Home || Negocios || Reforma fiscal de EU tiene otro inconveniente para empresas mexicanas

Reforma fiscal de EU tiene otro inconveniente para empresas mexicanas

Reforma fiscal de EU tiene otro inconveniente para empresas mexicanas sobre todo las que son proveedoras de otras compañías con sede en ese país, ya que podrían pagar un impuesto adicional.
Reforma fiscal de EU tiene otro inconveniente para empresas mexicanas / AP

miércoles 14 de febrero de 2018

Más allá de la pérdida de competitividad que han proyecto algunos analistas para el país, la reforma fiscal de Estados Unidos tiene otro inconveniente para empresas mexicanas, sobre todo las que son proveedoras de otras compañías con sede en ese país, ya que podrían pagar un impuesto adicional y aumentar la tasa impositiva significativamente.

Ciudad de México.- En la medida en que se va conociendo más sobre la reforma fiscal de Estados Unidos, en esa misma proporción se comienzan a conocer los verdaderos efectos que tendrá en nuestro país y según algunos especialistas, hay nuevas regulaciones para el pago de impuestos que tendrían que hacer las empresas estadounidenses a otras compañías ubicadas en el extranjero.

Esto se denomina Impuesto contra la Erosión de la Base Imponible y Antiabusos (BEAT, por sus siglas en inglés), que según El Financiero, “consiste en aplicar una tasa de 10 por ciento a los pagos que hagan empresas americanas por los servicios prestados por compañías ubicadas en el extranjero”.

Esto te puede interesar: Agenda electoral marca el ritmo de negociaciones del TLCAN: especialistas

Pero ¿cuál es efecto del BEAT en las empresas extranjeras?  De acuerdo a Jorge García, Socio de Auditoría de la consultora EY, si “los pagos que hacen multinacionales americanas a sus partes relacionadas en el extranjero” -que incluyen a compañías mexicanas-, no cumplen con los nuevos requisitos, “pueden ser considerados para pagar un impuesto adicional”.

En ese sentido, el principal efecto negativo estaría en el aumento que tendrían los costos por los servicios o productos proporcionados, “lo que puede implicar en determinado momento es que México deje de ser proveedor de las empresas norteamericanas”, dice el especialista.

Sectores como el automotriz o de manufactura se verían fuertemente afectados por este impuesto, ya que tienen una cadena de suministro muy amplia en toda la región de Norteamérica, lo que se podría ver afectado con este impuesto, reduciendo también la capacidad competitiva de esas empresas en la unión americana.

 

 

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Daniel Higa Alquicira

Daniel Higa Alquicira