Home || Ocio y Cultura || Adiós, capitán Hillenburg

Adiós, capitán Hillenburg

muerte de Stephen Hillenburg
'SpongeBob SquarePants', conocido en México como Bob Esponja (Nickelodeon).

miércoles 28 de noviembre de 2018

Adiós a Stephen Hillenburg, creador de la serie animada Bob Esponja.

 

Pocas personas que se consideran a sí mismas gente seria dirían que una caricatura o serie de televisión les ha influenciado en su manera de entender el mundo y en su trabajo creativo, afortunadamente, he pasado los últimos años de mi vida alejándome de ese halo de seriedad y solemnidad que se imprimen muchos creadores, académicos y demás personas del mundo adulto. Creo que los contenidos de televisión no son malos per se, como a algunos círculos intelectuales les gusta repetir. Si bien podemos encontrar un rango muy amplio, en cuanto a calidad y propuestas en los programas transmitidos por los distintos canales de televisión abierta y de paga, hay muchos productos que contienen una esencia crítica muy interesante de analizar puesto que utilizan la ficción para problematizar el mundo actual, es el caso de The Walking Dead, otra de mis referencias que reiteradamente menciono en distintos espacios, y es también el caso de SpongeBob SquarePants, conocida en México como Bob Esponja, una caricatura a la que hoy dedico mis letras para hacer un homenaje a Stephen Hillenburg (1961 – 2018), quien murió el lunes 26 de noviembre, casi dos años después de ser diagnosticado con esclerosis lateral atrófica.

biólogo marino y artista gráfico

Stephen Hillenburg junto a su personaje, Bob Esponja (Foto: Getty Images).

Su historia es muy particular puesto que mientras ejercía como biólogo marino, decidió dejar ese camino académico y entregarse a una pasión que le llamaba: la animación. Así que incursionó en ese mundo con un par de cortometrajes: The Green Beret (1991) y Wormwholes (1992), sus agujeros de gusano fueron premiados en varios festivales.

Conoció a Joe Murray, creador de Rocko’s Modern Life, otra joya de la animación estadounidense, y colaboró con esta serie de Nickelodeon como guionista y también como director creativo. De este proyecto surgirían amistades que lo acompañarían en su trabajo más conocido, en el que se involucró hasta el final de su vida, la historia de una esponja y sus aventuras en el fondo marino, acompañado de sus mejores amigos, una estrella bastante despistada, Patrick; una ardilla que vive en una burbuja de aire, Sandy; un calamar frustado que no cree en la amistad de Bob, Squidward; y, un fiel acompañante con el que comparte su piña, un caracol con hábitos gatunos, Gary (los primeros tres: Patricio Estrella, Arenita Mejillas y Calamardo Tentáculos en el doblaje, el cual, hay que decir, resulta aún más hilarante que el original, en muchas ocasiones).

Originalmente Bob iba a ser una esponja de mar, con la forma característica de estos seres marinos, pero en un giro cómico, que se le ocurrió a Hillenburg de último momento, se cambió por una esponja amarilla cuadrada, como las que se usan en los baños. A partir de ahí se empezó a construir el proyecto que eventualmente sería presentado a Nickelodeon en 1998, con un episodio piloto titulado Help Wanted. Con doce temporadas y doscientos cuarenta y dos capítulos, de una duración promedio de once minutos (hay algunos especiales de poco más de veinte minutos), las peripecias del chico Esponja se convirtieron en una de las referencias más influyentes de la televisión. Ha sido vista en más de cuarenta canales y cuenta con dos largometrajes ya estrenados, uno más se estrenará en 2020.

muerte de Stephen Hillenburg

Personajes de ‘Bob Esponja’, de izquierda a derecha: Gary, Plankton y Karen -su esposa compuradora-, don Cangrejo, Arenita, Bob, Patricio, Calamardo, señora Puff y Perlita (Imagen: Wiki Fandom).

Es triste enterarse de la muerte de un artista gráfico y productor tan creativo, que supo combinar sus conocimientos académicos con el humor para alcanzar a una gran cantidad de público y a la par reflexionar sobre las vicisitudes de la vida moderna, del trabajo, de ser adultas y adultos en un tiempo donde parece no haber tiempo para nada, mucho menos para diversión y para la “banalidad”. Y eso, lo supuestamente banal, resulta que, visto con la lente de Stephen, no es para nada superficial. No olvidemos al maravilloso Ray Bradbury, quien nos dejó un sabio consejo: “Hay que inyectarse cada día de fantasía, para no morir de realidad”; tomando como una máxima las palabras del maestro del género fantástico, les comparto mi Top 3 de Bob Esponja que, estoy segura, también llora la muerte del artífice de su mundo.

  1. Band Geeks (Temporada 2). Por casi única ocasión en la serie, a Calamardo le salen los planes bien y logra impresionar a Calamarino Elegante, su eterno rival, todo gracias a una banda improvisada que nos brinda un deleite musical en un conmovedor final.

  1. Rock Bottom (Temporada 1). Bob llega a la zona abisal por error tras equivocarse de autobús en su visita al Mundo del Guante y queda atrapado en el abismo, una magnífica narración sobre los otros, aquellos que consideramos diferentes a nosotros, con guiños constantes a lo que significa la casualidad y las ocasiones en que el tiempo parece correr en nuestra contra y quitarnos de los lugares donde deberíamos estar.

  1. Doing Time (Temporada 3). ¿Qué significa vivir en libertad? Es lo que nos cuestionamos tras una secuencia de apenas catorce segundos en este capítulo en el que Mrs. Puff va a la cárcel por causa de uno de los miles de intentos fallidos de Bob para obtener su licencia de conductor de botes. Después de muchas veces de verlo me fue imposible no vincularlo con Michael Ende, autor que en uno de sus textos poco conocidos -casi imposible de encontrar en librerías-, cuestiona desde el título que la libertad puede resultar lo contrario de lo que pensamos y funcionar como una prisión (La prisión de la libertad, M. Ende, 1992).

¡Hasta siempre, capitán!

 

También te puede interesar: Fallece Stephen Hillenburg creador de la caricatura ‘Bob Esponja’

Síguenos en Facebook – Twitter – Instagram – Telegram

Tu opinión es importante

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Sobre Inés M. Michel

Inés M. Michel
Egresada del Instituto de Ciencias, generación 100, (100cias100pre) y de Estudios Literarios (Universidad Iberoamericana, Campus Ciudad de México). Las letras me han salvado de los hombres grises en innumerables ocasiones. Fiel lectora de Ende y de un sinfín de historias fantásticas y de terror. Casiopea es mi guía y confidente.