Home || Canadá || Detrás de bambalinas en la renegociación del TLCAN ¿Qué pasó a puerta cerrada?

Detrás de bambalinas en la renegociación del TLCAN ¿Qué pasó a puerta cerrada?

TMEC negociación
Las negociaciones a puerta cerrada en relación al TLCAN ayudaron mucho a su renovación/Imagen: Excelsior

viernes 26 de abril de 2019

Con una astuta estrategia de persuasión al gobierno de Donald Trump, México logró la renegociación del TLCAN con éxito. Una investigación de Reuters revela qué pasó en las mesas a puerta cerrada.

Ciudad de México .- Varios fueron los factores que influyeron en las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), gobernadores estadunidenses, especialmente de estados fronterizos con México, se reunieron con el equipo negociador mexicano, para tratar de convencerlos de que alejarse del comercio binacional sería un grave error.

En un principio, se acordó en las bancadas de negociones de México que no cederían a las amenazas de Trump, que desde su campaña inició,

“Tit-for-tat (ojo por ojo) no iba a funcionar”, dijo Moisés Kalach, jefe del brazo negociador internacional del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), que representó al sector privado mexicano en las conversaciones del TLCAN. “Acordamos este tema de no subirnos al ring”.

Para enero de 2017, cuando Trump asumió el cargo, el futuro del TLCAN parecía sombrío, pues en ese mismo mes se salió del TPP, por lo que el camino lógico era que el TLCAN seguiría.

Por tanto, entraron a negociar con el gobierno de Trump, el entonces secretario de Economía, Luis Videgaray y el equipo negociador inició su campaña para convencer al presidente de ese país de continuar con el acuerdo trilateral.

El proceso de convencimiento 

Una investigación de la agencia de noticias Reuters arrojó que mientras Videgaray negociaba concesiones, el sector privado de México desplegó una operación de cabildeo respaldada por una gran cantidad de datos proporcionados por IQOM, una consultora comercial de Ciudad de México.

IQOM recopiló datos sobre qué negocios estadounidenses tenían más que perder si desaparecía el TLCAN, bajo el mando de Herminio Blanco y Jaime Zabludovsky, dos de los principales negociadores mexicanos del tratado original.

Fue “un esfuerzo virtual, permanente, informático de information gathering (recopilación de información)”, dijo Zabludovsky. “Y mucho de data crunching (procesamiento de datos)”.

Por su parte, el CCE contrató a la firma de cabildeo Akin Gump en Washington para ayudar a identificar a cerca de 250 aliados potenciales en Estados Unidos, dijo Gallardo citado por el medio.

E n la reunión de abril del 2017 en la mansión del gobernador en Texas, los mexicanos dieron detalladas explicaciones a Abbott y a empresarios y ejecutivos como el multimillonario petrolero Paul Foster, y Gerardo Schwebel, vicepresidente ejecutivo del Banco Internacional de Comercio (IBC).

“Comenzamos explicando toda la relación Texas-México, por jugadores, por montos”, dijo Gallardo. “Eso fue una revelación … nadie lo había juntado en un solo papel”.

Eventualmente Abbott escribió a Lighthizer defendiendo el TLCAN, enfatizando que Texas exportó más de 90,000 millones de dólares de productos a México por año y que casi un millón de empleos dependían del libre comercio con los socios del acuerdo.

En una segunda carta a Lighthizer, Abbott pidió al gobierno que “reconsiderara” a su demanda de la cláusula de terminación que podría haber matado al nuevo acuerdo en cinco años. Al final, la cláusula se dejó de lado.

Entre los objetivos de más alta prioridad como aliados de México estaban ejecutivos de Wall Street como Jamie Dimon de JPMorgan Chase & Co, Stephen Schwarzman de Blackstone y Henry Kravis de KKR.

Dimon dirige la Mesa Redonda Empresarial (BRT), uno de los grupos de presión con los que el sector privado de México trabajó para aprovechar el apoyo al TLCAN junto con la Cámara de Comercio de Estados Unidos. Él fue particularmente efectivo en la negociación, según fuentes mexicanas y estadounidenses.

Una fuente con conocimiento de los hechos dijo que, entre otros, Dimon se reunió con Kushner, Steven Mnuchin, secretario del Tesoro de Estados Unidos, y Gary Cohn, quien fue el principal asesor económico de Trump hasta abril de 2018. Dimon llamó públicamente a México un vecino pacífico y argumentó que un acuerdo comercial ayudaría a “asegurar que la democracia joven en México no sea secuestrada por líderes populistas y antiamericanos”.

 

Síguenos en Facebook – Twitter – Instagram – Telegram

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Detter Hanzel Forteza Maya

Detter Hanzel Forteza Maya
Licenciado en Ciencias de la Comunicación con especialidad en temas de negocios y economía.