Home || Ciencia y tecnología || Volkswagen y Google buscan resolver el problema del tráfico en las ciudades

Volkswagen y Google buscan resolver el problema del tráfico en las ciudades

Volkswagen y Google buscan resolver el problema del tráfico en las ciudades

lunes 13 de noviembre de 2017

Mediante el uso de una computadora cuántica, la cual es capaz de resolver y calcular algoritmos en un menor tiempo, las empresas Google y Volkswagen buscan solucionar problemas relacionados con el tráfico.

La creación de inteligencia artificial que permita optimizar el avance de los automóviles en las ciudades, el desarrollo de nuevos materiales para mejorar las baterías de los vehículos eléctricos y mejorar los procesos de aprendizaje de los vehículos autónomos son algunas de los objetivos de esta alianza.

El fabricante de automóviles alemán indicó que está colaboración se centrará en la investigación para aplicaciones prácticas. Los especialistas de los Centros de Tecnología de la Información de Volkswagen de San Francisco y Múnich desarrollarán algoritmos, simulaciones y optimizaciones junto a los expertos de Google. Su trabajo se llevará a cabo usando los ordenadores cuánticos universales de Google, informó CNET.

Martin Hofmann, director de información de la compañía alemana, declaró; “Desde Volkswagen queremos estar entre los primeros en utilizar la computación cuántica como empresa tan pronto como esta tecnología esté disponible comercialmente”.

En meses anteriores Volkswagen anunció que su primer proyecto de investigación usando una computadora cuántica fue realizada con éxito, en esa ocasión se investigó la forma de optimizar el  flujo de tráfico para 10 mil taxis en Beijing.

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Joel Abraham Romero Mejia

Joel Abraham Romero Mejia

Egresado de la UNAM en la Carrera de Comunicación con especialidad en prensa escrita.

x

Check Also

El hombre somnoliente

El hombre somnoliento

La sociedad que alguna vez se jactó de gozar del esplendor de la lucidez, de haber dejado atrás el oscurantismo del Medioevo, se redujo a una masa adormecida que deambula entre la realidad y el sueño, entre la verdad y la mentira.