentes.

Otros estudios no han sido tan positivos.

Una investigación publicada en enero calculó la frecuencia y la tasa de progresión de lesiones vasculares subyacentes o de la fase inicial de la placa que puede bloquear las arterias, en unas 4.000 personas sin antecedentes de enfermedades del corazón. Además, conectaron monitores de sueño a cada uno de esos sujetos para comprobar su sueño durante un período de siete noches.

“Medimos el grado de enfermedad presente en las arterias que suministran la sangre al cerebro, las piernas, la aorta principal y las arterias coronarias”, según el doctor Fuster de Mount Sinai, que fue uno de los autores del estudio.

El incremento de placa a través del cuerpo incrementa el peligro de derrames, problemas digestivos y mala circulación que conduce al adormecimiento y el dolor en las extremidades, así cómo a enfermedades cardiovasculares.

Después de calcular factores de riesgo tradicionales, “encontramos que la enfermedad se hacía presente si el número de horas de sueño era menor de seis horas, en comparación a aquellos que dormían de entre seis a ocho horas”, dijo Fuster, quién es también el editor en jefe de la revista del Colegio Estadounidense de Cardiología.

Las personas que duermen menos de seis horas era un 27 por ciento más propensos a sufrir arterioesclerosis por todo el cuerpo que aquellos que duermen entre siete y ocho horas.

“Más de ocho horas resultaba un poco perjudicial, así que parece que hay una ventana de oportunidades para estar sano”, dijo Fuster.

El estudio también demuestra que las personas con un sueño “fracturado”, lo que se define como el moverse o despertarse durante las fases del sueño, tienen también altas posibilidades de contraer enfermedades prematuras. Los participantes que sufrían de sueño fracturado eran un 34 por ciento más propensos a construir esta placa que las personas que duermen bien.

¿Qué hacer?
Si tienes una condición cardiovascular existente, hipertensión o diabetes tipo 2 y duermes poco, lo que ambos doctores recomiendan es que consultes con un especialista del sueño para determinar cuál es el problema.

“La respuesta no es es suministrar pastillas para dormir”, dice Fuster. “Tenemos que ser muy inteligentes a la hora de entender por qué alguien duerme menos y eso varía con cada individuo”.

Por ejemplo, muchas personas con sobrepeso padecen de apnea del sueño, algo que puede corregirse con máscaras de oxígeno. Otros pueden sufrir de estrés o de ansiedad, algo que produce insomnia, y que podría solucionarse con terapia cognitiva conductual y mejor higiene del sueño.

Otras personas pueden estar consumiendo demasiado café o bebiendo alcohol para ayudarles a dormir. El uso de alcohol puede causar que se despierte en un corto período de tiempo y cuando se vuelve a conciliar el sueño, es normalmente de mala calidad.

Hablar con un especialista puede ayudar a identificar sus problemas de sueño y buscar soluciones con las intervenciones adecuadas, según Fuster.

Higiene del sueño
Incluso aquellos de nosotros que no tenemos claros factores de riesgo necesitamos tomarnos en serio nuestros conductas de sueño para mantenernos saludables. La buena noticia es que podemos entrenar a nuestro cerebro a mejorar nuestro sueño, de la misma forma que entrenamos para aprender y lograr otras habilidades.

Uno de los primeros cometidos es establecer el lugar dónde se duerme y también una rutina relajante a la hora de acostarte. Precisamente esa repetición entrenará al cerebro para que reconozca que es hora de relajarse y dormir.

Bajas temperaturas
Comienza con su dormitorio. Verifica que tu cama y almohadas son cómodas y la habitación está fría: lo mejor es que la temperatura se encuentre entre los 15 y los 19 grados celsius. No veas televisión o trabajes en tu habitación: debes entrenar a tu cerebro a pensar en que tu dormitorio es solamente el lugar para dormir.

Luz de ambiente
Asegúrate de eliminar todas las luces brillantes, incluso la luz azul de los teléfonos celulares u ordenadores portátiles pueden ser perjudiciales. Si eso te resulta difícil de conseguir, piensa en utilizar algo con qué cubrirte los ojos y cortinas oscuras para mantener el dormitorio a oscuras.

Intenta eliminar sonidos perturbadores también. Los tapones para los oídos o las máquinas de ruido blanco antes de dormir puede resultar beneficioso, algo que tú mismo puedes crear con un humidificador o un ventilador.

Durante el día, intenta tener suficiente exposición diaria a la luz natural, algo que contribuirá a mejorar tu ritmo circadiano.

Desarrolla una rutina
Procure establecer una rutina a la hora de acostarse que pueda seguir cada noche. Tome un baño o una ducha caliente, lea un libro, escuche música relajante, medite o realice ejercicios de estiramiento ligero. Todas son buenas opciones.

Comidas y bebidas que debes evitar
Ya hemos hablado del consumo de alcohol. Otras sugerencias para dormir bien incluyen evitar estimulantes como la nicotina y el café después mediatarde, especialmente si sufres de insomnio.

Evita también las comidas abundantes o grasientas antes de dormir. Si tienes algún problema de tipo digestivo, el consumo de comidas fritas, grasientas, picantes, bebidas cítricas o incluso gaseosas pueden causar ardor estomacal e indigestión.

Muévete
El ejercicio es la clave para promover el buen sueño. De acuerdo con la Fundación Nacional del Sueño, incluso 10 minutos diarios de senderismo, montar en bicicleta u otro ejercicio aeróbico pueden ”drásticamente mejorar la calidad del sueño nocturno.”

Sigue todos estos pasos y estarás camino de lograr reducir su deficiencia de sueño y mejorar su salud.

Fuente CNN.

Síguenos en Facebook – Twitter – Instagram

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Redacción El Semanario

Redacción El Semanario