Home || Hasta el momento || En tiempos de turbulencias, las empresas deben innovar a nivel emocional

En tiempos de turbulencias, las empresas deben innovar a nivel emocional

En tiempos de turbulencias, las empresas deben innovar a nivel emocional
En tiempos de turbulencias, las empresas deben innovar a nivel emocional / Freepik

martes 22 de enero de 2019

El ritmo de vida actual y las pequeñas posibilidades que tienen las personas para poder disfrutar de todas las cosas a las que pueden acceder, genera un ambiente de insatisfacción y por eso en tiempos de turbulencias las empresas deben innovar a nivel emocional.

Ciudad de México.- Cada vez es más necesario que los trabajadores, empres

arios y emprendedores hagan un alto para poder dimensionar la forma en que se han planteado sus metas y objetivos, sobre todo para detectar si no esto no ha generado la gran paradoja del mundo moderno, que es conseguir esto a costa de los demás o incluso de uno mismo.

Dicen que esto es el precio que se debe pagar para tener algún nivel de éxito razonable y si es real, entonces se deben de buscar mecanismos alternos para que el costo no sea tan alto, ya que se atenta contra la calidad de vida de las personas, su libertad y en muchos sentidos, se limitan sus oportunidades de desarrollo, aunque nos engañemos con los resultados.

En ese sentido las empresas y los entornos laborales poco a poco comienza a tomar mayor consciencia de esto, algunas de las compañías tecnológicas han creado nuevos ambientes físicos para que sus trabajadores estén mejor, sean más productivos y disfruten más de su trabajo y de la vida en general.

Esto te puede interesar: Las redes sociales y los secretos para lograr el éxito profesional

Comenzar por cambiar los métodos

Y como no todas las empresas pueden hacer eso, entonces una manera de comenzar con los cambios internos es reconocer que como toda organización social, las compañías sin importar sus tamaños dependen del estado de ánimo de las personas, lo que involucra no solo la forma de convivencia diaria sino la visión de futuro de cada uno de ellos.

En ese sentido, Daniel Colombo, especialista en capacitación empresarial, plantea que “la era de la innovación está regida por el cerebro emocional; el universo de las personas no se centra ya en lo puramente técnico”, sino que tiene que trascender hacia una parte más profunda de las personas.

Por ello propone lo que define como la “Innovación Emocional”, en donde las empresas también deben de invertir y crear entornos correctos para que sus empleados sepan distinguir sus pensamientos, controlar sus reacciones y en esa medida, cambiar los hábitos intuitivos que reducen la productividad y el rendimiento en todos los ámbitos de la vida.

Así, Colombo asegura que “la innovación emocional requiere del abordaje en simultáneo de 10 planos: cuerpo, mente, cerebro, espíritu, creencias, paradigmas, resiliencia, entornos, evolución y propósito”.

Esto parece muy complicado, sobre todo para las empresas y los “líderes” que están cortados a la vieja usanza, en donde lo más importante es cuidar las formas tradicionales de producción y encasillar en un pequeño espacio la innovación, los cambios y la transformación que exige el mercado actual.

Por lo que explica Colombo, “la Innovación Emocional requiere del acompañamiento de profesionales expertos para ayudar a conducir esta energía nueva a un buen puerto”.

La Inteligencia Artificial está lista para cambiar el destino de la humanidad

Frenar el ritmo y aumentar la calidad

En ese sentido, pareciera que la propuesta de la Innovación Emocional da un giro inesperado a lo que supones debe ser el ritmo de vida actual, para poner un freno a todas las turbulencias que suceden alrededor, reflexionar mejor las cosas y permitir al cerebro que conozca y aprenda métodos nuevos y más efectivos.

El cerebro de casi todos los seres humanos está sobre estimulado. Es necesario bajar su frecuencia si se necesita tomar mejores decisiones”, dice el experto, por lo que “entrena tu cerebro, coopera en desarrollar espacios de reflexión, pausas conscientes para recalcular las acciones diarias y retomar con mayor impulso”.

Como todo proceso de cambio, implica enormes retos, compromiso, disciplina y en algunos casos hasta fracasos, pero lo importante es estar dispuesto y mantener una postura abierta hacia esta transformación, que no solo se quedará en la oficina o área de trabajo, sino que puede trascender a todo los ámbitos de las personas.

Esto porque implica “valores como la escucha atenta, la asertividad, empatía, bondad, sentido de pertenencia genuino, comunicación abierta y receptiva y el entendimiento, que son esenciales para articular esta Innovación Emocional” y de esta manera “situarnos en un nuevo estadío de las cosas: ni mejor ni peor que antes. Simplemente, distinto”, concluye el experto.

Seguramente no todas las empresas están preparadas para esto, otras lo rechazaran y unas cuantas lo comenzarán a aplicar, pero lo cierto es que en la medida en que el mercado se hace cada vez más exigente, se debe contar con mejores seres humanos en las plantillas laborales para que entonces se genere bienestar en todos los sentidos, con un efecto expansivo para la sociedad.

Síguenos en Facebook – Twitter – Instagram – Telegram

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Daniel Higa Alquicira

Daniel Higa Alquicira